INTERNACIONAL
18/04/2018 14:43 CEST | Actualizado 18/04/2018 14:43 CEST

Muere una pasajera de un avión al ser succionada tras a la explosión de un motor en pleno vuelo

Ha ocurrido en Filadelfia, EE UU.

Una mujer ha muerto este martes tras ser succionada en pleno vuelo por el motor de un avión de la aerolínea Southwest, que tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el Aeropuerto Internacional de Filadelfia tras sufrir un problema en uno de los propulsores y parte del fuselaje.

La explosión del motor rompió la ventanilla junto a la que viajaba la mujer, que fue succionada y no salió despedida gracias a que varios pasajeros lograron agarrarla. Sin embargo, las heridas que había sufrido le causaron la muerte. El avión, un Boeing 737-700 que cubría la ruta entre Nueva York y Dallas, tuvo que ser desviado a Filadelfia tras sufrir dichos problemas. En el aparato viajaban 143 pasajeros y cinco tripulantes.

La cadena de televisión local NBC 10 ha indicado que el motor explotó poco después del despegue. Las imágenes que recogen los medios del avión tras el aterrizaje muestran daños en el motor y un agujero donde debía estar una de las ventanillas.

El presidente ejecutivo de la compañía, Gary Kelly, ha aseverado que se trata del primer incidente mortal en la historia de la aerolínea, que cuenta ya con 51 años de experiencia, y ha asegurado que la compañía comenzará a revisar toda su flota lo antes posible.

Asimismo, Kelly, que ha confirmado que la última inspección de la aeronave afectada tuvo lugar dos días antes del incidente, el domingo, 15 de abril, ha indicado que ha tratado de ponerse en contacto con la familia de la víctima.

La víctima, procedente del estado de Nuevo México, ha sido identificada como Jennifer Riordan, de 43 años, según ha recogido la cadena de noticias ABC. "Jennifer ha fallecido como resultado de un incidente registrado en el vuelo número 1380 de la aerolínea Southwest", ha indicado su familia en un comunicado.

"Su pasión y amor hacían crecer nuestra comunidad y se expandían por todo el país. Su impacto sobre todo y todos nunca podrá ser medido (...) Agradecemos el apoyo de familiares, amigos y miembros de la comunidad", ha aseverado.

EFE
Un técnico inspecciona el motor averiado del avión en el que ha muerto la pasajera.

El presidente de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB), Robert Sumwalt, ha expresado durante una rueda de prensa en el aeropuerto de Filadelfia que la investigación preliminar indica la falta de un aspa del ventilador del motor, que se habría roto y podría haber provocado que se sobrecalentara.

Según Sumwalt, parte del motor dañado ha sido hallada en la localidad de Bernville, en el estado de Pensilvania, a unos 112 kilómetros del aeropuerto de Filadelfia. "Es muy poco común, así que estamos tomándonos este asunto de forma muy seria", ha afirmado.

"Esto no debería haber pasado y queremos entender por qué ha sucedido para poder así tomar medidas preventivas de cara al futuro", ha añadido Sumwalt, que ha estimado que la pesquisa sobre lo sucedido podría durar entre 12 y 15 meses.

El avión despegó del Aeropuerto LaGuardia de Nueva York sobre las 10.27 (hora local) del martes y realizó un aterrizaje de emergencia en Filadelfia aproximadamente una hora después.

"Hemos perdido parte del avión, así que tenemos que reducir la velocidad un poco", indicó el capitán, Tammy Jo Shults, a los controladores aéreos, según un audio al que ha tenido acceso la cadena de televisión NBC. "Dicen que hay un agujero y que alguien ha sido succionado", añadió Shults en respuesta a las cuestiones de los controladores, que preguntaron si había fuego a bordo.

"Una mujer ha sido succionada a través de una ventana y los pasajeros han tirado de ella para que volviera al interior de la aeronave", ha explicado Todd Bauer, padre de una de las pasajeras que se encontraban en el avión.

INCREMENTO DE LAS INSPECCIONES

La compañía Southwest ha informado de que tiene previsto acelerar su programa de inspección de motores y ha explicado que llevará a cabo exámenes ultrasónicos de las aspas de los ventiladores de los motores CFM56 de todos sus modelos 737.

"La compañía al completo se encuentra devastada y envía sus más profundas condolencias a los clientes, empleados, familiares y amigos que se han visto afectados por este trágico evento", ha aseverado la aerolínea en un comunicado.

A bordo del avión se encontraban 144 pasajeros y cinco miembros de la tripulación cuando se produjo el incidente. La pasajera que resultó herida fue trasladada en estado crítico a un hospital de la zona, donde murió posteriormente. Otras siete personas también resultaron heridas, según ha explicado la portavoz del Cuerpo de Bomberos Kathy Matheson.

Las acciones de la empresa cayeron un 3 por ciento después de que la NTSB informara del suceso. La compañía Boeing ha expresado sus condolencias a los familiares de la víctima mortal y ha asegurado que "ofrecerá la asistencia necesaria requerida por la NTSB".

NOTICIA PATROCINADA