TENDENCIAS
09/03/2018 14:45 CET | Actualizado 09/03/2018 14:54 CET

Siete dudas resueltas sobre Virginia Vallejo, la amante de Pablo Escobar

Conoce más sobre la mujer a la que da vida Penélope Cruz en 'Loving Pablo', la película sobre el narco que se estrena este viernes.

YOUTUBE / FILMAX
La periodista Virginia Vallejo, durante una entrevista en 2007 y Penélope Cruz, en 'Loving Pablo'.

La figura de Pablo Escobar, el famoso narcotraficante colombiano, ha generado fascinación durante décadas, pero quizá sobre quien no se conoce tanto es sobre Virginia Vallejo, la periodista que fue su amante durante cinco años. Su relato llega este viernes a los cines con Loving Pablo, película que se basa en su libro Amando a Pablo, odiando a Escobar.

La actriz Penélope Cruz es quien se mete en su piel junto a Javier Bardem, que interpreta al jefe del cartel de Medellín. La cinta, dirigida por Fernando León de Aranoa, abarca varias décadas de su vida: desde que conoció a Escobar en 1982 hasta el exilio de Vallejo a Estados Unidos en 2006.

La cinta despertará en muchos curiosidad sobre la periodista, modelo y presentadora colombiana, nacida en Cartago en 1949. Hemos intentado responder a las preguntas que quizá te plantees sobre ella:

¿Era realmente tan famosa?

Sí, el suyo era uno de los rostros más conocidos del país. Vallejo comenzó a trabajar en televisión a principios de los 70 en programas como ¡Oiga Colombia!, Noticiero 24 horas o ¡Cuidado con las mujeres!

Llegó a ganar en dos ocasiones el premio a la Mejor presentadora de noticias de la Asociación de Periodistas del Espectáculo de Colombia.

YOUTUBE

También fue modelo e hizo dos incursiones en la gran pantalla. Participó en las películas Paco (1976) y Colombia Connection (1979).

¿Cómo conoció a Pablo Escobar?

Sus vidas se cruzaron en 1982 cuando Vallejo fue a pasar un fin de semana con su novio, Aníbal Turbay Ayala, a Hacienda Nápoles, la inmensa finca de Escobar en Antioquia, en la que tenía desde una pista de aterrizaje hasta animales salvajes.

"Yo lo conocí con mi novio, que era el sobrino del presidente de la República. Fuimos a ver un zoológico en un avión, a pasar un fin de semana con un grupo de amigos, un grupo elegantísimo. Nunca imaginé que al poner el pie en ese sitio iba a cambiar mi vida para siempre", relató Vallejo en una entrevista en el canal colombiano RCN en 2007, tras publicar el libro. En ese momento, Escobar y ella tenían 32 años.

"Ese día estuve a punto de perder la vida dos veces y una vez me la salvó él", añadió en referencia a que su novio y ella habían chocado un boogie y que después un remolino la atrapó mientras nadaba en un río. "La segunda vez estaba muriéndome delante de 50 personas, que no se dieron cuenta de que yo tenía 30 segundos de vida. Ese hombre seguro y valiente se tiró a salvarme y arriesgó su vida. Le dije 'A partir de ahora vas a tener que cuidarme por el resto de la vida, Pablo' y me dijo '¿Qué te hace pensar que por el resto de tu vida? ¿Qué te hace pensar que yo me voy a morir primero?", recordó sobre el incidente, que no se muestra en la película.

¿Qué le atrajo de Escobar?

"Me enamoro de Pablo porque se gastó en mi dos millones de dólares en gasolina de avión para tenerme en los brazos cada fin de semana", aseguró Vallejo en RCN. Al principio de su relación, que duró cinco años, era frecuente que el líder del cartel de Medellín pusiera un jet a disposición de su amante para que fuera a verlo.

También cayó rendida ante las mil orquídeas que Escobar le mandó en una ocasión, cuando ninguno de los magnates de los que también había sido amante le habían regalado flores: "Las cuatro versiones del hombre más rico de Colombia habían estado a mis pies y nunca me habían dado un ramo".

