TENDENCIAS
05/03/2018 06:48 CET | Actualizado 05/03/2018 18:27 CET

'La forma del agua' gana el Oscar a la Mejor película

La cinta consiguió cuatro de las 13 estatuillas a las que optaba y su director, Guillermo del Toro, se alzó con el premio al Mejor director.

El director Guillermo del Toro, junto al equipo de la película 'La forma del agua'.
ABC via Getty Images
El director Guillermo del Toro, junto al equipo de la película 'La forma del agua'.

Warren Beatty y Faye Dunaway han tenido este domingo la oportunidad de resarcirse del amargo momento de los Oscar 2017, cuando se anunció como ganadora la película incorrecta. En esta 90ª edición de los premios de Hollywood, los míticos protagonistas de Bonnie and Clyde volvieron a abrir el sobre con el máximo galardón de la noche, que este año fue a parar a La forma del agua.

La cinta, que cuenta la historia de amor entre una mujer y una criatura marina, partía como favorita con 13 nominaciones, que se tradujeron en cuatro estatuillas. Su director, el mexicano Guillermo del Toro, se llevó por ella el premio al Mejor realizador, arrebatándoselo a Greta Gerwig (Lady Bird), la quinta mujer de la historia nominada en esta categoría. "Soy un inmigrante y en los últimos 25 años he vivido en un país único, siendo de todas partes, porque una de las cosas más bellas de nuestra industria es que borra las líneas en la arena", reivindicó el cineasta. Los otros dos premios que consiguió la cinta fueron el de Mejor banda sonora y Mejor diseño de producción.

A Gary Oldman le valió el Oscar al Mejor actor su interpretación de Winston Churchill en El instante más oscuro, mientras que Frances McDormand logró el de Mejor actriz por Tres anuncios en las afueras. Por su parte, Allison Janney (Yo, Tonya) y Sam Rockwell (Tres anuncios en las afueras) se llevaron las estatuillas a Mejor actriz y actor de reparto.

Aquí puedes repasar la lista completa de ganadores de esta edición que, pese a todos los escándalos de acoso y abuso sexual que han azotado Hollywood en los últimos meses, no han sido especialmente reivindicativos pero sí inclusivos: contaron con la primera presentadora transgénero y un premio se presentó en lengua de signos. Esto es todo lo que han dado de sí los Oscar del #MeToo:

Una alfombra multicolor

El blanco fue quizá uno de los colores más vistos en la alfombra roja, incluso en los hombres. A diferencia de los Globos de Oro, en los que las actrices fueron de negro para protestar contra el acoso sexual en la industria, los Oscar no han tenido ningún código de vestimenta y las invitadas han podido jugar con el arcoíris.

Entre los diseños que quedarán para la posteridad están los de Jane Fonda, Viola Davis y James Ivory —que llevó una curiosa camisa— mientras que hubo quien decidió reivindicar el pasado. Fue el caso de Rita Moreno, quien no tuvo problema en repetir modelito y se presentó con el mismo vestido con el que ganó el Oscar en 1962 por West Side Story.

La reivindicación feminista quedó relegada a la solapa de algunos intérpretes como Elisabeth Moss, Patrick Stewart o Jane Fonda, que lucieron un pin en apoyo al movimiento Time's Up.

Reivindicación, pero no tanta como se esperaba

Se esperaban que éstos fueran los Oscar del #MeToo, el movimiento contra el acoso y el abuso sexual en Hollywood que se inició después del escándalo Harvey Weinstein, pero no hubo grandes referencias durante la ceremonia.

En su monólogo inicial Jimmy Kimmel —presentador de la ceremonia por segundo año consecutivo— sí mencionó expresamente a Weinstein y señaló: "No podemos dejar que el mal comportamiento se deslice nunca más. El mundo nos está mirando". "En el año en el que los hombres se equivocaron tanto, las mujeres comenzaron a salir con peces", bromeó en referencia a la trama de La forma del agua. También habló del Oscar como "el hombre más respetado de Hollywood" porque "mantiene sus manos donde puedes verlas, nunca dice una palabra grosera y, lo más importante, no tiene pene",

Casi al final de la ceremonia la actriz Frances McDormand logró una imagen histórica al instar a todas las mujeres candidatas a ponerse en pie mientras recogía el Oscar a Mejor actriz. "Miraos, porque todas tenemos historias que contar y necesitamos que se financien nuestros proyectos", subrayó.

