NOTICIAS
09/04/2018 11:45 CEST | Actualizado 09/04/2018 11:52 CEST

"Hoy mismo te echaría a la calle y tu hija se moriría de hambre"

La legionaria que faltó a la Inmaculada por cuidar de su hija ha sido víctima de acoso por parte de sus superiores.

EFE

"Lo que has hecho no tiene nombre, es una deslealtad absoluta. Si pasas de venir a un desfile ¿qué harás cuando haya una guerra? Si fueras civil hoy mismo te echaría a la calle y tu hija se moriría de hambre. Los privilegios son para gente que cumple, así que olvídate de estudiar para el curso de cabo". Eso fue lo que le dijo el sargento a la legionaria que faltó en diciembre de 2017 a la celebración de la Inmaculada por cuidar de su hija pequeña.

Según informa este lunes El País, el jefe del Ejército de Tierra, general Francisco Javier Varela, ha ordenado activar el protocolo frente al acoso sexual y por razón de sexo en las Fuerzas Armadas, tras tener conocimiento del parte de esta legionaria que ha llegado hasta la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

La soldado, destinada en el Tercio Juan de Austria de la Legión, ha sido sancionada con tres días de multa por su ausencia en el desfile. Pero también ha sido víctima de la persecución de algunos de sus superiores y por eso elevó un parte a la ministra. "Nunca fui mala militar hasta que fui madre, hasta que solicité reducción de jornada para cuidar a mi hija, hasta que pedí que se respetaran los derechos que tengo como militar", decía en la carta que envió a Cospedal y que recoge El País.

Era un día festivo y estaban cerradas las guarderías

El 8 de diciembre era un día festivo y la soldado decidió quedarse cuidando a su hija pequeña, ya que no tenían con quién dejarla porque su marido también es legionario y ambos debían acudir a la celebración de la Inmaculada, de hecho les negaron a los dos un día libre por razones personales.

Un día antes le comunicó a su superior que no podría acudir al desfile y al lunes siguiente, cuando llegó al cuartel, el sargento le dijo: "Te van a arrestar y yo he pedido que te pongan la pena máxima, lo que más daño te haga. Lo que has hecho no tiene nombre, es una deslealtad absoluta. Si pasas de venir a un desfile ¿qué harás cuando haya una guerra? Si fueras civil hoy mismo te echaría a la calle y tu hija se moriría de hambre. Los privilegios son para gente que cumple, así que olvídate de estudiar para el curso de cabo", añadió.

De hecho le dijo que debería haber hecho como uno de sus compañeros, que llevó a su hijo y se lo dejó a un desconocido en las gradas mientras desfilaba.

A partir de entonces empezó a ser acosada y, cuando puso la queja, le dijeron de parte del oficial que "si quiere normas, implica que la puede arrestar por cualquier cosa". Además, el marido de la afectada se ha obligado a pedir la baja del Ejército.

ESPACIO ECO