POLÍTICA
29/05/2018 12:43 CEST | Actualizado 29/05/2018 13:20 CEST

Sánchez mantiene los primeros contactos para la moción y ofrece consensuar la fecha de las elecciones

Los primeros contactos han sido con PNV, Podemos, Compromís y ERC.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha ofrecido este martes "consensuar" la fecha de la convocatoria de las elecciones generales si prospera la moción de censura que ha planteado contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como consecuencia de la sentencia del caso Gürtel y ha mantenido ya contactos con Podemos, Compromís, PNV y ERC.

En concreto, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, recibió anoche una llamada de Sánchez, según confirman fuentes de la formación nacionalista, que todavía no ha decidido su posición sobre la moción de censura y está a la espera de que se despejen "incógnitas".

Fuentes de Podemos han confirmado también que Sánchez y el secretario general de la formación morada, Pablo Iglesias, han mantenido un "primer contacto" telefónico, aunque no concretan el contenido.

Por su parte, el portavoz de Compromìs, Joan Baldoví, tras un primer mensaje anoche recibió una llamada del secretario de Organización, José Luis Ábalos, con quien cerró una reunión a primera hora de esta mañana.

En ese encuentro que ya se ha celebrado, Ábalos le ha agradecido el apoyo de Compromìs a la moción de censura sin plantear nada a cambio, y ambos han constatado que la premura con la que se va a debatir la propuesta impide que haya tiempo para abrir negociaciones, según ha explicado a EFE Joan Baldoví.

El diputado valenciano cree que el PSOE asume que con sus 84 diputados "no se puede gobernar" y tendrá que negociar después con otras fuerzas qué cosas se pueden hacer, y que también es consciente de que "más pronto o más tarde" tendrá que pensar en una convocatoria electoral.

También ERC confirma que anoche su portavoz en el Congreso, Joan Tardá, recibió una "breve llamada" de Pedro Sánchez, quien le "derivó" como interlocutor a Ábalos.

El PDeCAT, por su parte, asegura que no ha habido reuniones más allá de los primeros mensajes "de cortesía" que Sánchez intercambió con su portavoz parlamentario, Carles Campuzano.

La propuesta de Sánchez

En su intervención ante el Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados en vísperas del debate de la moción, Sánchez se ha mostrado dispuesto a alcanzar un acuerdo con las fuerzas políticas respecto al periodo de tiempo en que el PSOE se mantendría al frente del Gobierno antes de convocar comicios.

Y es que Sánchez insiste en que antes de convocar elecciones generales, se precisa un cierto tiempo para "estabilizar y normalizar la vida política e institucional" del país.

El candidato ha redoblado su presión sobre los partidos que demandan un adelanto electoral: "ese es el consenso que yo ofrezco a los 350 diputados, un consenso en torno a la censura, a qué entendemos por estabilidad y normalización de la vida política y un consenso necesario que se tiene que dar en torno a la convocatoria de elecciones", ha subrayado.

Ha advertido además a los grupos que no quieren apoyar su iniciativa de que "no hay ningún cálculo político ni electoral que justifique la permanencia de Mariano Rajoy en el Gobierno".

Tras el aval unánime que obtuvo ayer de su partido, Sánchez se ha dirigido hoy a los parlamentarios socialistas con el mismo discurso que lleva ofreciendo desde que el pasado jueves anunciara la moción y dirigiéndose en todo momento a los 350 diputados de la cámara.

A su juicio, la única pregunta que todos ellos se deben plantear el próximo viernes, cuando se vote la moción, es "si tras conocerse la sentencia de la Gürtel, Mariano Rajoy puede continuar como presidente del Gobierno".

"Es el consenso que yo ofrezco a todos y cada uno de los 350 diputados y diputadas que estáis en las Cortes Generales. Un consenso en torno a la censura, un consenso en torno a qué entendemos por estabilidad y normalización de la vida política y un consenso necesario que se tiene que dar en torno a la convocatoria de elecciones", ha precisado.

