POLÍTICA
15/03/2018 17:12 CET | Actualizado 15/03/2018 17:16 CET

Agenda política: la calle

Del 8-M a la manifestaciones a favor de la prisión permanente revisable

EL HUFFPOST

Esta legislatura estaba llamada a hacer del Congreso de nuevo el gran foro político. Un juego constante de mayorías, un ejercicio de matemáticas creativas a raíz de la endiablada aritmética surgida en las elecciones de 2016. Pero se ha convertido en una Cámara sin sobresaltos, anquilosada por la falta de leyes del Gobierno y los escasos acuerdos entre partidos. Ni siquiera ha recibido todavía los Presupuestos Generales para este año.

El debate político no lo marca hoy el Congreso. Y en las últimas semanas es la calle la que propicia la agenda. Los partidos están en una situación en la que deben subirse a algunas de esas reivindicaciones o, al revés, intentar neutralizar o soportar los gritos que llegan extramuros.

Y la calle empieza a gritar mucho. Hace una semana se producía la exitosa movilización del 8-M -que dejó al PP y Ciudadanos descolocados-, sumándose al levantamiento de los jubilados frente al Congreso a finales de febrero, que ha provocado sudores más que fríos en el Gobierno y el Partido Popular.

Concentraciones este fin de semana

Pero atentos todos al fin de semana que llega. El viernes y el sábado hay concentraciones convocadas por Sociedad Civil en Madrid y Barcelona contra el independentismo y a favor de la unidad de España; el sábado también habrá otra movilización de los pensionistas y, horas más tarde, se han organizado protestas contra la ley mordaza. Y el domingo tienen previsto reivndicar en toda España partidarios de la permisión permanente revisable tras la decisión del Pleno del Congreso de continuar la tramitación para derogarla.

El caso del asesinato del pequeño Gabriel ha conmocionado a toda España. Y en mitad de esta situación, se ha producido este jueves una votación en el Congreso que ha tumbado las enmiendas del PP y Ciudadanos para que siga vigente la prisión permanente. La Cámara Baja ha sacado adelante este paso con los votos de PSOE, Unidos Podemos, ERC, PNV, PDeCAT, Compromís, Bildu y Nueva Canarias.

Es un cambio legislativo impulsado por los nacionalistas vascos, que debe continuar ahora su tramitación y que volverá a protagonizar encendidas sesiones (en las que también hay muchos votos en juego). En el debate en la Cámara Baja han estado presentes en la tribuna de invitados familiares de Diana Quer, Mari Luz, Marta del Castillo y Sandra Palo, que han arremetido duramente contra los partidos de la oposición por votar para la derogación. Además, han anunciado en rueda de prensa que han convocado manifestaciones en toda España el domingo.

Entre los diputados socialistas hay mucha preocupación por este tema, apuntan fuentes del grupo. En el PSOE creen que hay que derogar esta norma y critican la utilización del tema por parte del PP y el giro de Ciudadanos, pero son conscientes de la sensibilidad de la cuestión en la sociedad en este momento.

Algunos parlamentarios reconocen en privado que han "sufrido" durante este debate por el momento en el que se ha producido. Incluso hay críticas internas entre diputados a la dirección por no haber logrado frenar hoy ese debate. También lamentan que el portavoz del PP, Rafael Hernando, llegara a realizar declaraciones sobre el tema en la propia capilla ardiente en Almería del pequeño Gabriel. En privado muchos parlamentarios reconocen que es difícil explicar la postura en estos momentos y que son conscientes del clima pues les han llegado directamente críticas de conocidos y familiares.

Los jubilados vuelven a la calle

Si este debate es difícil para el PSOE, el Gobierno y el PP tienen en cambio otros frentes. La presión de los jubilados ha provocado muchos nervios en Génova, conscientes de que son el partido preferido por los mayores y en estos momentos lo que menos necesitan es más fuga de votos cuando Cs les pisa los talones en las encuestas.

Esto ha llevado hasta que el presidente del Gobierno haya comparecido esta semana en el Congreso en un pleno especial sobre pensiones, en el que anunció mejoras en las de viudedad y las mínimas. Pero todo ello lo vinculó con la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, la gran ley del año y que no tiene todavía los apoyos suficientes para ser aprobada en las Cortes. El Gobierno volverá a escuchar las críticas de los jubilados este sábado en el centenar de marchas concentradas en toda España.

El sábado por la tarde Amnistía Internacional, No Somos Delito, Greenpeace, Federación Sos Racismo y Coordinadora de ONG de España han convocado manifestaciones en varias ciudades españolas en contra de la ley mordaza: de Madrid a Bilbao pasando por Murcia, Pamplona, Granada y Barcelona.

Todo ello bajo el lema Acabemos con las mordazas, a unos días de que se cumpla el tercer aniversario de la ley.

Al día siguiente, Barcelona espera otra gran concentración convocada por Sociedad Civil en contra del procés. Los organizadores ya han avanzado que acudirá hasta el exprimer ministro francés Manuel Valls. Este acto se celebra en mitad de las negociaciones para formar el Govern en Cataluña y el mismo día en el que Carles Puigdemont tiene previsto trasladarse a Ginebra (Suiza) para participar en un foro, y que podría reactivar la euroorden de detención.

La calle marca la agenda. Y los políticos lo saben, apenas un año antes de las elecciones autonómicas, municipales y europeas.

NOTICIA PATROCINADA