25/04/2018 18:30 CEST | Actualizado 04/05/2018 11:18 CEST

Siete soluciones con las que dar un giro de 180º a tu vida digital

P.I.L.I. (Pequeñas Ideas Liberadoramente Impredecibles) propone los remedios más locos a los problemas diarios.

No hay nada, o casi nada, que no tenga solución con solo encender el teléfono móvil: comprar cualquier cosa —por muy extraña que parezca—, reservar en el mejor restaurante del lugar, escuchar en bucle la canción del momento, conocer el tiempo, consultar tus gastos, practicar una tabla de yoga, consultarle a un médico por un determinado síntoma, descubrir que hay una persona perfecta para ti o ponerse en contacto con un desconocido que vive a miles de kilómetros.

Con la llegada de la tecnología y la inteligencia artificial hemos decidido dejar poco espacio a la improvisación en nuestras vidas y parece que huímos de las satisfacciones que nos pueden dar las pequeñas sorpresas, como encontrar por azar una coqueta tienda de alimentación o una preciosa plaza al girar la esquina.

Es hora de darle una vuelta de tuerca a todo eso... Es el momento de dejarnos asesorar por algo o alguien que rompa de una vez nuestra ordenada y previsible vida.

Y Aquarius lo quiere intentar. Para ello, ha ideado P.I.L.I., Pequeñas Ideas Liberadoramente Impredecibles, el asistente personal imaginario que quiere revolucionar nuestro día a día, dándole un toque de diversión y desconcierto, y desprogramando nuestra vida.

¿Imaginas cómo sería nuestra vida si por unos momentos hubiese alguien como P.I.L.I. a la hora de tomar algunas decisiones? Así que dejemos espacio para nosotros mismos, para nuestra creatividad y para nuestras ganas de disfrutar y optemos por soluciones diferentes que hagan el día día más emocionante.

1. Tengo visita en casa y no tengo cena

Solución programada

Antes de salir de trabajar, buscas en tu aplicación preferida un restaurante que se acople al gusto de tus invitados y a tu bolsillo, y pide que te lo lleven a casa. En una hora, la cena estará sobre la mesa. ¡Ah! Y hay una oferta interesante si quieres que también te lleven la bebida perfecta para esa cena.

Solución improvisada

¡Pues todos al bar de la esquina que dicen que tienen las mejores croquetas de la ciudad!

2. Tengo que comprar, hacer la cena, poner la lavadora... ¿Cómo lo organizo si no tengo tiempo?

Solución programada

Entras en el supermercado digital y encargas que te lleven a domicilio la misma cesta de la compra que hiciste hace dos semanas. Son cuatro clics y tres minutos. De camino a casa, buscas un restaurante de comida casera y compras la cena. ¡Y por cierto! Antes de salir de trabajar programa la lavadora para que cuando llegues esté lista para tender.

Solución improvisada

Estás sometida a mucho estrés... ¿Qué tal si, como hacen los niños, pruebas a tirarte por un tobogán gigante y te relajas? Así cogerás fuerzas y tendrás buen humor para improvisar una cena con lo que tienes y dejar la compra para mañana.

3. ¡Aún no he comprado el regalo del día de la madre!

Solución programada

Miras a ver qué le van a regalar tus influencers preferidas a sus madres. Seguro que en ese mismo post hay un enlace a la tienda donde lo han comprado y ¡listo!

Solución improvisada

¡Échale imaginación y cariño! ¿Qué tal si te vas mañana a su casa pronto y le preparas el mejor de los desayunos y la despiertas con su canción favorita?

4. Estás desayunando, tienes el tiempo justo y se te cae el café encima

Solución programada

Buscas vídeos o artículos en internet que ofrezcan trucos eficaces para quitar la mancha de café de tu ropa. Lo sigues a rajatabla, tiendes la prenda para que esté seca y limpia al llegar a casa, y te cambias el look completo.

Solución improvisada

Deja la prenda a remojo hasta que vuelvas a casa para limpiarla, ponte la primera camiseta que encuentres y sal corriendo al trabajo. ¡Con tantos dibujitos alegrará el día a los de la oficina!

5. Llegas tarde a tu cita y encima está diluviando

Solución programada

En diez minutos tienes que estar en un restaurante del centro y llueve como si no hubiera un mañana... No tienes más que abrir tu ordenador y consultar en google maps cuál es el servicio de transporte que más rápido te va a llevar. Con un clic tendrás un coche en la puerta en menos de tres minutos.

Solución improvisada

Cierra el ordenador, coge el paraguas, bájate a la calle y, mientras llega un taxi libre, vete dando un paseo bajo la lluvia.

6. Llegas tarde a casa y te tienes que preparar la comida del día siguiente

Solución programada

Abres Instagram y curioseas por el perfil de las instagramers más famosas del momento en lo que a comida sana se refiere hasta que encuentras una receta apetitosa y de la que tienes todos los ingredientes. Al final no es tan rápida como creías pues en elaborar la 'salsa de algas' has tardado más de media hora.

Solución improvisada

Mereces acostarte pronto. ¿Qué tal si mañana te vas con tu compañera de trabajo a comer al italiano y os dais un homenaje? Total, un día es un día.

7. Quieres ver una película esta noche pero estás escaso de ideas

Solución programada

Revisas una y otra vez los catálogos de las plataformas de streaming a las que estás suscrito, incluyendo las recomendadas para ti. Filtras por género, por idioma, por actores... Pero nada, ninguna te convence y cuando por fin te decides ya es hora de irse a dormir.

Solución improvisada

Sal de casa y vete a tu cine más cercano. Echa un vistazo a la cartelera y compra una entrada para la primera película que te entre por los ojos. Y no olvides entrar en la sala con un buen cargamento de palomitas para hacer todavía más agradable la experiencia.

EL HUFFPOST PARA HONEST