INTERNACIONAL
21/03/2018 02:14 CET | Actualizado 21/03/2018 02:14 CET

Un senador republicano amenaza a Trump con un 'impeachment' si despide al fiscal especial de la trama rusa

Jeff Flake y el magnate se llevan fatal.

GETTY

El senador republicano Jeff Flake ha amenazado con un impeachment al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, si cesa al fiscal especial que investiga la trama rusa, Robert Mueller.

"Le rogamos al presidente que no despida al fiscal especial. Que no cree una crisis constitucional. El Congreso no puede evitar ese despido. Nuestro único remedio constitucional sería a posteriori, mediante el impeachment", ha declarado Flake en Twitter.

"Nadie quiere ese desenlace. Señor presidente, por favor no lo provoque", ha agregado.

Flake, senador por Arizona, es uno de los mayores críticos con Trump dentro del Partido Republicano y ambos han hecho público su enfrentamiento en numerosas ocasiones.

El senador, sin embargo, termina su mandato a finales de 2018 y ya ha anunciado que no se presentará a la reelección, por lo que apenas le quedan unos meses en el Congreso.

Aunque la Casa Blanca insiste en que la destitución de Mueller no es una opción, los últimos movimientos y declaraciones del presidente han aumentado los rumores en Washington de que Trump pueda cesar al fiscal de forma abrupta.

Así funcionaría un impeachment contra Trump

Ataques directos a Mueller

En los últimos días el presidente ha intensificado sus ataques contra Mueller y su investigación sobre la presunta injerencia de Rusia en los comicios presidenciales de 2016, así como en los supuestos nexos entre la campaña de Trump y el Kremlin.

Este mismo martes, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, también republicano, ha tratado de acallar los rumores y ha asegurado tener "garantías" de que Mueller no será despedido.

De acuerdo con la Constitución, el inicio de un juicio político o impeachment puede provocar una posible destitución del presidente, aunque requiere el voto favorable de una mayoría en la Cámara Baja, que dominan los republicanos cómodamente.

Una vez superado este paso, la destitución ya solo depende del Senado, que requiere una supermayoría favorable de dos tercios.

El inicio de un impeachment contra Trump con la correlación de fuerzas actual es improbable, pero los demócratas tienen sus esperanzas puestas en las legislativas de noviembre, en las que se renueva toda la Cámara Baja y un tercio del Senado.

NOTICIA PATROCINADA