POLÍTICA
16/05/2018 19:46 CEST | Actualizado 16/05/2018 19:47 CEST

El exdirector Antifraude de Cataluña cobró indebidamente 70.000 euros, según la Sindicatura de Cuentas

En concepto de trienios y complementos.

EFE
Imagen de archivo de Daniel de Alfonso

El exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) Daniel de Alfonso cobró casi 70.000 euros en trienios y complementos indebidamente percibidos, según un informe de la Sindicatura de Cuentas que detecta irregularidades contables en la gestión de la entidad que podrían ser delictivas.

El informe es fruto de la investigación que la Sindicatura de Cuentas ha llevado a cabo sobre las cuentas de la Oficina Antifraude correspondientes al ejercicio de 2015, cuando era dirigida por Daniel de Alfonso, destituido en junio de 2016 tras divulgarse la polémica grabación de una conversación con el exministro de Interior Jorge Fernández Díaz.

La Sindicatura ha constatado cobros indebidos por parte de De Alfonso y su directora adjunta, así como irregularidades en la incorporación del personal funcionario a la entidad -que fue empleado de forma directa, sin convocatoria pública-, y en los gastos de suministros y servicios, así como en pagos de complementos y de tiques restaurantes.

"Hechos perseguibles administrativa y judicialmente"

El informe señala que al menos tres de las irregularidades detectadas, entre ellas el pago de los trienios y de los complementos de calidad abonados al personal de Antifraude, pueden "dar lugar a hechos perseguibles administrativa y judicialmente".

Concretamente, la Sindicatura de Cuentas señala que el director de Antifraude no tenía derecho a cobrar el trienio que generó en la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), al ser un alto cargo, por lo que presuntamente cobró de forma irregular un exceso de 49.086 euros.

Según el informe, la Oficina no calculó correctamente los trienios generados en otras administraciones por sus funcionarios y los fue incrementado "irregularmente" cada vez que se tenía derecho a uno nuevo.

Otra de las infracciones que detecta la Sindicatura es que De Alfonso y su exdirectora adjunta, Maite Masià, cobraron sendos complementos de calidad de 20.005 y 9.721 euros, respectivamente, a los que no tenían derecho dada su condición de altos cargos.

Además, añade el dictamen, el director de la OAC y el entonces responsable del área de Administración y Recursos Humanos "se aplicaron porcentajes superiores al 5,0 % de lo establecido en las bases de cálculo del complemento de calidad sin ninguna justificación".

La Sindicatura de Cuentas ve también irregular la incorporación de funcionarios en Antifraude a lo largo del año 2015, dado que fueron empleados de forma "directa, sin ninguna convocatoria pública para cubrir las plazas" y pese a que no se daban los requisitos de excepcionalidad y urgencia que establece la normativa.

También denuncia el informe que la OAC no aplicó "medidas de contención del gasto equivalentes a las adoptadas por la Generalitat", como lo demuestra el pago de los complementos de calidad o tiques restaurante.

Asimismo, la Sindicatura advierte de que los altos cargos de Antifraude "no formularon la declaración de actividades ni la declaración patrimonial y de intereses" ni se facilitó a este órgano de control los del resto del personal, como sería preceptivo.

Respecto a la gestión presupuestaria, la Sindicatura alerta de que las modificaciones de crédito de Antifraude no se tramitaron de acuerdo con la normativa vigente y se imputó en el ejercicio de 2015 gastos no realizados por valor de 468.122 euros, que corresponden a provisiones de gasto por créditos no consumidos.

Además, para la Sindicatura de Cuentas, el sistema de gestión presupuestaria, contable y de contratación de Antifraude "tenía carencias y poca fiabilidad".

NOTICIA PATROCINADA