"Cuándo me enamoré de él no sabía de dónde venía su dinero pero sí para qué lo usaba", afirmó en una entrevista en El Mundo hace unos meses. "Me llevó a un basurero [Moravia] y Pablo quiso regalar casitas a la gente que vivía allí. Ése fue el momento en que realmente me enamoré y en el que él se enamoró de mí. No me llevó a las Seychelles ni a París, ni a comprarme joyas en Tiffany's. Me llevó a ese sitio asqueroso, repugnante, el infierno de Dante, a ver cómo reaccionaba", contó.

¿Qué aportó ella a Escobar?

Vallejo intentó pulirlo: le enseñó a hablar en público y, literalmente, lo puso delante de las cámaras entrevistándolo en el vertedero. "Yo lo descubro, lo pongo en la pantalla y se arma, como se dice en colombiano, el bololó", reconoció en RCN. Escobar ya había metido un pie en la política y había conseguido ser parlamentario suplente en la Cámara de Representantes de Colombia.

El narco siempre la vio como su biógrafa y por ese motivo, según Vallejo, no la quitó de en medio: "Me necesitaba viva para escribir su biografía. Y porque no podía matar a la mujer más famosa de Colombia".

¿Por qué rompieron?

Los primeros meses dulces dieron paso a una cruda época. El asesinato del ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla por parte de los sicarios de Escobar en abril de 1984 hizo que el presidente, Belisario Betancourt, aprobara una ley de extradición por la que los narcos podían acabar rindiendo cuentas ante la justicia estadounidense.

"Pablo se volvió loco. Inició una dura lucha contra el Estado para impedir ese proceso y su capacidad para la maldad creció a medida que el conflicto aumentaba. Un crimen se tapaba con otro mayor", señaló Vallejo en otra entrevista concedida en noviembre. Escobar llegó a regalarle un arma, una Beretta con incrustaciones de marfil, y la enseñó a disparar.

BAZAAR / MAGAZÍN AL DÍA

Su relación a medida que Pablo se iba transformando en Escobar también se complicó y la pareja tuvo varias idas y venidas. "Cada vez que yo lo dejaba, Pablo me rogaba que siguiera con él, que iba a ser testigo de cosas muy importantes que ocurrirían en los próximos meses y años. Desde mi perspectiva de periodista, también era un privilegio y volvía", contó en El Mundo.

La ruptura definitiva se produjo en 1987, cuando Vallejo se enteró de que su amante había regalado a otra mujer un collar de esmeraldas, algo que le dolió profundamente.

¿Por qué se exilió a Estados Unidos?

En esos años su carrera televisiva estaba en declive debido a su relación con el narco. En 2006 aceptó ser testigo protegido de la DEA (la agencia de EEUU contra el narcotráfico) a cambio de testificar ante la justicia estadounidense contra los jefes del cartel de Cali. La DEA montó un dispositivo para sacarla de Colombia en avión. Desde entonces vive exiliada en Miami y desde 2010 tiene concedido el asilo político.

En septiembre de 2007 Vallejo, que quiere ser recordada como una gran escritora, publicó Amando a Pablo, odiando a Escobar. En él no sólo detalla los pormenores de sus cinco años de relación amorosa con el narco, sino los supuestos vínculos de éste con varios presidentes y poderosos de Colombia. Esto provocó mucha polémica y algunas de sus afirmaciones han sido desmentidas.

¿Qué opina de las Virginias de ficción?

NETFLIX / FILMAX/ CARACOL
De izquierda a derecha, las actrices Stephanie Sigman, Penélope Cruz y Angie Cepeda.

Aún no se conoce si Vallejo ha visto Loving Pablo, pero por el momento los precedentes televisivos no la han dejado muy satisfecha. "Contrataron a una mulataza mexicana con un cuerpo de travesti para hacer mi papel", señaló sobre su personaje, bautizado en Narcos como Valeria Vélez e interpretado por Stephanie Sigman.

No tuvo una opinión mejor para El patrón del mal, donde Angie Cepeda hace su papel, serie de la que criticó que la "quisieran presentar como una prostituta barata".

ESPACIO ECO