POLÍTICA
19/03/2018 02:28 CET | Actualizado 19/03/2018 05:16 CET

Puigdemont admite que la independencia "no es la única solución" para Cataluña

Se muestra abierto a que toda España se pronuncie sobre la cuestión catalana.

EFE

El expresidente catalán Carles Puigdemont ha asegurado que la independencia "no es la única solución" para Cataluña. "Quizás entre estas (opciones) el modelo suizo es la más eficaz y atractiva", ha añadido.

"¿Es la independencia la única opción? Para nada. Hay otras", ha recalcado Puigdemont en declaraciones a los medios de comunicación en Ginebra antes de participar en un debate del Festival Internacional y del Foro sobre Derechos Humanos (FIFDH).

La Confederación Helvética de Suiza es un país con una estructura federal y descentralizada en la que los cantones tienen muchas competencias y en la que destaca la democracia directa y la celebración de varios referendos al año en los que la ciudadanía decide sobre todo tipo de medidas.

Además, el expresident ha tendido la mano al Gobierno central, al abrir la posibilidad de que la totalidad del pueblo español se pronuncie sobre la relación de su comunidad con España. Pero ha recordado que Rajoy no le ofreció más alternativa que quedarse igual que antes del referéndum.

"Quizás entre estas (otras opciones) el modelo suizo es la más eficaz y atractiva.Puigdemont

"Yo sigo abierto al diálogo. Siempre y cuando se reconozca la posibilidad de la autodeterminación de Cataluña. Ojalá este debate se pudiera realizar en Madrid o Barcelona con normalidad y pudiéramos llegar a un acuerdo en condiciones de respeto mutuo y de reconocimiento del otro", ha apuntado.

Puigdemont subraya que su nacionalismo no es excluyente y que "no se define en contraposición al otro". Asegura que una eventual Cataluña independiente mantendría relaciones de amistad y cordialidad con el resto de España, como el Estado español lo hace actualmente con los países que fueron excolonias.

"Soy consciente de que una sola nación, una sola lengua, una sola identidad, una sola mirada sobre el mundo es obsoleto", ha admitido.

Rechaza que la unidad del Estado sea "sagrada"

Puigdemont ha rechazado que la unidad del Estado sea sagrada, ya que considera que debería poder modificarse según la voluntad de los ciudadanos, y ha criticado que sea un "tabú" discutirla.

"No hay una idea religiosa de la unidad de la patria, como nos dicen a los independentistas catalanes. La unidad es una cosa sobre la cual no se puede hablar, y te puede llevar a la prisión si discutes esta idea. Y esto es peligroso", ha alertado.

Asimismo, ha defendido que la unidad de una posible República catalana independiente también debería ser "mutable y revisable", y que no es una idea sagrada.

Soy consciente de que una sola nación, una sola lengua, una sola identidad, una sola mirada sobre el mundo es obsoleto.Puigdemont

También ha asegurado que el proceso independentista no es una cuestión de banderas y ha explicado que no retiró la bandera española tras la declaración de independencia del 27 de octubre para "no ofender" un símbolo que cree que es importante para muchos catalanes.

Listo para ir a prisión, pero cree que "empeorará la situación"

Puigdemont ha asegurado que confía plenamente en la Justicia europea, y específicamente en la belga, pero ha dejado claro que está listo para entrar en prisión si decide extraditarlo.

"Yo tengo esperanza y gran confianza en la Justicia europea y en la de los países europeos, y voy a respetar sus decisiones (...) porque tengo una gran confianza en la separación de poderes y en las garantías de un trato justo que no puedo obtener en España", ha asegurado.

No obstante, ha advertido de que si finalmente acaba en prisión, sería "un grave error que empeorará aún más la situación". Y ha insistido en que, pase lo que pase, los soberanistas no usarán la violencia porque no es la "manera catalana" de resolver los conflictos.

Dice que no retiró la bandera española tras la declaración de independencia para "no ofender" un símbolo importante para muchos catalanes.

Puigdemont llegó el sábado a Ginebra para participar en un debate en el festival de cine, en el que se exhibirá un documental sobre el 1-O. Se quedará hasta el miércoles, y en esos días quiere entrevistarse con la exdiputada de la CUP Anna Gabriel, también huida de la Justicia española y reside en Ginebra

Será "una reunión privada que no está pensada para negociar nada", aunque admite que hablarán de la investidura. Ha insinuado que se plantea utilizar una moción de confianza para alcanzar un acuerdo con la CUP. "Me gusta, porque yo me presenté a una", apunta.

Sigue considerándose el presidente de la Generalitat

Puigdemont ha afirmado que se sigue considerando presidente de la Generalitat porque el Parlament nunca le ha llegado a destituir, sino que fue destituido por la aplicación del artículo 155 de la Constitución, y que lo dejará de ser cuando la Cámara invista a un nuevo presidente.

El expresidente ha dicho que "nadie" le ha pedido que renuncie a su acta de diputado para facilitar la investidura del nuevo Govern, e insiste en que el desbloqueo pasa por que se le deje delegar su voto.

En cuanto a la pregunta de cuándo habrá un nuevo Gobierno en Cataluña, Puigdemont ha señalado que "es normal si no hay un acuerdo entre las fuerzas soberanistas que la población pregunte qué va a pasar, pero no es fácil y pido un poco más de paciencia".

Baraja una moción de confianza para llegar a un acuerdo de investidura con la CUP.

Puigdemont ha aclarado que no considera que se encuentre en la clandestinidad en Bélgica, país a donde se fugó con cuatro consejeros de su Gobierno destituido, sino "a disposición de las autoridades".

Y ha confirmado que no tiene ninguna intención de pedir asilo político en Suiza, como se había especulado, y que pretende retornar a Bélgica el próximo miércoles cuando concluya su agenda en la Confederación Helvética.

El expresident ha explicado que decidió irse de Barcelona "para mantener el conflicto en la forma que los catalanes quieren, en un conflicto político, a pesar de los esfuerzos del Estado de usar la violencia".

Carles Puigdemont

EL HUFFPOST CON NETFLIX