INTERNACIONAL
24/04/2018 11:35 CEST | Actualizado 24/04/2018 15:43 CEST

Asesinados y disueltos en ácido tres estudiantes desaparecidos en México

Los tres jóvenes, de entre 20 y 25 años, fueron secuestrados por error por miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Imágenes de los tres estudiantes asesinados.
AFP
Imágenes de los tres estudiantes asesinados.

Los tres estudiantes de cine desaparecidos el 19 de marzo pasado en el municipio de Tonalá, habrían sido asesinados y sus cuerpos diluidos en ácido, según ha informado este martes la Fiscalía General del estado Jalisco, oeste de México.

El titular de la Fiscalía, Raúl Sánchez, señaló que han informado a los familiares de los estudiantes que, presuntamente, fueron ejecutados por integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) que opera en esta región del país. Ha agregado que dos presuntos responsables del asesinato han sido detenidos.

Los estudiantes Javier Salomón, Daniel Díaz y Marco Ávalos, de la Universidad de Medios Audiovisuales (Caav) fueron vistos por última vez el 19 de marzo cuando se los llevaron supuestos agentes de la fiscalía. Tenían entre 20 y 25 años.

La jefa de la investigación, Lizette Torres, informó que los dos detenidos han sido identificados como Omar "N" y Gerardo "N" y presuntamente están vinculados al CJNG.

En la declaración de los detenidos se infiere que los tres jóvenes fueron asesinados y sus cuerpos fueron disueltos en ácido, dijo la responsable de la investigación.

AFP
Amigos y familiares de los desaparecidos colocan velas en su recuerdo.

RESTOS DE SANGRE

El pasado 19 de abril, al cumplirse un mes de la desaparición de los tres estudiantes, lanzaron un operativo en diversas zonas de Tonalá que les permitió encontrar en una casa tres contenedores con productos químicos.

Estos recipientes estaban distribuidos en distintas habitaciones en las que también se encontraron manchas de sangre y tras revisarlos la policía confirmó que contenían restos humanos que podían corresponder a los estudiantes.

Los tres estudiantes fueron secuestrados por hombres armados que se identificaron como miembros de Fiscalía estatal tras detenerse por una avería de uno de los coches en que viajaban con tres mujeres el pasado 19 de marzo. Los responsables de la investigación aseguran que ninguno de estos jóvenes estaba vinculado al narcotráfico y atribuyen su secuestro a un error de los delincuentes.