NOTICIAS
02/04/2018 12:55 CEST | Actualizado 02/04/2018 12:58 CEST

Reabierta la causa de Caroline del Valle, la menor de 14 años desaparecida hace tres en Barcelona

Su rastro se perdió a las puertas de una discoteca, durante una redada policial.

Caroline del Valle, en una imagen tomada poco antes de desaparecer.
YOUTUBE
Caroline del Valle, en una imagen tomada poco antes de desaparecer.

El juzgado de instrucción número 2 de Barcelona ha reabierto el caso de la desaparición de Caroline del Valle, una adolescente de 14 años que se esfumó una madrugada, la del sábado 14 al domingo 15 de marzo del 2015, frente a una discoteca de la Zona Hermética de Sabadell (Barcelona).

Según informa El Periódico, la investigación policial, a cargo de la Unitat Central de Persones Desaparegudes de los Mossos d'Esquadra, encalló y el juez decidió archivarla provisionalmente, al no aparecer más pistas. Ahora se reabre, a petición de la familia, aunque no ha trascendido que haya novedades significativas. Las autoridades se han dado otro plazo de 18 meses, año y medio, para encontrar respuestas. El caso, además, recibió semanas atrás un nuevo espaldarazo al aparecer en el programa Desaparecidos, de TVE.

Caroline vivía en un piso de la Zona Franca de Barcelona junto a sus padres, su hermano menor y sus abuelos. "No le gustaba estudiar pero disfrutaba en el parque jugando con el resto de niños", ha explicado su madre, Isabel. En octubre de 2014, la adolescente contactó con un grupo de menores que se reunían en las puertas de la tienda Apple de Plaza Catalunya, en busca de wifi gratis. "La mayoría se habían fugado de centros de menores o pertenecían a familias desestructuradas", según la progenitora. Fue entonces cuando dejó de jugar tranquilamente en los bajos de su bloque y empezó a querer salir más y a ir a discotecas.

El día de su desaparición fue a casa a pedirle dinero a su madre para ir a la discoteca de menores y allí estuvo con sus amigas. Luego, hacia las 9.30 horas de la noche, Caroline le envió un mensaje a su madre pidiendo permiso para quedarse a dormir en casa de una amiga en l'Hospitalet de Llobregat, algo que era bastante común. La madre le dijo que sí. Sin embargo, se marcharon a 30 kilómetros de Barcelona, a un polígono repleto de discotecas: la Zona Hermética de Sabadell.

El domingo 15 por la tarde la madre de la chica comenzó a impacientarse. "Llamé a casa de la amiga donde supuestamente había dormido mi hija", recuerda. La niña le mintió y aseguró que Caroline hacía pocos minutos que había partido rumbo a la Zona Franca. Pero no era así, sino que su pista se perdió tras una redada. Al parecer, la Policía fue a la zona de las discotecas y montó una redada al detectar la presencia de menores. Como varios de los amigos de Caroline tenían antecedentes, salieron corriendo. Ella se escapó por un callejón junto a otro chico que estaba precisamente en busca y captura. Este joven dijo que la vio meterse bajo un coche y que él mismo corrió hasta un descampado, donde estuvo varias horas, mientras que los demás ya estaban tranquilamente en una hamburguesería. De la menor, ni rastro. "La tierra no puede haberse tragado a mi hija de 14 años", repite Isabel en las numerosas entrevistas que ha dado, buscando ayuda.

Las dudas

La abogada de la familia, presente en el plató de Desaparecidos junto a un agente de los mossos encargado del caso, afirmó entonces que las fuerzas de seguridad no habían investigado con la suficiente profundidad pues "Caroline lleva tres años desaparecida y no sabemos nada todavía". El agente defendió la forma en que su cuerpo ha llevado el caso y aseguró que siguen estudiando concienzudamente todas las pruebas.

La familia, por su parte, declaró sentirse desamparada y perdida ante la situación. "Sentimos que Caroline es una desaparecida de tercera", aseguraron fuentes familiares ante las cámaras del programa. El equipo de Desaparecidos habló también para intentar aclarar el caso con el último testigo que vio a la joven, y también uno de los sospechosos que baraja la Policía.

El joven dio su versión de los hechos, negando que tuviese nada que ver con la desaparición y señalando como responsables a tres personas de las que no recuerda su cara, asegura, "porque ya ha pasado mucho tiempo", un relato que no convence a la familia.