INTERNACIONAL
19/06/2018 18:44 CEST | Actualizado 19/06/2018 18:50 CEST

Merkel desmiente a Trump sobre el presunto aumento de criminalidad en Alemania

El presidente dice que los alemanes "están volviéndose en contra de sus líderes".

GETTY

Angela Merkel no está dispuesta a que Donald Trump dé cifras falsas sobre la tasa de delitos de Alemania. El presidente estadounidense, fiel a su estilo de utilizar la mentira sin pudor, ha dicho que la criminalidad en el país germano había crecido un 10 por ciento debido a la ola migratoria.

"Las nuevas estadísticas sobre criminalidad fueron presentadas recientemente por el Ministerio del Interior y hablan por sí solas", le ha respondido la canciller a Trump este martes cuando le han preguntado al respecto en una comparecencia conjunta ante al prensa con el presidente francés, Emmanuel Macron, en Meseberg (Alemania).

AFP

"Naturalmente tenemos que hacer más en la lucha contra la criminalidad, pero es evidente que se han hecho progresos", ha dicho Merkel.

Esos progresos a los que se refiere la canciller son las últimas estadísticas oficiales hechas públicas el pasado mayo que dicen que los delitos cometidos en Alemania bajaron en 2017 un 9,6% , lo que representa la caída más fuerte en 25 años.

Para ser exactos, en 2017 se registraron en Alemania 5,76 millones de actos delictivos, 611.000 menos que en 2016. Esto continúa una tendencia que se observa desde hace varios años, después de que en 2005 el número de delitos en Alemania alcanzara los 6,5 millones. Los delitos con violencia también han bajado en un 2,4 por ciento.

Sin embargo, según expertos de la policía, la intensidad de los delitos con violencia ha aumentado y en los casos de lesiones personales se han incrementado proporcionalmente aquellos en los que se utilizan armas blancas.

Los delitos cometidos por extranjeros también ha bajado: de 616.280 en 2016 a 599.357 en 2017 y, dentro de ellos, los perpetrados por inmigrantes descendieron de 174.438 a 167.268.

No obstante, estas últimas cifras están por encima de las registradas en la gran ola migratoria de 2015.

En 2015 fueron investigadas por diversos delitos 555.820 personas extranjeras, entre las que había 114.238 inmigrantes.

Un año antes, en 2014, hubo 492.610 extranjeros bajo sospecha, de ellos 59.912 inmigrantes.

La estadísticas sobre criminalidad son competencia del Ministerio de Interior al frente del cual está el político bávaro Horst Seehofer, uno de los principales críticos internos de la política de puertas abiertas practicada en 2015 por el Gobierno de Angela Merkel.

Trump da cifras pero no dice de dónde las saca

Este martes, al mismo tiempo que Merkel se reunía con Macron, Trump ha vuelto a insistir: la criminalidad está en aumento en Alemania, cuestionando así las cifras oficiales y atribuyendo el fenómeno a la política migratoria de Berlín.

"La criminalidad en Alemania ha aumentado más de un 10% (los funcionarios no quieren denunciar estos delitos) desde que los inmigrantes fueron aceptados", ha tuiteado el presidente Trump un día después de afirmar que los alemanes estaban "volviéndose en contra de sus líderes" por el tema de la inmigración.

"En otros países es aún peor", agregó Trump, pidiendo a Estados Unidos que no siga por el mismo camino, cuando el país está en el centro de un acalorado debate sobre la separación, en la frontera con México, de más de 2.300 menores de sus padres indocumentados.

Al criticar frontalmente la política migratoria de Alemania, un aliado de Estados Unidos, Trump se mete en un tema conflictivo para el gobierno de Angela Merkel.

EL HUFFPOST PARA 'MATAR O MORIR'