Emma Stone, que presentó el premio a Mejor director, también dejó su recadito, siguiendo el modelo que utilizó Natalie Portman en los Globos de Oro. "Estos cuatro hombres y Greta Gerwig crearon sus propias obras maestras este año", dijo antes de dar a Guillermo del Toro como ganador.

Otro momento especialmente simbólico fue en el que tres de las mujeres que han denunciado públicamente haber sufrido el acoso de Harvey Weinstein, Ashley Judd, Annabella Sciorra y Salma Hayek, salieron juntas al escenario. "Los cambios que estamos presenciando son impulsados por el sonido de nuevas voces, voces diferentes a las nuestras que se unen en un poderoso coro que finalmente dice 'Se acabó el tiempo' (Time's Up)", aseguraron.

Las actrices Tiffany Haddish y Maya Rudolph fueron protagonistas al quitarse los tacones para presentar un premio. No sólo atacaron los estándares estéticos que pesan sobre las mujeres, sino que aprovecharon el estar bajo los focos para bromear sobre la desigualdad racial.

Presencia española

Zara fue quizá la firma más vestida durante los Oscar, aunque la menos mostrada ante las cámaras. ¿El motivo? La principal marca de Inditex fue la encargada del vestuario de los cientos de empleados del backstage de los Oscar.

La actriz Paz Vega y la tenista Garbiñe Muguruza pusieron rostro a la representación española en la ceremonia. La primera, que fue en calidad de Académica, eligió un vestido que combinaba flores y cuadros de Christopher Bu que dio pie a multitud de bromas. La deportista, invitada por uno de sus patrocinadores, eligió la moda española para la ocasión: un diseño negro de Hannibal Laguna.

También se habló castellano en la gala o, más bien, se cantó. Gael García Bernal, Natalia Lofourcade y Anthony González interpretaron Recuérdame, tema principal de Coco, en inglés y con algunas partes en español. La cinta de Pixar sobre el Día de los Muertos de México se alzó con el galardón a Mejor película de Animación.

Parecidos razonables: de Meryl a Jorge Javier

El vestido de Paz Vega no fue el único objetivo de los memes: muchos creyeron ver al Hada Madrina de Shrek 2 encarnada en Meryl Streep.

Hubo otro parecido razonable que hizo reír a muchos espectadores españoles, que tuvieron que frotarse los ojos al creer ver a Jorge Javier Vázquez sobre la alfombra roja. Y no, el presentador de Sálvame ni estaba más bronceado ni estaba en Los Angeles... su supuesto doble era el guionista y director de Déjame salir, Jordan Peele.

El momento bocata

Si en 2017 una excursión de turistas irrumpió en la ceremonia, en esta ocasión han sido algunas estrellas las que cruzaron la calle y se metieron en un cine cercano para sorprender al público.

El presentador, Jimmy Kimmel, se llevó a intérpretes como Margot Robbie, Gal Gadot, Mark Hamill o Emily Blunt. Después de dar las gracias a los espectadores por apoyar la industria que les da de comer y como agradecimiento les dieron de cenar. No sólo llevaron algunos snacks, sino que no faltó un cañón de perritos calientes ni un bocadillo kilométrico que Guillermo del Toro cargó sobre sus espaldas.

Un curioso regalo para el más rápido

Pese a que Jimmy Kimmel anunció que regalaría una moto de agua al premiado que diera el discurso más corto de la noche, la ceremonia fue larga, muy larga: casi cuatro horas de gala.

El agraciado y por tanto, menos hablador, fue Mark Bridges, el diseñador de vestuario de El hilo invisible, que terminó la noche con el salvavidas sobre el esmóquin y acompañado por Helen Mirren a lomos del vehículo acuático.

Alfombra roja Oscar 2018

NOTICIA PATROCINADA