NOTICIAS
30/03/2018 00:38 CEST | Actualizado 30/03/2018 00:38 CEST

La presencia de La Legión en la procesión del Cristo de la Buena Muerte tensa Palafolls

El Ayuntamiento no lo había autorizado porque es "motivo de conflicto".

La presencia de exlegionarios en la procesión del Cristo de la Buena Muerte que se celebra en Palafolls (Barcelona) han provocado enfrentamientos verbales a través del cordón policial establecido por los Mossos d'Esquadra.

Un grupo denominado Cuerpo Nacional del Somaten por la Paz, procedente de Terrassa, ha formado un cordón de seguridad para "proteger" a los que defienden la procesión, que portaban banderas españolas y símbolos de la legión.

Unos 70 exlegionarios se han desplazado a la localidad para participar en la procesión, entre gritos de apoyo de sus partidarios y los insultos de los contrarios a su presencia. Estos últimos han coreado lemas como "fuera la Legión de nuestros barrios", "la calles son y serán siempre nuestras" y "fuera fascistas".

Desde el bando a favor han cantado el himno de la Legión, El novio de la muerte, y han coreado "viva España" y "no queremos 'perroflautas'".

Desde hace ya varios años, una cofradía laica que no cuenta con el apoyo de las autoridades eclesiásticas, formada por vecinos del barrio de Sant Lluís, organiza esta procesión a la que, desde 2014, asiste un grupo de Caballeros Legionarios de Barcelona, formada por antiguos miembros de este cuerpo.

La presencia de los exlegionarios suscita la oposición de grupos independentistas y de la extrema izquierda, e incluso del Ayuntamiento de Palafolls.

"Una excusa para hacer apología del fascismo militarista"

Varios centenares de personas se han concentrado ante el Ayuntamiento a las seis de la tarde, dos horas antes de la salida de la procesión, convocados por la Plataforma Antifascista, que este año ha contado con el apoyo de los Comités de Defensa de la República.

Los manifestantes llevaban pancartas con lemas como "no pasarán" o "fuera legionarios" y han llegado cerca del lugar del que partía la procesión, a pesar de los intentos de los Mossos para evitarlo.

Cuando la policía cortaba una calle, un grupo de manifestantes permanecía en el lugar pero otros se dispersaban y buscaban caminos alternativos, con lo que finalmente han alcanzado su objetivo y la policía ha montado un cordón de seguridad.

La Plataforma Antifascista ha hecho público un manifiesto en el que aseguran que, aunque las procesiones no son "una tradición arraigada en Cataluña", las respetan. Denuncian, sin embargo, la presencia de los exlegionarios porque es "una excusa para hacer apología del fascismo militarista".

El Ayuntamiento no autoriza su presencia porque es "motivo de conflicto"

Sin embargo, el hermano mayor de la cofradía de Sant Lluís y Santa Maria de Palafolls, Oscar Bermán, ha explicado que esta polémica es "un asunto político" y lo ha atribuido a una estrategia del Ayuntamiento y de ERC "en contra" de algunas tradiciones, para las que ha reclamado "respeto".

Bermán también ha denunciado que el consistorio les ha ofrecido subvenciones si dejan de invitar a los exlegionarios, algo que ha considerado "ridículo". El hermano mayor de la cofradía de Palafolls ha subrayado que la gente "disfruta" con su procesión "y los comercios se quedan sin existencias".

"Los que nos quieren imponer ideologías parece que tienen más razón que nosotros", ha denunciado, además de puntualizar que los exlegionarios "procesan" con ellos, con su virgen de los Dolores.

El Ayuntamiento ha hecho público un comunicado que indica que la cofradía tiene permiso para su procesión, aunque no está autorizada la presencia de exlegionarios porque es "motivo de conflicto".

Ante esta situación, y por motivos de seguridad, el consistorio ha trasladado este asunto al departamento de Interior de la Generalitat.