TENDENCIAS
30/06/2018 13:51 CEST | Actualizado 30/06/2018 13:51 CEST

Las Salazar enseñan todo lo que no hay que hacer cuando se quiere pasar desapercibido

Madre e hija hicieron de espías para confirmar 'El embarazo de la Rebe'.

El embarazo de la Rebe

La temporada de Gipsy Kings (Cuatro) ha terminado, pero el embarazo de una de las protagonistas del reality que cuenta las peripecias de varias familias gitanas ha dado para hacer otra entrega llamada El embarazo de la Rebe.

Cuando Noemí y Raquel Salazar escucharon los rumores sobre el estado de Rebe, madre e hija decidieron acudir a Plasencia para comprobar qué había de cierto en las habladurías.

Y allí se plantaron, como si fuesen dos espías de película. Sin embargo, su actuación dejó varias lecciones de todo lo que no hay que hacer cuando uno quiere pasar desapercibido. La primera de ellas es no acudir en un coche rosa a la investigación.

No pierdas la naturalidad

"Tú no te escondas, porque llamas más la atención escondiéndote que no", decía Noemí a su madre al acercarse a la vivienda de la familia Jiménez.

No hay que acercarse demasiado

"Pero no aparques en la puerta, mujer de Dios, que es un coche muy llamativo y las niñas van a salir a verlo", dijo Noemí a Raquel para impedir que aparcase en el garaje de la familia.

No aparcar de espaldas al objetivo

"Tendrías que haber aparcado para el otro lado, que así solo vemos la puerta del garaje de la casa de enfrente", señaló Noemí a su madre.

No hay que bajarse del coche

"Salimos nosotras, a pie", propuso Raquel a su hija, que le corrigió: "No, se vigila desde el coche, como los detectives".

No te pongas a maniobrar en medio de la calle

"Se pone a dar la vuelta para arriba, para abajo... Encima con el coche rosa, que más discretito no puede ser. Y todo esto en la calle de la Rebe, que si se asoman, nos ven", dijo Noemí a las cámaras del programa mientras explicaba la situación.

No hay que hacer preguntas indiscretas a los vecinos

"¿Y si le preguntamos a un vecino si es verdad que la Rebe está embarazada y ya está?", propuso Raquel a Noemí. "¡Sí hombre, para que luego les vayan diciendo que hay dos por ahí haciendo preguntas!", respondió la hija.

No hay que pasearse por la zona ni ir de compras

"Pero, ¿cómo vamos a estar metidas en el coche toda la mañana con 40 grados? ¡Y sin desayunar!", preguntaba Raquel a su hija.

"Mi madre quiere saber las cosas al instante. Si tú has venido aquí a hacer de detective, los detectives tienen que estudiar el caso", explicaba después la hija a las cámaras.

No hay que perder la paciencia

"Un detective no puede quitar los ojos de su objetivo. Estáte quieta y a ver si sale alguien ya", decía Noemí sobre su madre.

Si ya te han pillado, no te escondas y no mientas

"¿Raquel? ¿Noemí? Pero, ¿por qué no pasáis dentro?", dijo la madre de Rebe cuando se acercó al coche en su busca. "¿Sabes por qué estamos aquí?", le dijo Raquel para disimular. "Porque hemos ido a Portugal a comprar toallas y hemos parado aquí de camino", mintió.