TENDENCIAS
10/03/2018 10:04 CET | Actualizado 10/03/2018 10:07 CET

Qué hacer si piensas que tu amiga va a casarse con la persona equivocada

Ains...

Las amigas de verdad no dejan que sus amigas se casen con imbéciles, pero ¿y si por decir lo que piensas estás poniendo en peligro vuestra amistad?

Es difícil saber cómo actuar ante una situación como esta (más allá de pegar un grito cuando oigas eso de "que hable ahora o calle para siempre"). Cabe preguntarse si merece la pena decir lo que pensamos de verdad o si por hacerlo estamos arriesgándonos a perder la amistad.

Si estás atravesando una situación similar, tenemos la solución para ti. A continuación, algunos expertos en amistad y protocolo comparten consejos para abordar el tema antes del Gran Día.

1. Recuerda: Es tu amiga quien se va a casar, no tú.

Puede que la pareja de tu amiga te resulte insufrible, pero tal vez sus cualidades a ella le encanten y sean lo que le han atraído de él. La realidad es que no eres tú quien se va a comprometer con ese hombre. No olvides eso antes de alzar la voz, aconseja Irene S. Levine, profesora de psiquiatría.

"Algo que desde tu perspectiva es horrible a tu amiga puede parecerle maravilloso. Quizá sus necesidades y sus valores no sean los mismos que los tuyos. Plantéate que existe la posibilidad de que hayas prejuzgado a su pareja. Dale el beneficio de la duda e intenta conocerle mejor", añade Levine.

Por supuesto, huelga decir que, si piensas que la relación supone una amenaza para la salud y el bienestar de tu amiga por alguna razón, estás obligada a decirlo.

2. Intenta hablar lo antes posible.

El tiempo es oro. Si te sientes en la obligación de decir lo que piensas, hazlo antes de que los planes de boda estén definidos, cuenta al HuffPost la experta en protocolo Amber Harrison.

"Cuando ya se ha alquilado un lugar para la boda, se han enviado las invitaciones y se ha comprado el vestido... lo que ya era una situación difícil se convierte en algo prácticamente imposible", asegura. "Lo ideal es tener esta conversación antes de la pedida de mano, cuando sientas que las cosas se están poniendo serias con alguien que, a tu parecer, no es una buena influencia para tu amiga", añade la experta.

3. Si tu amiga tiene dudas sobre la relación, aprovecha para sacar el tema.

Imagina que tu amiga ya ha manifestado dudas respecto a su relación. En ese caso, aprovecha la oportunidad para decirle que has percibido que están algo estresados, sugiere Anne Chertoff, experta en planificación de bodas. "Tal vez te confiese que quiere pensárselo dos veces. Es importante formular una pregunta abierta para conseguir que hablen. Si nuestra amiga da a entender que tiene dudas, ya sea de forma indirecta o directa, es tu deber hacerle saber que estás ahí para ayudarla".

4. No escribas una lista interminable de motivos por los que no deben casarse.

Si finalmente optas por seguir adelante con la conversación, prepara una lista breve de motivos por los que su prometido no es el adecuado, aconseja Harrison.

"Yo propondría buscar dos o tres motivos, cuanto más específicos sean, mejor. Tu amiga no te hará caso si le lees un testamento criticando a su pareja. No pierdas el hilo y recuerda que eres esclavo de tus palabras".

5. No ataques a la otra persona durante la conversación.

Elige las palabras con cuidado. Criticar duramente la relación o a la pareja de tu amiga hará que se ponga a la defensiva, advierte Chertoff.

"Una vez más, lo más inteligente es decir que has percibido un cambio en su comportamiento y que quieres asegurarte de que todo va bien. Procura que quede claro que tu intención es escuchar y apoyarla", plantea.

6. Acepta que esa conversación puede ser un golpe para vuestra amistad.

Si tu amiga sabe que su prometido no es santo de tu devoción, puede que la pareja se distancie de ti, en especial cuando ya se hayan casado, explica Harrison.

"Por desgracia, es probable que la conversación acabe mal y que la amistad sufra las consecuencias", afirma. En ocasiones, lo mejor que puedes hacer es querer y apoyar a tu amiga de forma incondicional, sobre todo si crees que les queda un duro camino por delante. ¡Te van a necesitar!

7. Y lo más importante: escúchala.

Dale una oportunidad: Es muy posible que ya se haya planteado la situación antes y que le haya dado vueltas a los problemas que tienes en mente. A la hora de la verdad, la conversación debería ser un diálogo, y no un sermón sobre lo mal que se le da tomar decisiones.

"No des por hecho que tu amiga opina lo mismo que tú respecto a su futuro marido. Si sacas el tema a colación y no está de acuerdo contigo y quiere dar el 'sí, quiero' pese a todo, acéptalo. De no hacerlo, podrías estar dando portazo a tu amistad para siempre".

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por María Ginés Grao.

NOTICIA PATROCINADA