NOTICIAS
22/05/2018 17:42 CEST | Actualizado 22/05/2018 18:18 CEST

Catalá dice que "se está corrigiendo la mala práctica" que denunciaron dos madres lesbianas en Murcia

El ministro de Justicia ha afirmado que en Murcia no se aplicó la legislación vigente sino "una ley año del año 2006, cuando gobernaba el PSOE".

EFE

El ministro de Justicia, Rafel Catalá, ha calificado de "mala práctica" el trato discriminatorio que han sufrido dos madres lesbianas al inscribir a su hijo en el Registro Civil de Murcia, donde el funcionario les reclamó, además del habitual libro de familia y el certificado de nacimiento, un documento acreditativo del centro de fertilidad, y ha asegurado que "se está corrigiendo".

"Si un registro civil en particular ha pedido un requisito superado de una legislación socialista anterior, es una mala práctica que está siendo corregida", ha apostillado Catalá, este martes 22 de mayo en el Pleno del Senado.

Así lo ha indicado en respuesta a una pregunta del senador socialista Juan Luis Soto sobre "si considera que la inscripción en el Registro Civil de un nacimiento cuyos progenitores son una pareja de mujeres debe tener requisitos diferentes a los del resto de situaciones".

El ministro de Justicia ha explicado que en España hay 8.300 registros civiles y ha defendido que "cada día aplican la legislación", en concreto, "la ley de 2015 de medidas de reforma administrativa en el ámbito de la Administración de Justicia y del Registro Civil".

Si bien, ha reconocido que en el caso del Registro Civil de Murcia se ha dado una "mala práctica" pues se ha aplicado, no la ley vigente sino "una ley año del año 2006, cuando gobernaba el PSOE, que pedía a una pareja del mismo sexo, cuando una de las mujeres se quedaba embarazada, que acreditase que había accedido al sistema de fecundación in vitro".

En cualquier caso, ha insistido en que la ley aprobada por el Gobierno del PP en 2015 "superó" la anterior legislación de forma que "dos mujeres que van a tener un hijo no tengan que acreditar nada" más que lo que se exige en todas las situaciones. "No existe ningún régimen diferencial, ninguna singularidad, es lo que se aplica y debe aplicarse en todos los registros civiles de España", ha subrayado.

Por su parte, Soto ha calificado la situación de discriminación en el Registro Civil de Murcia de "injusta, inaceptable e impropia del siglo XXI" y ha achacado este tipo de hechos al "sectarismo ideológico" del PP.

"Nuestra sociedad ha cambiado, hay una nueva realidad plural y diversa en modelos de familia, a los que debemos garantizar sus derechos más básicos. Un ministerio de Justicia decente es aquel que no humilla a sus mujeres, que no ofende su dignidad, que no niega su identidad, que no reprime su libertad", ha añadido Soto.

ESPACIO ECO