TENDENCIAS
01/05/2018 11:39 CEST | Actualizado 01/05/2018 11:39 CEST

10 cosas que un introvertido quiere que su pareja (extrovertida) sepa

Necesitamos prepararnos mentalmente para situaciones sociales, procura no cambiar los planes a última hora.

Sam Edwards via Getty Images
Las relaciones entre introvertidos y extrovertidos pueden funcionar sin problemas, siempre y cuando ambas partes se tomen el tiempo de comprender las necesidades de su pareja.

Por muy diferentes que sean las personas introvertidas y extrovertidas, a menudo acaban emparejándose. Tal vez se deba a que los polos opuestos se atraen: estos dos tipos de personalidad suelen complementarse.

La diferencia fundamental entre estos dos tipos de personas es que los introvertidos necesitan un tiempo a solas para recargar energía, mientras que los extrovertidos se recuperan estando con personas. Así pues, no resulta sorprendente que, a menudo, tengan problemas para entenderse.

"Yo soy introvertido y mi mujer, extrovertida, cuenta el escritor Seth Adam Smith al HuffPost. "Debido a esta diferencia de personalidad, los primeros años de nuestro matrimonio fueron muy complicados. Yo quería vivir en el campo tranquilamente y pasar tiempo a solas con ella. Ella, por el contrario, prefería residir en la ciudad para poder visitar a muchas personas. Al principio, estas diferencias afectaron negativamente a nuestra relación".

Con el tiempo, Smith y su mujer se conocieron mejor y fueron capaces de amar sus diferencias.

"Pero, al final, y tras algunas acaloradas discusiones, aprendimos que nuestras personalidades opuestas podían ayudarnos a crecer. Yo me recupero en soledad: leyendo, haciendo senderismo solo o haciendo largos viajes. Este tipo de actividades me ayudan a recargar pilas, mientras que estar rodeado de gente me desgasta. Por tanto, me resultaba muy complicado entender por qué a mi mujer le encantaba estar rodeada de personas", apunta.

A continuación, varios lectores introvertidos comparten lo que les gustaría que tuvieran en cuenta sus parejas extrovertidas.

Nota: algunos de los apellidos han sido omitidos para proteger la privacidad de las personas.

1. No nos resulta fácil mantener una conversación superficial

"Mi mujer habla con todo el mundo y siempre entabla conversaciones cuando estamos por ahí. En esos momentos desearía tener una capa de invisibilidad para no tener que estar ahí sonriendo y sintiéndome incómodo por dentro". ― Kellie J.

2. Agradecemos poder apoyarnos en vosotros en situaciones sociales

"Yo soy muy introvertida, mientras que mi pareja es extrovertida. Desde que le expliqué algunas de mis peculiaridades, me apoya totalmente. Me siento muy segura cuando estoy con él. Siempre está ahí para dirigir la conversación cuando quiero mantenerme al margen y siempre se preocupa por integrarme sin llegar a lanzarme a situaciones incómodas. ¡Es una combinación perfecta!". ― Dimitra N.

3. También podemos ser extrovertidos si lo necesitamos, pero nos resulta agotador

"Mi mujer es muy extrovertida, y siempre se pregunta cómo alguien tan introvertido como yo puede tener éxito en un trabajo que requiere tanta interacción social. Probablemente lo entendería mejor si comprendiera que los introvertidos a menudo tenemos una personalidad secundaria que usamos en ese tipo de situaciones y nos permite comunicarnos eficientemente con los demás". ― Cody M.

4. Tenemos que prepararnos mentalmente antes de socializar, así que procura no cambiar los planes a última hora

"Ojalá mi marido comprendiera que, cuando hacemos planes, solo estoy mentalmente preparada para socializar con la persona con la que hemos hecho planes desde un comienzo. Si se suman más personas a última hora, me siento agotada mentalmente, en especial si se trata de personas que no conozco. Aunque mi marido lo sabe, como buen extrovertido que es, a veces se emociona y piensa 'Cuantos más, mejor' e invita a personas a última hora: '¿Estás por aquí? ¡Vente con nosotros!". ― Nichola Gwon

5. Cuando llegamos al límite, es probable que tengamos que marcharnos lo antes posible

"A veces, a mi marido le parece mal cuando, después de un evento, me retiro inmediatamente al coche, pero yo tampoco siento que deba quedarme. No me gusta mantener conversaciones y ya me sobrepasa el evento en sí, así que, cuando termina, estoy lista para irme. Me voy al coche y le espero ahí, pero no le meto prisa, porque entiendo que a él le gusta, y me encantaría que comprendiera que a mí no". ― Temitope Adesina

6. Pasar tiempo a solas es una necesidad indispensable

"Me gustaría que comprendiera que aunque tenga ganas de estar sola no quiere decir que le esté rechazando. Necesito ese tiempo para recargar las pilas. La soledad es fundamental para los introvertidos". ― Marzi Wilson

7. No nos obliguéis a hacer amigos. Lo haremos cuando y como nos parezca adecuado

"Mi mujer es muy extrovertida y quiere que tengamos amigos en común. Esto sería mucho más sencillo si entendiera cómo hacemos amigos los introvertidos. A veces, los extrovertidos intentan forzar una amistad, dado que creen que los introvertidos solo necesitamos un pequeño empujón para hacer amigos. Este comportamiento puede resultarnos agresivo y tiende a arruinar cualquier amistad potencial, ya que es muy invasivo. Para que una amistad surja, debe ir construyéndose de manera natural y con tiempo". ― Cody M.

8. No somos 'vagos' o 'aburridos' por no querer salir una noche

"Cuando las personas introvertidas se sienten agotadas, lo último que necesitan es que les echen en cara que son aburridos o vagos. Lo que de verdad deseamos es que nuestra pareja nos acompañe para recargar nuestras pilas. Disfrutamos de actividades como la lectura o como soñar despiertos junto a la persona a la que queremos". ― Michaela Chung

9. Si no tenemos ganas de salir, podéis salir sin nosotros

"A lo largo de los últimos 18 años, mi marido y yo hemos llegado a un acuerdo respecto a nuestro calendario social. Él sale mucho más que yo. Y es esencial que mi tiempo a solas sea respetado igual que yo respeto sus salidas con sus amigos. No es que yo sea antisocial: tengo muchos amigos y adoro a mi familia. Sin embargo, necesito estar tranquila de vez en cuando para procesar mentalmente todo lo que ha ocurrido esa semana y recuperarme". ― Kaia Roman

10. El hecho de que estemos callados no implica que estemos enfadados

"Si alguna vez estoy callada o seria, es probable que no se deba a un enfado: me estoy limitando a observar. Las personas me fascinan: sus rarezas, sus maneras, las inflexiones de su voz..., así que me gusta observarlos". ― Heather T.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por María Ginés Grao.