TENDENCIAS
30/06/2018 10:29 CEST | Actualizado 30/06/2018 10:30 CEST

Mikel Izal sobre el Mundial: "Brindaré con vino si ganamos, tampoco quiero ser un aguafiestas"

El cantante del grupo 'indie' Izal habla de cómo vive el Mundial de Rusia 2018 y de su afición por el fútbol.

AMAYA VILLAR NAVASCUÉS

Mikel Izal además de ser el cantante del grupo Izal es un culé reconocido, un gran seguidor del fútbol y el baloncesto, deporte que incluso practica. A pesar de su afición, destaca que celebraría más intensamente "un descenso del paro con creación de empleo digno que cualquier victoria deportiva". Asegura que vivió y celebró el gol de Iniesta en el Mundial de Sudáfrica, pero lo que más le llamó la atención fue la celebración de su compañera de piso.

Izal como conjunto presenta Autoterapia su quinto trabajo de estudio y con el que se encuentran de gira por España. Mientras tanto, en solitario continúa con la faceta como escritor que inició en 2016 con Los seres que me llenan, ha lanzado su segundo libro, Pescar en las nubes.

¿Cuál sería la Autoterapia perfecta para los jugadores de La Roja antes de salir al campo?

Cuando jugaba a baloncesto de joven lo que solía funcionarme era pensar en divertirme antes que en cualquier otra cosa. Supongo que eso es complicado cuando lo que te juegas es un Mundial, pero creo que esa es la clave del éxito de muchos deportistas, relativizar la importancia de lo que hacen. Y esto es aplicable a cualquier actividad en la vida, hay que restar importancia y sumar diversión. Las cosas suelen salir mejor sin presión añadida.

¿Y si volvemos a ganar cómo lo celebrarías?

Creo que celebraría de forma mucho más intensa un descenso del paro con creación de empleo digno que cualquier victoria deportiva. Pero brindemos con vino si ganamos, tampoco quiero ser un aguafiestas.

¿Cómo recuerdas el gol de Iniesta en el Mundial de Sudáfrica?

Recuerdo que llegábamos de un concierto en algún lugar de España y entonces casi siempre volvíamos con pérdidas de cualquier salida. Llegamos a casa justo cuando empezaba el partido y recuerdo sobre todo la celebración de mi compañera de piso. Creo que no le importaba el fútbol en absoluto pero que lo celebró como si le hubiese tocado la lotería. La pasión que genera el deporte a veces es inexplicable.

¿Eres más de ponerte la camiseta de tu jugador favorito o de colgar la bandera en el balcón?

No hago ese tipo de cosas, sólo me pongo la camiseta de la Euroliga del Baskonia para jugar a basket y una vez la de Xavi del Barça en una final de Copa del Rey contra el Athletic de Bilbao. Lo hice más que nada para hacer rabiar —de buena fe— a mis colegas bilbaínos con los que fui a ver la final.

Como culé, ¿qué esperas de Iniesta y Piqué este Mundial?

De Iniesta que le responda el físico y de Piqué, solidez y sobriedad.

¿Escribiríais una canción para animar a la Selección?

De momento, mis musas no se han dejado ver por los terrenos de juego. Nunca digas nunca, porque el deporte está repleto de metáforas extrapolables fuera del campo.

Las mejores imágenes del Mundial de Rusia