POLÍTICA
02/05/2018 08:12 CEST | Actualizado 02/05/2018 08:18 CEST

Los sentimientos del PP de Madrid: "Estamos pasando nuestra peor etapa"

El funeral del 2 de mayo del Partido Popular: “tristeza”, “vergüenza”, “expectación”...

EL HUFFPOST

"Estamos pasando la peor etapa del PP de Madrid". Así de rotundo se expresa un alto cargo del Partido Popular en la región, con cuarenta años de carrera política a las espaldas. Un partido en caída, azotado por la corrupción, en el que se mezclan imputados y tramas con rencillas internas y vendettas. Todo a un año de la celebración de las elecciones autonómica y municipales, con un fantasma vestido de naranja.

Los madrileños celebran hoy su festividad del 2 de mayo... y el PP de Madrid es un funeral. El 'cifuentismo' ha muerto después de un mes azotado por el caso del máster y finiquitado con un vídeo en el que la expresidenta robaba dos cremas en un hipermercado en Vallecas.

Los sentimientos se agolpan entre los miembros del Partido Popular madrileño tras unos días de infarto. Varios cargos y parlamentarios confiesan su estado de ánimo a El HuffPost: "Vergüenza", "un sentimiento de pena", "han machacado a Cristina", "¿cómo convencemos ahora a la gente?", "expectación", "puede haber otras explicaciones como un trastorno", "no debía haber continuado con esta historia un mes"...

Se busca presidente

Hoy todos los populares de Madrid que conservan mando en plaza o aspiran a ello se pondrán sus mejores galas para ir a la recepción en la Real Casa de Correos. Cristina Cifuentes quería aguantar hasta hoy y luego dimitir por la tarde. Las invitaciones han llegado los buzones con el nombre de la expresidenta. Pero ejercerá como anfitrión su sucesor en funciones, Ángel Garrido. Entre los invitados, Dolores de Cospedal, principal valedora de Cifuentes y la emisaria que Rajoy envió a la sede de la Comunidad para comunicarle a la ya expresidenta que su situación no aguantaba ni un minuto más en la mañana del famoso vídeo de la cremas.

Un cargo del PP invitado al acto dice: "Voy a ir para darle un abrazo a Ángel. Ha sido concejal del Ayuntamiento, conoce muy bien la comunidad y el partido. Es un tío estupendo, discreto, eficaz, buen trabajador y gestor. A lo mejor no es un líder que arrastre masas, pero ahora no necesitamos eso. Para el año que resta, Garrido es el sucesor natural".

Esa expresión es la que se repite en el PP madrileño: "sucesor natural". También la emplea uno de los alcaldes con más poder en la Comunidad y con influencia entre los suyos. "Lo estoy viviendo todo esto con pena", reconoce además.

Pero todos saben que, por mucho que quieran, los nombres del futuro del PP de Madrid saldrán directamente del despacho de Mariano Rajoy. El propio Garrido decía al asumir el cargo interino que era un "disciplinado" militante y que el candidato para intentar la investidura sería el decidido por el presidente y la dirección nacional.

Y es que son varios frentes abiertos. Lo primero es elegir el nombre para la Presidencia de la Comunidad para lo que queda de legislatura (hasta mayo de 2019). Debe ser un diputado de la Asamblea de Madrid y la fecha tope es el 21 de mayo. Garrido, que hasta ahora era consejero de Presidencia, es el favorito del PP de Madrid. En las quinielas también aparecen Pedro Rollán, Enrique Ossorio, Juan Antonio Gómez-Angulo, Carlos Izquierdo y Rosalía Gonzalo. El PP es hoy un hervidero de rumores y nombres.

EFE

¿Casado y Santamaría para 2019?

La dirección del PP va a esperar unos días para hacer públicas sus decisiones, según ha confesado el coordinador general, Fernando Martínez-Maillo. Lo que ya tienen claro es que habrá bicefalia: un candidato para la investidura próxima y otra persona al frente del PP de Madrid.

Y ya luego tocará elegir más adelante a los candidatos para la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid para 2019. La sensación que crece en el PP es que deben ser dos figuras muy potentes ante el negro panorama que se avecina. Son dos plazas imprescindibles en la política y, además, las municipales y autonómicas servirán de antesala de las generales.

Dos nombres empiezan a cobrar mucha fuerza de cara a esa carrera: Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado. Este último ya llevaba meses circulando en los corrillos de la villa y corte, ante la necesidad de encontrar perfiles que pudieran competir ante un Ciudadanos efervescente.

Y algunos en el Partido Popular empiezan a verbalizar este posible ticket electoral, como el exministro de Exteriores José Manuel García-Margallo, que considera que tanto Casado como Sáenz de Santamaría tienen "experiencia y son conocidos", por lo que serían "buenos candidatos". Aunque también hay quienes interpretan que estas palabras del exministro, enfrentado a la vicepresidenta, juegan en contra de Santamaría para sacarla fuera del Consejo de Ministros.

Lo que está claro es que el PP necesita buscar perfiles para 2019 tanto para la Comunidad como para el Ayuntamiento, ya que en Cibeles ejerce ahora como portavoz el desconocido José Luis Martínez Almeida, que ocupó el puesto tras la dimisión de Esperanza Aguirre. Por cierto: Sáenz de Santamaría y Casado son las grandes estrellas invitadas que acudirán a la recepción. Más leña para los titulares.

EFE

"Nos sentimos tristes"

"Todavía hay tiempo, tenemos un año", dice un cargo electo del PP de Madrid, pero reconoce lo duro que va a ser este año: "Vete tú ahora a decir a la gente en la calle que la política es una cosa noble". Y recuerda cómo ha vivido estos días: "Sientes vergüenza, cualquier persona de un partido viendo a un dirigente en esas imágenes en el supermercado. Puede haber otras explicaciones, algún tipo de trastorno, pero eso debería estar en la esfera personal..."

"Cristina se ha podido equivocar, ese máster no iba a ninguna parte... Pero, chica, ante la duda haber perdido perdón, haber dado explicaciones el primer día y no haber continuado con esta historia", se lamenta este cargo.

Se mezclan la política y las sensaciones personales. Un popular madrileño que la conoce desde hace décadas se expresa así: "Nos sentimos tristes, se ha machacado a Cristina". Y añade que entre sus compañeros domina la "decepción", la "tristeza" y la "expectación" ante la "época de cambios" que se avecina.

Todo ello azuzado también por las confesiones de Ignacio González y Francisco Granados, la imputación de Alberto Ruiz-Gallardón, las declaraciones de la antigua directora de comunicación Isabel Gallego...

Ahora todos a celebrar el 2 de mayo, a los corrillos de la Puerta del Sol, a la rumorología que tanto adora la Villa y Corte. Seguro que no faltarán, como todos los años, algunos invitados vestidos de goyescos. Porque Madrid sigue siendo un cuadro de Goya. A ratos, El quitasol; a ratos, Saturno devorando a sus hijo.

EL HUFFPOST PARA ENDESA