VIRALES
25/05/2018 08:05 CEST | Actualizado 25/05/2018 08:05 CEST

Sobera incomoda a Matías con una íntima pregunta sexual... y su respuesta deja a todos sin palabras

El presentador pregunta al camarero si tiene el "miembro" tatuado y él responde: "No tengo en mente tatuarme y menos el miembro, pero... me voy".

CUATRO

El restaurante de First Dates ha sido el escenario de una de las conversaciones más subidas de tono que se recuerdan en el programa de Cuatro. El foco de la charla ha sido Matías que, sin comerlo ni beberlo, se ha visto envuelto en una conversación sexual que al final le ha salpicado y le ha obligado a hacer revelaciones de lo más íntimas.

Pedro, un chaval de Tarragona de 19 años, fue la chispa de todo. El chico llegó al programa con una tarjeta de presentación que no se podría definir, precisamente, de humilde: "Soy único", afirmó sin tapujos, antes de explicar que eso es lo que sus amigos le dicen, "quizás por mi chispa, mi locura, mi gracia".

"Me gusta salir de fiesta, bailar, los tatuajes y me quiero llenar entero. Quiero tener curvas, tener culo, me dejaría la cara nueva, me quitaría los granos, me operaría la nariz, me haría micripigmentación, labios con bótox...", especificaba el chico, que para tenerse por único no parecía muy satisfecho consigo mismo.

CUATRO

Sin embargo, la conversación ha tomado la calificación de no apta para menores de 18 años cuando Sobera ha comenzado a indagar en los gustos de Pedro. Pedro, ni corto ni perezoso, ha resaltado que a él lo que le gusta es que su pareja "tenga tatuado el miembro, por ejemplo": "Me gusta sentirlo, tocarlo, verlo, probarlo, me causa adrenalina...", ha comentado sin tapujos.

En ese momento culmen ha sido cuando a Sobera se le ha encendido la bombilla y, mirando al camarero Matías Roure, le ha preguntó: "Tú no lo tendrás tatuado...".

Matías ha respondido rotundo: "No, en absoluto".

En ese momento, Pedro ha comenzado a mirar a Matías con ojos golosos y ha comentado lo guapo que le resulta el camarero de First Dates: "Es guapo, es guapo", continúo el chico, mientras el color de cara de Matías se iba tornando rojo.

En ese contexto, Matías se ha venido arriba y ha revelado que no tiene en mente tatuarse: "Y mucho menos el miembro, pero... me voy".

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard