INTERNACIONAL
25/06/2018 02:38 CEST | Actualizado 25/06/2018 02:38 CEST

Una francesa, detenida 15 días por cruzar haciendo 'footing' la frontera entre Canadá y EEUU

Un ejemplo más de la absurda política migratoria de Trump.

AOL

Cedella Roman, una francesa de 19 años, fue arrestada en mayo durante 15 días por las autoridades estadounidenses después de que cruzase de Canadá a Estados Unidos sin darse cuenta mientras hacía footing, según han informado medios franceses.

La historia de Roman ha tenido un gran eco en Francia, pues se ve como un absurdo reflejo de la dura política migratoria de la administración de Donald Trump.

Roman salió el 21 de mayo a correr en las inmediaciones de White Rock, localidad del extremo oeste canadiense colindante con Estados Unidos. La estudiante abandonó el borde de la playa debido a la subida de la marea y se adentró en tierra firme, donde fue interpelada por dos agentes.

La joven, quien no portaba ningún documento de identidad en el momento de la detención, aseguró no haberse dado cuenta de que estaba en territorio estadounidense (había entrado en Washington y abandonado la canadiense de Columbia Británica), y así se lo hizo saber a los agentes.

A pesar de las explicaciones, fue transferida a un centro de detención junto al aeropuerto de Tacoma, en Seattle, situado a unos 200 kilómetros al sur del lugar en el que la interceptaron.

Ahora tiene prohibida la entrada en EEUU

"Es ridículo verse en prisión por salir simplemente a correr. Nunca me imaginé tal cosa", ha relatado tras su liberación al canal Franceinfo. La joven aprovechaba su estancia en Canadá para ver a su madre, residente en ese país, y para aprender inglés.

Debido a este episodio, la estudiante, quien regresó a Francia hace una semana, tiene prohibida su entrada al territorio estadounidense.

"Cuando me llevaron a la prisión, con esposas y un vehículo con rejas, me sentí como una criminal", ha lamentado. A su llegada a ese centro, logró llamar a su madre, quien aportó la visa en regla y el pasaporte de su hija.

No obstante, las autoridades de Estados Unidos pidieron a Canadá que comprobase la autenticidad de los documentos de la joven. Debido al tiempo que se tardó en resolver esas gestiones, Roman acabó por pasar 15 días encerrada, hasta el 6 de junio, junto a decenas de inmigrantes.

"El primer día fue muy duro. La primera semana se me hizo pesada (...), pero intenté relativizar. No tenía mucho de lo que quejarme si me comparaba con lo que ellos vivían. Al final yo pasé encerrada dos semanas y ellos estaban hace meses", ha explicado.