INTERNACIONAL
08/06/2018 15:24 CEST | Actualizado 08/06/2018 15:31 CEST

Viktor Orbán celebra los resultados electorales de Italia y Austria:"Aparecieron los chicos rudos en la política europea"

El primer ministro húngaro, feliz por la victoria de formaciones que comparten su rechazo a la inmigración y euroescepticismo.

REUTERS
Imagen de archivo del primer ministro húngaro, Viktor Orbán.

El primer ministro húngaro, el nacionalista Viktor Orbán, se ha mostrado este viernes satisfecho con los Gobiernos de Italia y Austria, en los que participan formaciones populistas que comparten su rechazo a la inmigración y su visión crítica de la Unión Europea (UE).

"Las cosas suceden a mi gusto, aparecieron los chicos rudos en la política europea", ha declarado el nacionalista Orbán en la radio pública "Kossuth", al hablar sobre Italia y Austria, donde las fuerzas populistas han llegado a posiciones de poder en recientes elecciones.

Los ultraderechistas FPÖ austríaco y la Liga italiana forman parte de los Gobiernos de coalición de ambos países.

El polémico jefe del Gobierno húngaro, que desde que asumió el cargo en 2010 ha tenido numerosos conflictos con la UE, ha indicado que muchos lo consideran "un político áspero".

"Quedará claro que somos chicos bien educados en comparación con los nuevos líderes que ahora abren la boca y que dicen cosas que sorprenden hasta a los húngaros. Es lo que veo en Austria y en Italia", ha asegurado Orbán.

Quedará claro que somos chicos bien educados en comparación con los nuevos líderes que ahora abren la boca y que dicen cosas que sorprenden hasta a los húngaros

"Los italianos dijeron que quieren poner fin a la inmigración", ha recordado el primer ministro húngaro, y ha subrayado que él apoya el traslado de los inmigrantes rescatados en alta mar a territorios fuera de la Unión Europea (UE).

En ese sentido, ha recordado que el Grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, Eslovaquia y República Checa) "ya ha ofrecido muchos millones (de euros) al Gobierno italiano para que pueda iniciar sus planes de transportar a los inmigrantes (fuera de su territorio)".

En diciembre de 2017 el Grupo de Visegrado ofreció 35 millones de euros a Italia para la defensa de sus fronteras marítimas.

Por otra parte, Orbán ha advertido que Hungría no aceptará refugiados de otros países comunitarios.

Aquí no mandarán a nadie

"Aquí no mandarán a nadie", ha asegurado al aludir la propuesta del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, de que se deberían repartir entre los países comunitarios los refugiados que permanecen en Italia.

Sin embargo, Orbán ha recalcado que ayudará a Italia en el caso de que Roma quiera transportar los refugiados a territorios fuera de la UE. "Habría que crear un lugar de acogida en África", ha concluido.

ESPACIO ECO