NOTICIAS
20/06/2018 12:23 CEST | Actualizado 20/06/2018 12:24 CEST

El Canal de Isabel II denuncia un nuevo robo de 8,9 millones de euros de dinero público

Tras un encargo a una consultora internacional, la Comunidad de Madrid ha localizado un nuevo expolio del que responsabilizan a Edmundo Rodríguez Sobrino, mano derecha de Ignacio González.

NurPhoto via Getty Images
Sede de la empresa de aguas Canal de Isabel II, en Madrid.

La Comunidad de Madrid ha vuelto a interponer una denuncia ante la Audiencia Nacional, en el marco del caso Lezo, en la que acusa al que fuera mano derecha del expresidente Ignacio González en Latinoamérica, Edmundo Rodríguez, de los delitos de administración desleal, falsedad contable y apropiación indebida de 8,9 millones de euros del Canal de Isabel II.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes del Gobierno regional, que han explicado que se trata de una denuncia interpuesta por el Ejecutivo que preside Ángel Garrido ante el Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional que investiga el caso Lezo resultado de una auditoría realizada por Grant Thornton.

Como han adelantado El Mundo y la Cadena SER, la Comunidad, por medio de Inassa, solicitó a la empresa auditora "la determinación de la existencia de posibles operaciones fraudulentas" de las actividades que se desarrollaron en Colombia.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

EFE
Edmundo Rodríguez Sobrino, considerado hombre fuerte de González en América Latina, en dependencias de la Guardia Civil en Tres Cantos (Madrid).

El resultado de la misma señala que existe "evidencia la comisión de nuevos delitos, hasta ahora no comprendidos en la investigación, por parte del investigado Edmundo Rodríguez Sobrino" durante su etapa como gerente de la empresa y accionista mayoritario de Triple A.

Las mismas fuentes han detallado que se ha detectado que durante una etapa con Edmundo Rodríguez al frente se estuvieron encargando unos trabajos que nunca se llegaron a realizar, lo que produjo una descapitalización en la compañía.

En declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, Garrido ha sostenido que esto forma parte del "trabajo habitual" de los gestores del Canal de Isabel II.

"Ya hubo una primera denuncia, lo que después configuró el caso Lezo. Los auditores y los encargados de revisar si van descubriendo cosas que creen que son irregularidades, las ponen en conocimiento de la Fiscalía o del Juzgado para que se actúe en consecuencia", ha trasladado.

ESPACIO ECO