TENDENCIAS
05/06/2018 08:28 CEST | Actualizado 05/06/2018 08:28 CEST

Cómo evitar las 'trampas' del supermercado para que gastes más

Desde poner música específica hasta ofrecer muestras gratuitas: descubre cinco trucos que utilizan los supermercados para engatusarte.

Astrakan Images via Getty Images

Si alguna vez has entrado al súper para comprar un par de cosas y has salido con un tiquet de medio metro en la mano preguntándote qué es lo que acaba de pasar, no estás solo. Es fácil sucumbir a las promociones, muestras y productos a granel. Como consumidor, constantemente estás siendo tentado para que compres más.

La edición estadounidense del HuffPost ha desglosado las formas más sutiles que tienen los supermercados de hacerte comprar, para que sepas defenderte y salir airoso de tus compras. Estos son los cinco trucos con los que te engatusan los supermercados:

La música

Un estudio del investigador Ronald E. Milliman publicado en 1982 en la revista especializada Journal of Marketing desveló que las ventas medias brutas en un supermercado aumentaban cuando en la tienda sonaba música lenta en comparación con cuando sonaba una canción animada, demostrando así que la música puede influir en el comportamiento. La revista Life Hacks también recomienda a sus lectores que utilicen cascos y se pongan "música animada" cuando hagan sus compras para evitar meter al carro productos sobre la marcha.

No obstante, mediante un experimento de campo de 2014, varios investigadores de Noruega y Alemania descubrieron que, en seis supermercados investigados, la música "con un ritmo rápido" en realidad "incrementaba el consumo" cuando las tiendas estaban abarrotadas de gente.

Cómo evitarlo: Lo importante es saber cómo te afecta la música a ti. Si llevar cascos te distrae de las muestras gratuitas y de los indicadores de oferta, puede que esa sea tu mejor opción. Si prefieres la música lenta de tu supermercado habitual y te ayuda a mantenerte en el camino correcto, sigue así.

Tali Sharot, profesora asociada de Neurociencia cognitiva del University College de Londres y autora de The Influential Mind: What the Brain Reveals About Our Power to Change Others, lo resume así:"Una vez que eres consciente de estos trucos, es más probable que los tengas en cuenta a la hora de hacer tus compras".

Los productos junto a la caja

Mientras esperas en fila para pagar también sueles quedarte mirando los artículos que te muestran y que podrías añadir al carro. En muchos casos, estos productos de la zona de cajas incluyen caprichos poco saludables como caramelos y refrescos. Es difícil no sentir la tentación en momentos como estos en los que la paciencia ya está al límite.

"Los supermercados colocan los caramelos, refrescos, patatas fritas, etcétera, cerca de las cajas. Nos los ponen en la cara (y en la cara de nuestros hijos) para que sea más fácil que lo cojamos, una elección sin pensar al final de la compra. ¡No caigáis en esta trampa!", advierte en Facebook Elana Paddock, dietista nutricional en la Cooper Clinic de Dallas.

Cómo evitarlo: Paddock aconseja leer una revista mientras tanto para distraerte. Puedes implicar también a tus hijos.

Hybrid Images via Getty Images
Los productos más caros están situados a la altura de los ojos.

La visibilidad de los productos más caros

Elana Paddock señala que los productos más caros suelen colocarse a la altura de los ojos o al final de los pasillos. "Los supermercados hacen que estos productos sean más visibles para ganar más dinero", apunta.

También es más fácil toparse con productos en oferta o a granel, pero eso no significa que salgan más rentables. Merece la pena no perder de vista lo que de verdad vas a utilizar y prestar atención a los productos que podrían pasarse de fecha rápidamente.

Cómo evitarlo: "Compara precios", resume Paddock. Otro consejo es no utilizar carros de la compra grandes si puedes utilizar uno más pequeño o una cesta.

Las muestras gratuitas

En 2017, investigadores de tres universidades confirmaron que las muestras gratuitas en la tienda ayudan a generar tanto ventas inmediatas como fidelidad, lo que implica más ventas a largo plazo.

"Los vendedores prefieren las muestras gratuitas antes que las promociones basadas en precios, como los cupones o descuentos temporales, porque animan a los consumidores a probar un producto y crear una fidelidad que no desaparecerá una vez que el precio suba", explica Qing Liu, profesora asociada de Marketing en la Universidad de Wisconsin-Madison y coautora del estudio.

Cómo evitarlo: No compres con hambre. "Ve a comprar siempre después de comer algo o llévate un snack rápido, almendras por ejemplo, aunque sea para justo antes de entrar a la tienda. Si tienes hambre, es probable que compres más comida y te tiente comprar menos alimentos saludables", avisa Elana Paddock.

La distribución de los productos

Paddock señala que muchos supermercados colocan la carne y los lácteos al fondo de la tienda para forzarte a recorrer el resto del establecimiento.

"Esto puede implicar que metas más productos en el carro (que no siempre necesitas) y termines gastando más dinero", previene.

Cómo evitarlo: Tali Sharot recomienda ser consciente de qué es lo que quieres comprar (y lo que quieres evitar) con antelación para no deambular por los pasillos mirando otros productos y/o metiéndolos en el carro.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

JOHNNIE WALKER PARA EL HUFFPOST