NOTICIAS
02/03/2018 20:22 CET | Actualizado 02/03/2018 20:25 CET

El gesto de este jugador de baloncesto que te va a devolver la fe en la humanidad

La humanidad antes que los récords.

TWITTER

Siempre se ha dicho que el objetivo de cualquier deportista debe ser batir los récords de los que le han precedido y ganar, ganar siempre. Pero Jordan Bohannon, jugador del equipo de baloncesto de la universidad de Iowa, pensó que la humanidad está antes que los récords. Por eso, cuando tuvo la oportunidad de superar el récord histórico de anotación de tiros libres de su equipo en la NCAA (la segunda división de la NBA), prefirió fallar. Era su tiro 35, y lo echó fuera.

Fue su manera de mostrar respeto al jugador que ostentaba ese récord, Chris Street, un antiguo jugador del club que falleció en 1993 en un accidente de tráfico, con sólo 21 años. El gesto de Bohannon ha dado la vuelta al mundo y da esperanza a quienes creen que el deporte es una escuela de valores y no el lugar en el que entrenar la competitividad a cualquier precio.

"El récord merece seguir llevando su nombre", dijo el jugador tras fallar adrede el tiro libre que le habría hecho superar a Street. Los padres de este estaban en la pista cuando Bohannon decidió homenajear a su hijo, y fueron los primeros en abrazarlo cuando el partido terminó. Con victoria de Iowa, por cierto.

Bohannon ha relatado a varios medios estadounidenses que se ha acercado mucho a la familia de Street en los últimos años y ellos han agradecido el gesto del jugador.

ESPACIO ECO