POLÍTICA
22/03/2018 12:56 CET | Actualizado 22/03/2018 14:02 CET

¿Puede ser president Turull? ¿Acaba el 155 con su investidura?

El panorama al que se enfrenta Cataluña en las próximas horas.

EFE
Jordi Turull y Eduard Pujol

Giro en el guión independentista. El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha convocado de manera exprés este jueves por la tarde la sesión de investidura de Jordi Turull (Junts per Catalunya), anticipándose un día a la vista del Supremo en la que podría mandar al exconseller de Presidencia a la cárcel.

Para lograr la investidura, Turull debería conseguir la mayoría absoluta (68 de los 135 diputados del Parlament). Hasta el momento tiene asegurados 64 votos, a la espera de que la CUP decida si sus cuatro diputados también lo apoyan y se logran los escaños necesarios. En caso de no ser así, habría una votación posterior en 48 horas en la que valdría la mayoría simple.

A pesar de estar imputado por rebelión, sedición y malversación, Turull puede ser elegido al no haber sido inhabilitado por la causa del 1-O y no estar en prisión -el juez no dejó, por ejemplo, a Jordi Sànchez acudir a la investidura-. El propio ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha aclarado que para ser inhabilitado la Ley de Enjuiciamiento Criminal exige estar privado de libertad con ocasión del auto de procesamiento por un delito de rebelión.

Por eso Torrent ha acelerado al máximo los plazos, para intentar la investidura horas antes de que Turull tenga que ir a la citación del juez Pablo Llarena en el Supremo. El exconseller de Presidencia ha sido convocado para una 'vistilla' mañana, en la que el magistrado comunicará el procesamiento de los implicados por el 1-O y puede decretar nuevas medidas provisionales. Entre ellas, podría estar la de que ingrese otra vez en la cárcel. Turull está ahora mismo en libertad provisional tras el pago de 100.000 euros.

EFE

La elección y la firma del rey

La sesión de hoy en el Parlament, que arranca a las 17.00 horas, es para la investidura del candidato. Por lo tanto, si Turull logra los votos, pasaría a ser presidente electo. Pero para serlo ya de forma efectiva quedaría otro paso: en el artículo 67 del Estatuto catalán se indica que "el presidente o presidenta de la Generalitat es nombrado por el rey". Es decir, debe publicarse el decreto de nombramiento como president con la rúbrica de Felipe VI en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC).

Torrent ha afirmado hoy que "no entendería que el Rey no firmara" el nombramiento de Jordi Turull (JxCat) como presidente de la Generalitat si sale elegido en el pleno porque así lo establece el protocolo.

El ministro Catalán ha manifestado también que el rey podría tener que sancionar el nombramiento de Jordi Turull como presidente, aunque este estuviera procesado, porque se trata de "actos formales y debidos" que no dependen de su voluntad. No obstante, se abre otro escenario también, reconocido hoy por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que si Turull es mañana encarcelado, se da la circunstancia de que por lo apurado de los plazos podría no tener tiempo para tomar posesión.

Turull tiene muchas posibilidades de llegar como president electo mañana al Supremo. Allí podría salir procesado en libertad o enviado a la cárcel. ¿Esto supone quedar inhabilitado?

En ese escenario hay que fijarse en el artículo 384 bis de la ley de Enjuiciamiento Criminal, como recordaba En Casa de Herrero el catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Valencia Juan Carlos Carbonell. En concreto, la norma dice que "firme un auto de procesamiento y decretada la prisión provisional por delito cometido por persona integrada o relacionada con bandas armadas o individuos terroristas o rebeldes, el procesado que estuviere ostentando función o cargo público quedará automáticamente suspendido en el ejercicio del mismo mientras dure la situación de prisión".

Es decir, para que fuera inhabilitado Turull debe ser enviado a prisión manteniéndose en el procesamiento la imputación por el delito de rebelión y que ese auto debe ser firme. El exconseller podría intentar recurrir esa decisión para que todavía no fuera firme el auto y así no ser inhabilitado, poniéndonos en el escenario más extremo. También puede darse el caso de que Turull sea investido y mañana quede en libertad, pero después del juicio oral fuera condenado dentro de meses por el 1-O e inhabilitado durante esta legislatura.

EFE

¿Y se acaba el 155?

La siguiente pregunta que surge también es si la investidura de Torrent también supone el fin del 155. En el texto aprobado por el Senado se concluía que "las medidas contenidas se mantendrán vigentes y serán de aplicación hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno de la Generalitat, resultante de la celebración de las correspondientes elecciones al Parlamento de Cataluña".

En la sesión de hoy lo que se trata es la investidura del candidato Turull, no se elige el Gobierno -paso necesario para acabar con el 155-. Es decir, debe lograr la investidura, que el rey firme el decreto y que aparezca en los textos oficiales. Una vez suceda eso, tendría que nombrar a sus consellers y tomar posesión, momento teóricamente en el que se levantaría el 155.

El ministro de Justicia ha recordado que el 155 seguirá aplicándose en Cataluña hasta que tome posesión un Govern legalmente constituido y que no se puede plantear su retirada por el mero hecho de que Turull sea investido.

"No es una medida asociada al presidente de la Generalitat sino a un gobierno que fue destituido por incumplimiento grave de sus obligaciones, y cuando ese gobierno esté constituido y empiece a ejercer sus funciones es cuando se planteará ese decaimiento de las medidas del 155", ha explicado en una entrevista en Onda Cero.

EL HUFFPOST CON NETFLIX