INTERNACIONAL
20/03/2018 12:18 CET | Actualizado 20/03/2018 13:11 CET

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, llama "hijo de perra" al embajador de EEUU en Israel

Acusa a Friedman de defender a los colonos por decir que están construyendo en "su tierra", cuando es suelo ocupado.

Getty Images
El presidente de Palestina, Mahmud Abbas, se dirige al Consejo Central Palestino, el pasado enero en Ramala (Cisjordania).

El presidente de Palestina, Mahmud Abbas, ha calificado de "hijo de perra" al embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, que la Casa Blanca rechazó al considerarlos "insultos inadecuados".

El cruce de declaraciones se produce en un momento en que crece la tensión entre la diligencia palestina y el gobierno del presidente Donald Trump. "El embajador de Estados Unidos en Tel Aviv es un colono y un hijo de perra", dijo Abbas durante una reunión con líderes palestinos en Ramala.

Abbas ha acusado a Friedman de defender a los colonos por decir que están construyendo en "su tierra", de los colonos. "¿El hijo de perra dice que construyen en su tierra? ¿Es él un colono? ¿Y su familia son colonos? ¿Es el embajador de Estados Unidos en Tel Aviv? ¿Qué podemos esperar de él?", ha afirmado Abbas durante un acto con dirigentes palestinos. La expresión "hijo de perra" en árabe sería asimilable al insulto "gilipollas".

(Puedes seguir leyendo tras el vídeo...).

Friedman asumió la embajada en mayo de 2017, precedido por la polémica debido a su postura favorable a la colonización que lleva adelante Israel en territorios palestinos. Asimismo ha sido un ardiente defensor del reconocimiento de Jerusalén como capital y del traslado de la embajada de Estados Unidos a esa ciudad.

"He visto su respuesta llamándome hijo de perra en mi iPhone hace unos minutos. ¿Antisemitismo o discurso político? Yo no voy a juzgarlo. Os lo dejo a vosotros", ha afirmado Friedman durante un acto del Foro Global para el Combate del Antisemitismo.

En Washington, el consejero del presidente Donald Trump Jason Greenblatt dijo en un comunicado que "llegó el tiempo para el presidente Abbas de elegir entre la retórica de odio y concretar esfuerzos para mejorar la calidad de vida de su pueblo y liderarlo en el camino de la paz y la prosperidad".

"A pesar de sus insultos altamente inadecuados contra los miembros de la administración de Trump y la repetición más reciente de su insulto a mi buen amigo y colega, el embajador Friedman, estamos comprometidos con el pueblo palestino y con los cambios que deben ser implementados para la convivencia", agregó.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha señalado que esta expresión es un síntoma de la frustración palestina tras medidas como el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Estados Unidos. "El ataque de Mahmud Abbas contra el embajador estadounidense, David Friedman, lo dice todo. Por primera vez en décadas, la Administración estadounidense ha dejado de consentir a los líderes palestinos y le dice basta. Parece que la conmoción de la verdad les ha hecho perder la serenidad", ha apuntado, según recoge la prensa israelí.

Las relaciones entre el gobierno de Abbas y la administración estadounidense del presidente Trump atraviesan uno de sus peores momentos desde que el 6 de diciembre la Casa Blanca anunció el reconocimiento de Jerusalén y el próximo traslado de la embajada.

Contra Hamás

En el mismo discurso, Abbas acusó al movimiento islamista Hamás de estar directamente implicado en el atentado con bomba de la semana pasada contra el primer ministro de la Autoridad Palestina, Rami Hamdalá, y anunció futuras sanciones contra la agrupación.

El convoy del primer ministro de la Autoridad Palestina fue blanco de un atentado con bomba el 13 de marzo, durante una inusual visita a la Franja de Gaza, gobernada por Hamás. Hamdalá salió ileso.

Hamás está "detrás del atentado", dijo Abas en un discurso en Ramala. Si el atentado hubiera alcanzado su objetivo, habría "abierto la vía a una guerra civil sangrienta" entre organizaciones palestinas, añadió.

ESPACIO ECO