INTERNACIONAL
20/06/2018 03:53 CEST | Actualizado 20/06/2018 03:55 CEST

EEUU abandona el Consejo de Derechos Humanos de la ONU por el "prejuicio crónico" contra Israel

Y porque formen parte de él países como China, Venezuela y Cuba.

EFE
El presidente estadounidense, Donald J. Trump.

Estados Unidos ha anunciado su salida del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, un órgano internacional al que el Gobierno de Donald Trump ha criticado duramente por lo que considera un sesgo en lo relativo a Israel y por servir de plataforma a países como China, Venezuela y Cuba.

"Estados Unidos se retira oficialmente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU", ha declarado ante la prensa la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, que no aceptó preguntas después.

Haley, que ya amenazó el año pasado con retirar a EEUU de ese Consejo con sede en Ginebra, ha explicado que durante los últimos meses ha tratado resolver "de buena fe" los problemas del órgano de la ONU, reuniéndose con representantes de más de 125 Estados miembros.

Durante su discurso, la embajadora ha criticado duramente que dentro del Consejo haya países como China, Venezuela, Cuba o la República Democrática del Congo, naciones que, según ella, "no respetan" los derechos humanos.

Por este motivo, y por el "prejuicio crónico" del Consejo contra Israel, de acuerdo a palabras de Haley, este órgano "no es digno de su nombre".

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, también presente en la declaración, ha aplaudido la figura de Haley como embajadora frente a la ONU y ha tildado al Consejo de ser un órgano "hipócrita".

"No dudamos de que su creación fue con buena fe, pero tenemos que ser honestos: el Consejo de Derechos Humanos de la ONU es un pobre defensor de los derechos humanos", ha apuntado Pompeo.

"EEUU lidera el mundo en asistencia humanitaria"

La retirada de EEUU de este organismo es su último rechazo a los compromisos multilaterales, después de que en los últimos meses haya abandonado el Acuerdo por el Clima y el acuerdo nuclear de Irán.

Sin embargo, Pompeo asegura que el Ejecutivo de Trump "no tiene oposición a trabajar con instituciones multilaterales", aunque declara que "no será cómplice" del Consejo de DDHH. "Estados Unidos lidera el mundo en asistencia humanitaria; no tomará lecciones de hipócritas", ha añadido Pompeo.

Este anuncio llega un día después de que la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunciara la separación de cientos de niños inmigrantes de sus padres en la frontera sur de EEUU en los últimos meses.

Los activistas de derechos humanos temen que una retirada de EEUU afecte a los fondos del Consejo, dado que Washington hace aportaciones para que sus mecanismos de investigación y supervisión en el mundo puedan operar.

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, cree que la decisión es "decepcionante, aunque no realmente sorprendente". "Dado el estado de los derechos humanos en el mundo actual, EEUU debería estar dando un paso al frente, no un paso atrás", ha criticado.

Israel: "EEUU ha demostrado su compromiso con la verdad y la justicia"

El Gobierno israelí no ha tardado en dar la bienvenida a la decisión de Washington, defendiendo que el Consejo es un "enemigo de quienes realmente se preocupan por los derechos humanos".

"Estados Unidos ha demostrado, una vez más, su compromiso con la verdad y la justicia y su negativa a permitir que el odio ciego contra Israel en instituciones internacionales continúe sin contestación", dijo en un comunicado el embajador ante Naciones Unidas, Danny Danon.

"Israel agradece al presidente Trump, al secretario Pompeo y a la embajadora Haley por su valiente decisión contra la hipocresía y mentiras del llamado Consejo de Derechos Humanos de la ONU", ha dicho el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu en un comunicado enviado por su oficina.

Netanyahu considera que "durante años, el Consejo ha demostrado ser una organización sesgada, hostil y antiisraelí que ha traicionado su misión de proteger los derechos humanos" y que "en vez de ocuparse de regímenes que los violan, se centra obsesivamente en Israel, la única democracia en Oriente Medio".

La decisión de la Casa Blanca "de abandonar este cuerpo prejuicioso es un mensaje unívoco de que ya es suficiente", ha remachado el jefe del Gobierno israelí.

NOTICIA PATROCINADA