INTERNACIONAL
15/06/2018 09:46 CEST | Actualizado 15/06/2018 12:03 CEST

El 'Aquarius' llegará previsiblemente el domingo por la mañana a Valencia

Se ha retrasado debido a las malas condiciones, que obligaron a cambiar la ruta.

NurPhoto via Getty Images

El barco Aquarius de las ONGs SOS Méditerranée y Médicos sin Fronteras que con una nave de la Marina y otra de la Guardia Costera italiana viajan con 630 inmigrantes, llegará previsiblemente a Valencia (España) el domingo por la mañana debido al mal tiempo que obligó al cambio de ruta.

Así lo ha explicado a Efe el cooperante de SOS Méditerranée Alessandro Porro que se encuentra a bordo del Aquarius y que explicó que han cruzado el estrecho de Bonifacio, que separa las islas de Córcega y Cerdeña, y pronto pasarán frente a las costas de la isla de Asinara y de esta manera se alejarán de Italia.

La decisión de bordear la costa oriental de Cerdeña se tomó debido al mal tiempo, lo que ha retrasado algunas horas su llegada al puerto de Valencia, donde estaba previsto que atracaran el sábado por la noche. Actualmente la situación es más tranquila, con olas de un metro y vientos de once nudos.

Según informa este viernes El País, dos varones murieron el fin de semana que fueron rescatados, ya que su patera quebró. No se ha podido aclarar hasta este viernes.

Nueva parada en el norte de Cerdeña

Además anoche se realizó una nueva parada en el norte de Cerdeña, donde la Guardia Costera envió nuevos suministros de comida e incluso juegos para los niños.

El miércoles, también se hizo una parada breve ante las costas de Mazzarra del Vallo, en la isla de Sicilia (sur) para un nuevo abastecimiento de víveres.

El Aquarius inició su viaje hacia el puerto de Valencia el pasado lunes a las 21.00 hora local (20.00 GMT) y navega con una velocidad de unos 8 nudos después de pasar 48 horas detenidos debido a la negativa de Italia y de Malta de autorizar un puerto para desembarcar.

El Aquarius lleva ahora a 51 mujeres, 45 hombres y 10 niños, mientras que el resto lo hacen repartidos en el buque Orione de la Marina italiana y en la patrullera Dattilo de la Guardia Costera.

Un reparto que se decidió debido al largo viaje que debían afrontar después de que el Gobierno de España ofreciera el puerto de Valencia para que llegasen estas 630 personas que llevan 6 días en un barco, a lo que se suma el viaje desde Libia y, algunos de ellos, llevan meses esperando en los campamentos libios. Todos ellos fueron rescatados el pasado sábado en seis operaciones distintas.

Permiso de estancia de 90 días

Los 630 migrantes rescatados por el Aquarius entrarán en el país invitados por el Gobierno español por razones humanitarias y contará con un permiso inicial de estancia de 90 días, según han confirmado a Europa Press fuentes conocedoras del operativo. No obstante, no se descarta que, una vez identificados, algunos de ellos sí vayan a Centros de Internamiento (CIE) para ser devueltos, en el caso, por ejemplo, de que tengan antecedentes penales o prohibida la entrada en el territorio.

En todo caso, las mismas fuentes explican que el hecho de estar en el Aquarius se considera una circunstancia especial para todos ellos, independientemente de su nacionalidad o historia personal. En total, viajan personas de 26 nacionalidades diferentes. Una vez que lleguen a España, serán identificados y ubicados en espacios de acogida de ONG y ayuntamientos, salvo aquellos que sean internados en los CIE.

Pasado este periodo inicial de tres meses, en los casos de aquellos que no cumplan ningún requisito para poder residir en España, se abrirán los procedimientos correspondientes para ser devueltos.

Durante esos noventa días, se estudiará cada caso. Los migrantes que sean aceptados como solicitantes de asilo pueden ser sujetos de protección internacional (refugiados) o protección subsidiaria (huidos de conflictos). En caso de que no puedan ser acogidos en el sistema de asilo, se puede plantear un permiso de residencia por razones humanitarias.

EL HUFFPOST PARA ALCAMPO