INTERNACIONAL
20/03/2018 11:43 CET | Actualizado 20/03/2018 12:47 CET

Bin Salmán dice que "no hay diferencia" entre hombres y mujeres

El príncipe heredero al trono de Arabia Saudí dice durante su visita a EE UU que las mujeres deben poder elegir si vestir 'abaya'.

Imagen de archivo de Mohamed bin Salmán.
AFP
Imagen de archivo de Mohamed bin Salmán.

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, ha afirmado este lunes que "no hay diferencia" entre hombres y mujeres y ha defendido que estas últimas puedan elegir si quieren o no vestir la abaya -un vestido tradicional negro que cubre el cuerpo.

"Todos somos seres humanos y no hay diferencia", ha dicho Bin Salmán tras ser preguntado si hay diferencias entre hombres y mujeres durante una entrevista concedida a la cadena de televisión estadounidense CBS.

En la misma, ha resaltado que la toma de la Gran Mezquita de La Meca por parte de salafistas en 1979 llevó al país a un proceso de radicalización religiosa que provocó la segregación de la mujer.

"Esa no es la verdadera Arabia Saudí", ha dicho, antes de agregar que antes de esa fecha "se vivía una vida muy normal" y "las mujeres conducían". "Había cines en Arabia Saudí. Las mujeres trabajaban en todas partes", ha subrayado.

Así, ha recalcado que las autoridades "han dado nuevos derechos" a las mujeres "para que sea más sencillo que inicien un negocio, se unan al Ejército, acudan a conciertos y a eventos deportivos". "A partir de junio podrán conducir", ha resaltado.

En este sentido, Bin Salmán ha acusado a "extremistas" de "prohibir mezclar los sexos" y ha apuntado que "muchas de esas ideas contradicen la forma de vida durante los tiempos del profeta (Mahoma) y los califas".

"Las leyes son muy claras y están estipuladas en la 'sharia': que las mujeres vistan ropa decente y respetuosa, igual que los hombres. No se especifica de forma particular una 'abaya' o un pañuelo negro. Las mujeres deben decidir qué tipo de vestimenta decente y respetuosa quiere llevar", ha recalcado.

Por otra parte, ha desvelado que las autoridades trabajan "para introducir una regulación que garantice pagos igualitarios para hombres y mujeres", antes de reconocer que "las mujeres aún no cuentan con todos sus derechos" en el país.

"Hay derechos estipulados en el Islam con los que aún no cuentan. Hemos recorrido un largo camino, y aún queda uno corto por recorrer", ha remachado el príncipe heredero saudí, una de las figuras más influyentes en el país.

ABOGA POR UN ISLAM MODERADO

El propio Bin Salmán prometió hace meses un Islam "moderado y abierto" en el país, dominado por el wahabismo, una rama extremadamente conservadora dentro del sunismo. "Estamos volviendo a lo que fuimos, un país de Islam moderado que está abierto a todas las religiones del mundo", dijo.

En los últimos meses, distintos organismos oficiales, como el Ministerio de Justicia, han abierto procesos de selección para que las mujeres trabajen en ellos por primera vez en la historia del país.

Asimismo, a finales de octubre las autoridades anunciaron que permitiría a las mujeres entrar en los estadios y otras instalaciones deportivas del país a partir de 2018, resaltando que los mismos "serán rehabilitados para recibir a familias". El primer partido con aficionadas se celebró en enero.

A pesar de las reformas, las mujeres siguen haciendo frente a numerosas restricciones en el país, especialmente relacionadas a la forma de vestir, sus relaciones sociales con otros hombres y la necesidad de una autorización de un 'guardián' para viajar, trabajar o acudir a un centro médico.

En el país impera la doctrina wahabí, corriente religiosa perteneciente a la rama suní del islam inspirada en las enseñanzas de Muhamad ibn Abdel Wahab, quien formuló una aplicación rigorista de la religión basada únicamente en el Corán y los 'hadices' (tradiciones relacionadas con las enseñanzas y los actos de Mahoma y sus discípulos) y elogió la 'yihad' violenta frente a la interiorizada.

El wahabismo es aplicado como religión de Estado --pese a ser considera casi herética por múltiples corrientes musulmanas-- en base a la unión político-religiosa entre Abdel Wahab y la tribu Al Saud, que se haría con el poder en la península Arábiga y crearía el actual estado.

A partir del wahabismo han surgido algunos de los grupos extremistas suníes más activos en la actualidad, tales como la organización terrorista Al Qaeda y otras organizaciones salafistas.

ESPACIO ECO