POLÍTICA
16/04/2018 01:58 CEST | Actualizado 16/04/2018 02:04 CEST

Puigdemont propone "otro candidato" si Sànchez no puede ser investido y anuncia un libro

"Al Estado le interesa que haya elecciones para ver si nos peleamos".

EFE

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha apostado por proponer a "otro candidato" a ese cargo si se confirma que el número dos de JxCat, Jordi Sànchez, no puede ser investido.

"Nuestra obligación es buscar las fórmulas para que no haya elecciones", ha señalado en una entrevista en TV3 desde Alemania.

Puigdemont cree que "no hará falta apurar hasta el final" el límite del 22 de mayo para investir al nuevo presidente catalán antes de que venza el plazo que conllevaría la convocatoria automática porque hay "tiempo para encontrar soluciones que respeten el mandato de la gente y que eviten elecciones".

Esas soluciones, ha señalado, pueden pasar por la "reforma de la ley de la presidencia" que impulsa JxCat para hacer posible una eventual investidura a distancia del propio Puigdemont. En cambio, "no pasa" por el hecho de que tanto él como el exconseller Antoni Comín renuncien a su escaño.

Puigdemont ha advertido de que no hay que conceder al Estado un "Govern de rodillas", sino formar un ejecutivo que responda al "mandato" del 21D y que aplique un "plan de choque" para "reconducir los efectos" del artículo 155 de la Constitución.

Aunque ha subrayado que en JxCat no quieren elecciones, ha reconocido que sería "ingenuo" pensar que hay "riesgo cero" de una repetición electoral, ya que en el Estado puede haber ese "interés". "Al Estado le interesa que haya elecciones para ver si nos peleamos", considera.

También ha explicado que liderará el Consejo de la República, una suerte de gobierno catalán en el extranjero, y ha asegurado que la exdiputada de la CUP Anna Gabriel tiene un puesto si lo desea, además de defender que Oriol Junqueras debería estar en el próximo Govern si él lo quiere.

"Tiene derecho a estar donde crea que tiene que estar", ha asegurado.

Contra el juez Llarena

Puigdemont ha cargado contra el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que "no se ha presentado a las elecciones" y cuya función "no es intervenir el poder legislativo" porque esa es "una línea roja que no hemos de dejar pasar".

Ha acusado al juez de haberse convertido en el diputado número 136 del Parlament y ha asegurado que sus decisiones no solo son un ataque "a lo que ha decidido el pueblo de Catalunya, sino también a medidas cautelares dictadas por Naciones Unidas".

Según el líder de JxCat, "por más que haya un juez que se esté ultrapasando" en su "ámbito de competencia", la respuesta soberanista "no puede ser plegarnos a su voluntad", y por eso ha aplaudido la querella promovida por el Parlament contra Llarena.

En su opinión, el independentismo debe "defender la posición" para que Llarena tenga que "responder del abuso" que a su juicio representa no permitir a Sànchez salir de prisión para poder ser investido, lo que demuestra que "hay diputados de primera y de segunda".

"No podemos naturalizar esta grave anomalía democrática que estamos viviendo", ha recalcado Puigdemont, que ha insistido en que "hasta el último minuto hemos de reclamar" que el Estado "respete" los resultados del 21D.

Asegura que no forzó su detención para involucrar a Alemania

En cuanto a su detención en Alemania, su intención era viajar de Finlandia a Bélgica para presentarse ante la justicia belga "sin complicar a ningún otro país". "Es un riesgo que debía correr", ha afirmado.

Ha asegurado que haber sido detenido en Alemania no formaba parte de ninguna estrategia suya para obligar a este país a involucrarse en el conflicto catalán, no ha querido vaticinar si será extraditado o no y ha concluido: "No quiero ser un problema para nadie".

¿Se lleva bien con ERC?

Puigdemont también ha defendido que el independentismo debería presentarse con una única lista en las municipales de Barcelona, ya que considera que la ciudadanía avala la unidad del soberanismo en un "momento histórico" de "extrema gravedad" como el actual.

"Es imperioso que haya la máxima unidad para gobernar la capital del país", apunta.

Preguntado por si tiene una mala relación con ERC, lo ha negado, y ha replicado que la muestra más evidente es que en las últimas catalanas quiso presentarse en una lista conjunta con los republicanos: "Me siento más cómodo en la unidad que en las trincheras de partido".

Prepara... ¿un libro?

El expresident catalán ha explicado que prepara un libro para septiembre bajo el paraguas de una editorial belga. No para entrar en los detalles de los días clave de la declaración de la república, sino con la intención de exponer a los países de la UE la "revolución catalana".

Puigdemont argumenta que no le interesa abordar las "morbosidades" de los días previos a que el Gobierno aplicara el artículo 155 sino explicar a Europa por qué los catalanes quieren la independencia y por qué, a su juicio, es una oportunidad de mejora democrática para todo el continente.

Sobre los días previos a la declaración unilateral de independencia, ha asegurado que "un ministro del Gobierno" le hizo llegar un mensaje para saber si estaba dispuesto a hablar con Rajoy para encontrar una salida que evitara el choque; él respondió que sí, pero el presidente del Gobierno "no quiso hablar".

NOTICIA PATROCINADA