VIRALES
23/04/2018 08:47 CEST | Actualizado 23/04/2018 08:47 CEST

Estupefacción ante el ensañamiento de esta chica con su cita de 'First Dates' y con el brutal 'zasca' final que lo dejó KO

"Espero que convenzas a alguna chica, porque a mí no me has convencido", le soltó, tras toda la noche lanzando pullas. 

CUATRO

La cita entre Adrián, un pintor de 25 años, y Carmen, una dependienta de 20, ambos de Madrid, anunciaba tormenta desde el minuto uno.

El chaval ha llegado al restaurante de First Dates descompuesto por los nervios, lo que unido a la ausencia de filtro de Carmen, que decía sin medias tintas lo que se le pasaba por la cabeza, ha dado como resultado que, más que una cita, lo que se ha visto se pareciera más a un boxeador ensañándose con un sparring.

Pincha aquí para ver el momento en la web de Cuatro

- Carmen (con cara de pocos amigos). Qué vas a pedirte

- Adrián. Es que tienen muchos nombres raros. Eso es chino.

- Carmen. Pues a mí no me gusta. Ya empezamos mal. Entre que te llamas Adrián y...

- Adrián. Yo lo chino lo odio, tía.

- Carmen. ¿Has probado muchas cosas?

- Adrián. He probado poco.

- Carmen. Pues tienes que probar para saber si te gusta. Tienes la mente muy cerrada.

Así, de zasca en zasca hasta el zasca final, empezaban a intentar romper el hielo Carmen y Adrián. Y así fue la tónica durante toda la cena. El chaval, quien reconocía ante la cámara que él es de los que va a un chino y se pide un filete con patatas, ha dejado claro a la chica desde un primer momento que estaba muy nervioso.

Ella, inclemente, echaba más leña al fuego con su actitud varios pueblos más allá de cortante.

- Adrián. Estoy muy nervioso

- Carmen. Sí, ¿no?... ¿De dónde eres? Yo de Fuenlabrada.

- Adrián. Pues yo de Vallecas. ¿Y qué tal?

- Carmen. Jajajajajaja

- Adrián. Así a primera vista bien...

Entonces, llegó el hachazo entre los hachazos.

- Carmen. ¡Qué va! No eres mi tipo para nada...

- Adrián. Es todo conocerse.

El chaval, hasta ese momento aparentemente impermeable a los pullazos de su cita, reconoció ante la cámara que las palabras de Carmen le habían hecho pupa: "Me he sentido plof por cómo lo ha dicho. El físico no es todo", ha argumentado.

CUATRO

Él seguía a lo suyo... dando y recibiendo... ¡pero de lo lindo!

- Adrián. Contigo han dado en el clavo. A primera vista me has gustado.

- Carmen. Pues soy una estúpida.

- Adrián. No lo creo. Me atrae tu personalidad.

Por si no había tenido suficiente, Carmen volvió a la carga con todo lo que le quedaba:

- Carmen. Pues yo te he visto muy soso.

- Adrián. Es que estoy nervioso.

- Carmen. Pero tienes un canal de YouTube que se supone que eres gracioso y...

- Adrián. No me voy a poner a hacer el tonto aquí.

Ante la cámara, la chica aseguraba —por si fuera poco— que se estaba cortando con Adrián: "Me estoy sintiendo mal porque yo soy así. Soy muy clara. En una situación normal le habría dicho más cosas malas. Pero con lo bueno que era me daba hasta cosica", ha relatado.

A la hora de pagar, tampoco faltó el palazo monumental:

- Adrián. Pagamos a medias. ¿No? Y si hay una segunda te invito yo.

- Carmen. ¡Vaya tela!

Y tras la paliza llegó la pulla final: A mí no me ha gustado la cita, no eres lo que busco, no eres mi prototipo ni eres lo que busco. Me da la sensación de que me decías todo el rato lo que quería escuchar y eso no me gusta", ha soltado Carmen, así, sin cortarse ni un pelo.

CUATRO

El chico intentó, aún así, esquivar el palo, reponerse y terminar con un poco de dignidad. Pero oye, ni por esas:

- Adrián. Espero que encuentres lo que buscas.

- Carmen. Gracias, y espero que convenzas a alguna chica, porque a mí no me has convencido.

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

NOTICIA PATROCINADA