NOTICIAS
06/03/2018 09:50 CET | Actualizado 06/03/2018 09:50 CET

La Guardia Civil levantará el suelo de un Mercadona de Boadilla en busca de una mujer desaparecida hace siete años

Un juzgado emite un auto en el que se ordena la búsqueda de pruebas en este establecimiento que ayuden a localizar a María Piedad, desaparecida en 2010.

SOS DESAPARECIDOS

La Guardia Civil continuará trabajando en la búsqueda de María Piedad García, que desapareció hace más de siete años en Boadilla del Monte, y lo hará inspeccionando en el supermercado donde trabajaba, un Mercadona en este mismo municipio.

El Juzgado Número 5 de Móstoles ha emitido un auto que ha enviado ya al Instituto Armado en el que se ordena la búsqueda de pruebas en este establecimiento que ayuden a localizar a María Piedad, desaparecida en 2010.

La mujer, de 31 años, fue vista por última vez la madrugada del 12 de diciembre de 2010 en una cena de empresa. Al término de la misma, su ex novio se ofreció a acompañarla a casa. Dos días después, el hombre, que trabajaba en el mismo supermercado que María Piedad, apareció ahorcado en El Escorial.

El auto, según han confirmado a Europa Press fuentes cercanas a la investigación, ha sido recibido por la Guardia Civil y la Unidad investigadora se encargará de coordinar la recogida de pruebas, que consistiría en levantar una pequeña parte del suelo del almacén. De momento, no hay fecha cerrada para empezar los trabajos.

Por su parte, fuentes de Mercadona han indicado a Europa Press que la empresa "colaborará con cualquier requerimiento" que "proceda del Juzgado o de la Guardia Civil" para ayudar en lo relacionado con la desaparición de la joven, como, aseguran, han venido haciendo desde que se produjo.

Desde su desaparición, la labor de los agentes de la Guardia Civil es periódica, siguiendo las líneas de investigación abiertas. Entre otras tareas, rastrearon los márgenes del río Guadarrama, aprovechando la cajada del cauce del mismo, en busca de pistas.

Así, efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS) rastrearon el margen del río mientras la unidad canina hacía lo propio por tierra en un paraje ubicado aproximadamente a kilómetro y medio donde encontraron los restos de sangre de la víctima.

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

EL HUFFPOST PARA ENDESA