NOTICIAS
23/04/2018 18:30 CEST | Actualizado 23/04/2018 18:32 CEST

Patrimonio no deja entrar en el Valle de los Caídos a los familiares de los cuerpos que serán exhumados

Los peritos comienzan os trabajos en el osario de la cripta para cumplir una resolución judicial.

"No es buen momento", ha dicho el portavoz de Patrimonio Nacional a los familiares que han acudido este lunes al Valle de los Caídos para ser testigos del inicio de los trabajos de exhumación de sus seres queridos. Se trata de una jornada histórica, ya que es la primera vez en la que existe una resolución judicial que dicta que los cuerpos de dos fusilados republicanos han de ser entregados a sus familias, lo que abre la puerta a que más personas puedan reclamar los restos de sus allegados enterrados en el mausoleo franquista.

Numerosas cámaras de televisión desplazadas hasta el lugar han captado el momento en el que el portavoz de Patrimonio Nacional, vestido de traje y gafas de sol oscuras, les comunicaba a los familiares que no podían pasar al recinto, por lo que se han quedado en la entrada. Ha pedido a las familias que "no se interfiera" en los trabajos de los peritos que "están haciendo sus labores".

Los expertos del Instituto Torroja de Ciencias de la Construcción, perteneciente al Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), habían comenzado una hora antes de la llegada de los familiares los trabajos preliminares de exhumación en el Valle de los Caídos.

El recinto cierra al público todos los lunes, situación que ha facilitado el trabajo de los técnicos. Está previsto que en un primer momento analicen la situación del osario de la cripta del sepulcro y emitan un informe técnico sobre su situación y la forma en que se podría acceder a ellos.

BATALLA LEGAL DE SEIS AÑOS

La exhumación de los hermanos Manuel y Antonio Lapeña, procedentes de Villarroya de la Sierra (Zaragoza) y fusilados en 1936 por el bando sublevado, está recogida en una sentencia judicial. La batalla legal para lograr esta resolución ha costado seis años a sus familiares.

Junto a los allegados de los Lapeña, también han acudido hoy al Valle de los Caídos los familiares de dos combatientes reclutados por el bando sublevado que murieron en combate y que fueron enterrados posteriormente en el mausoleo, de donde también van a ser exhumados según se recoge en una resolución de Patrimonio.

Se trata de Pedro Gil Calonge, de Castejón del Campo (Soria), de profesión agricultor, que fue reclutado en Soria por el bando nacional y destinado a Zaragoza, hasta que el 1 de junio de 1937, murió a causa de herida de bala; y la de Juan González Moreno, nacido en Arriate (Málaga), también de profesión agricultor y reclutado por el bando nacional, a quien una herida en la cabeza provocó su muerte en un hospital de Jerez de la Frontera el día 1 de agosto de 1938.

EFE
Miembros de las dos familias que han pedido las exhumaciones de sus allegados en el Valle de los Caídos y su abogado, este lunes en el acceso al mausoleo.

Ante la negativa de permitir el acceso, el abogado de los familiares, Eduardo Ranz, ha considerado que impedirles el acceso al recinto es un "error" y ha reclamado a Patrimonio una "buena explicación" por tomar tal decisión.

El abogado ha señalado que este lunes es un "día histórico" y ha recordado que las víctimas fueron "secuestradas y enterradas con sus verdugos". Asimismo, ha comparado esta acción con la exhumación de los restos de Miguel de Cervantes que se realizó en 2015 patrocinada por el Ayuntamiento de Madrid con una "cámara milimétrica". "Lo que se va a producir hoy será parecido", ha opinado.

A una pregunta acerca del tiempo que pueden durar los trabajos y las exhumaciones, el abogado ha explicado que espera que sea un plazo corto y ha negado haber mantenido ningún encuentro con el prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera.

Por su parte, los familiares han recibido con emoción y esperanza el inicio del proceso. Purificación Lapeña Garrido, nieta de Manuel Lapeña y sobrina nieta de Antonio Lapeña, ha explicado que este "histórico día" puede allanar el camino para otras familias que quieran buscar y enterrar a sus familiares.

"Tampoco me creo mucho que no se pueda acceder. Con la tecnología de hoy se puede hacer cualquier cosa", ha explicado.

"NO VENIMOS CON REVANCHISMO"

Rosa Gil, nieta de Pablo Gil Calonge, ha destacado la importancia de que se reúnan las familias de ambos bandos. "No venimos con revanchismo solo a recoger a nuestros familiares y llevarlos a casa", ha recalcado al tiempo que ha desvelado la ilusión y esperanza de su padre con 82 años.

Asimismo, Francisco Mesa, nieto de José y Antonio Cansado la Mata personas que también se encuentran en el Valle de los Caídos, ha destacado que esta acción "es un primer paso para cerrar heridas".

"En mi caso no hay resolución judicial, pero visto lo visto Patrimonio tiene que abrir las puertas para los que deseamos sacar a nuestros familiares. Es el principio del camino de la esperanza", ha concluido.

También se ha expresado sobre este asunto el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que ha recordado un informe de expertos elaborado hace unos años que explicaba las dificultades para llevar a cabo las exhumaciones en el Valle de los Caídos.

Catalá ha destacado las "dificultades de acceso físico" a la zona y ha emplazado a las conclusiones del informe de los peritos del instituto del CSIC.

NOTICIA PATROCINADA