28/06/2018 12:18 CEST | Actualizado 28/06/2018 17:32 CEST

Cuatro situaciones con la que puedes encontrarte este verano... y que no deseas

Aunque no podemos hacer nada para evitarlas, sí hay manera de paliar las consecuencias.

¡Llegan las vacaciones! Qué ganas de celebrar este momento, hacer las maletas y poner rumbo a ese maravilloso lugar con el que llevas soñando meses. Una playa paradisíaca, montaña, una ciudad al otro lado del mundo, un histórico y mágico lugar, un crucero...

Aunque la estadística es amable, no son pocas las ocasiones en las que algo sale mal durante esos días: todos conocemos a alguien que ha sufrido esos imprevistos en sus propias carnes. Y es que hay veces en las que un contratiempo está a punto de arruinarte las vacaciones. ¿Sabes en cuáles?

1. PERDER EL EQUIPAJE

Getty Images

En el mejor de los casos solo es ropa pero el trastorno que ocasiona puede borrar la sonrisa de esos viajeros que aterrizan en su destino y tienen que comenzar todo un peregrinaje de mostrador en mostrador buscando sus maletas. Resignados, en la mayor parte de ocasiones, tienen que comenzar sus vacaciones pensando que el vestuario que con tantas ganas habían preparado sigue viajando por el mundo sin destino.

2. OVERBOOKING EN EL AVIÓN

Getty Images

Imagina la situación. Os habéis dado el madrugón y lleváis más de dos horas esperando para facturar el equipaje. Aún así, nada os borra la sonrisa porque en unas horas ya estaréis tumbados en vuestras hamacas al borde de la piscina... Pero a la hora de embarcar en el avión, anuncian que hay overbooking en el vuelo y un determinado número de pasajeros no puede volar. ¿Y ahora qué?

3. SER VÍCTIMA DE UN ROBO

Getty Images/iStockphoto

Cuando viajamos a destinos conflictivos, desde la agencia de viajes, las guías turísticas que nos leemos o la recepción del hotel nos advierten de lo importante de mantener nuestras pertenencias en lugar seguro. A pesar de todas las precauciones, no es infrecuente que los viajeros se lleven algún que otro susto al ver que les ha desaparecido el dinero, cosas de valor e incluso la documentación...

4. NECESITAR UN MÉDICO

Getty Images/iStockphoto

No es necesario que pase nada grave para que en un momento de nuestras vacaciones necesitemos acudir a un médico. Un picadura de un insecto, una caída, un dolor de muelas o una infección de oído pueden amargarnos las vacaciones, especialmente si hemos viajado al extranjero. No nos queda más remedio que buscar un profesional sanitario y abonar el importe de lo que será, seguramente, una costosa factura.

En la mayor parte de los casos, no podemos hacer nada para evitarlo. Si ha de pasar, pasará. Pero es fundamental resolver el problema rápidamente para poder seguir disfrutando de nuestros merecidos días de descanso estival y que nada nos pare.

Recuerda que un viajero informado y precavido vale por dos. Estudia las particularidades del destino e intenta protegerte para evitar sorpresas contratando un seguro de viaje a medida: recibe compensación en caso de retrasos o cancelación en tu vuelo, cubre los problemas y gastos de tu equipaje, analiza el tipo de asistencia médica que prestan en el destino... y evita que tu presupuesto se dispare por un contratiempo.

Por supuesto, a la hora de contratar el seguro, infórmate bien sobre las coberturas que ofrece y averigua si los límites te dan la máxima tranquilidad ante los imprevistos que pueden darse en tu destino. InterMundial, con casi 25 años de experiencia, es una buena opción ya que cuenta con todas las coberturas necesarias y los límites más altos.

Además, este verano con el código HUFFPOST puedes beneficiarte de un 10% de descuento adicional en tu compra. Además, si contratas con ellos ahora puedes ganar hasta 300 €. ¡Infórmate y participa en el concurso!