INTERNACIONAL
18/05/2018 13:17 CEST | Actualizado 18/05/2018 18:03 CEST

Todos los obispos chilenos ofrecen su renuncia ante el papa Francisco

Los prelados han puesto sus cargos a disposición del pontífice por su gestión de los escándalos de abusos en Chile.

En una decisión inédita, todos los obispos chilenos han presentado este viernes su renuncia ante el papa Francisco por la gestión de los casos de abusos sexuales a menores en su país. El paso dado por los 34 prelados tiene lugar después de que se haya filtrado una carta que el pontífice les envió, en la que manifestaba su "vergüenza" y les recriminaba haber ocultado y obstaculizado las investigaciones a curas que abusaron de niños. También les censuraba porque muchos de los religiosos que habían cometido estos delitos, en lugar de ser expulsados, fueron recolocados en otras diócesis.

"Hemos puesto nuestros cargos en las manos del Santo Padre para que libremente decida con respecto a cada uno de nosotros", ha explicado en un comunicado la conferencia episcopal chilena, que también ha sido leído ante los medios en una rueda de prensa.

Los obispos de Chile fueron convocados del 15 al 17 de mayo para reunirse con el papa Francisco después de los graves errores y omisiones cometidos durante años y que fueron detectados tras una extensa investigación conducida por el arzobispo maltés, Charles Scicluna, sobre la gestión de los casos de abusos, especialmente en relación al caso de Juan Barros, acusado de encubrir al sacerdote Fernando Karadima. Este cura fue encontrado culpable de abusos sexuales cometidos entre los años ochenta y noventa, y acabó siendo expulsado de la Iglesia.

VERGÜENZA

La carta privada que el papa envió los obispos este martes constaba de 10 páginas y se basaba en las conclusiones de esta investigación. En ellas, el pontífice denunciaba la falta de transparencia de la Iglesia chilena en la gestión de los casos de abusos sexuales al constatar que hubo "destrucción de documentos comprometedores" por parte de encargados de archivos eclesiásticos. El documento, a pesar de ser confidencial, ha sido difundido por la televisión chilena T13.

"Mis enviados han podido confirmar que algunos religiosos expulsados de su orden a causa de la inmoralidad de su conducta y tras haberse minimizado la absoluta gravedad de sus hechos delictivos atribuyéndolos a simple debilidad o falta moral, habrían sido acogidos en otras diócesis e incluso, en modo más que imprudente, se les habrían confiado cargos diocesanos o parroquiales que implican un contacto cotidiano y directo con menores de edad", expresaba el papa en su misiva.

Francisco escribió que sentía "vergüenza" por las declaraciones que "certifican presiones ejercidas sobre aquellos que debían llevar adelante la instrucción de los procesos penales" con el fin de minimizar los casos de abusos.

En su texto, Francisco apuntaba que se pudo constatar también "la existencia de presuntos delitos investigados solo a destiempo, o incluso nunca investigados, con el consiguiente escándalo para los denunciantes y para todos aquellos que conocían las presuntas víctimas, familias, amigos y comunidades parroquiales".

PEDIR PERDÓN

Los obispos chilenos destacan en su comunicado que quieren "pedir perdón por el dolor causado a las víctimas, al Papa, al Pueblo de Dios y al país por nuestros graves errores y omisiones" relacionadas con los casos de abusos en el seno de la Iglesia chilena.

"Queremos que el rostro del Señor vuelva a resplandecer en nuestra Iglesia y a ello nos comprometemos. Con humildad y esperanza les pedimos a todos que nos ayuden a recorrer este camino", añaden los obispos chilenos.

El papa mantuvo una reunión privada con víctimas de abusos sexuales por parte de clérigos en el marco de su visita a Chile el pasado enero. "No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia", señaló Francisco.

El periodista Juan Carlos Cruz, una de las tres víctimas chilenas de abusos sexuales del sacerdote Fernando Karadima que participó en otra reunión con el papa en el Vaticano hace dos semanas, ha valorado el gesto de los obispos chilenos. "Esto cambia las cosas para siempre -ha señalado Cruz en su cuenta de Twitter-. "Obispos chilenos TODOS renunciados. Inédito y bien".

NOTICIA PATROCINADA