No caben posiciones "intermedias"

El secretario general ha hecho un llamamiento a las distintas fuerzas políticas para que voten 'sí' o 'no' a la moción de censura porque, bajo su punto de vista, en este asunto no caben posiciones "intermedias".

A quienes se inclinan por el 'no', les ha intentado convencer pidiéndoles que reflexionen sobre el lugar en el que queda la democracia española si este sábado Rajoy continúa como presidente del Gobierno, cuando aún faltan por conocer otras sentencias judiciales sobre casos de corrupción que afectan al PP.

"No hay ningún cálculo político ni electoral que justifique" la permanencia de Rajoy, ha advertido Sánchez a quienes defienden, como Ciudadanos, el 'no' a la moción, lo que ha arrancado los aplausos de la bancada socialista.

"El 'sí' a la moción no es un 'sí' al PSOE, sino a una democracia que se valora en sí misma y que defiende no los principios demoscópicos, sino que se basa en fundamentos sólidos vinculados con los principios, las convicciones, la ética, y la ejemplaridad en el ejercicio de lo público", ha argumentado Sánchez. "Aquí se encuentra el porqué de la presentación de esta moción", ha asegurado.

Una moción que provoca Rajoy

Sánchez ha querido dejar claro que esta moción no la ha forzado el PSOE, sino el propio Rajoy al no asumir responsabilidad política alguna en una situación de 'emergencia institucional' como la generada por la sentencia de la Gürtel, en la que los jueces de la Audiencia Nacional no han dado credibilidad al testimonio de Rajoy como testigo en el juicio.

Ante esa falta de respuesta por parte del Gobierno, el PSOE, "que lidera la oposición y que se siente alternativa de Gobierno, asume la responsabilidad de dar una salida a la emergencia institucional" con una herramienta constitucional como la moción de censura, que la Carta Magna prevé para "exigir la responsabilidad política" del Gobierno cuando éste no la asume.

Sánchez se ha esforzado en poner en valor la oposición de Estado que ha ejercido su partido en este año en el que él lleva al frente de la dirección socialista, tras su victoria en las primarias que le devolvieron a la Secretaría General de la formación.

Y al igual que los socialistas han defendido la Constitución y pactado una respuesta con el Gobierno de Rajoy para hacer frente al desafío independentista, ahora se sitúa enfrente de un Ejecutivo que ha puesto en cuestión el Estado de Bienestar con la 'precariedad' en la que ha sumido a miles de trabajadores y para defender la democracia tras una sentencia ante la que "no se puede mirar hacia otro lado".

Lo que está en juego con esta moción, ha concluido, es también la credibilidad de las instituciones y de los partidos políticos españoles.

Primeros contactos

Fuentes de Podemos han confirmado que Sánchez y el secretario general de la formación morada, Pablo Iglesias, han mantenido un "primer contacto" telefónico, aunque no concretan el contenido.

Por su parte, el portavoz de Compromìs, Joan Baldoví, tras un primer mensaje anoche recibió una llamada del secretario de Organización, José Luis Ábalos, con quien cerró una reunión a primera hora de esta mañana.

En ese encuentro que ya se ha celebrado, Ábalos le ha agradecido el apoyo de Compromìs a la moción de censura sin plantear nada a cambio, y ambos han constatado que la premura con la que se va a debatir la propuesta impide que haya tiempo para abrir negociaciones, según ha explicado a EFE Joan Baldoví.

El diputado valenciano cree que el PSOE asume que con sus 84 diputados "no se puede gobernar" y tendrá que negociar después con otras fuerzas qué cosas se pueden hacer, y que también es consciente de que "más pronto o más tarde" tendrá que pensar en una convocatoria electoral.

También ERC confirma que anoche su portavoz en el Congreso, Joan Tardá, recibió una "breve llamada" de Pedro Sánchez, quien le "derivó" como interlocutor a Ábalos.

El PDeCAT, por su parte, asegura que no ha habido reuniones más allá de los primeros mensajes "de cortesía" que Sánchez intercambió con su portavoz parlamentario, Carles Campuzano.

ESPACIO ECO