INTERNACIONAL
08/07/2018 18:02 CEST | Actualizado 09/07/2018 02:41 CEST

Un juez ordena la liberación Lula da Silva y otro magistrado la suspende unos minutos después

El expresidente de Brasil fue condenado a 12 años de prisión por el caso Tríplex.

PA Archive/PA Images

El juez del Tribunal Regional Federal de la 4ª Región Rogério Favreto ha ordenado este domingo la excarcelación del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a 12 años de prisión por el conocido como 'Caso tríplex'.

En su polémica decisión, el juez Favreto argumentó que la prisión del expresidente impide ejercer sus derechos como precandidato a la presidencia de la República, lo que consideró como un episodio "nuevo" a tener en cuenta para su puesta en libertad.

Pero poco después, el juez instructor del caso de corrupción 'Lava Jato', João Pedro Gebran Neto, ha suspendido esa orden y Lula permanecerá en la Superintendencia da Polícia Federal de Curitiba. Es uno de los tres jueces que por unanimidad condenaron en enero a Lula.

El juez instructor ha argumentado que no existen causas que justifiquen la decisión de liberar al expresidente y se reivindica como "juez natural para este proceso". "Determino que la autoridad competente y la Policía Federal de Paraná se abstengan de practicar cualquier acto que modifique la decisión colegiada", subraya.

"Cúmplase con régimen de URGENCIA en esta fecha mediante la presentación de la Orden de Excarcelación o de esta orden a cualquier autoridad policial presente en la sede de prisiones de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde se encuentra recluido el sujeto", decía el auto de Favreto.

El presidente del Tribunal Regional Regional de la Cuarta Región (TRF-4), Carlos Thompson Flores, ha suspendido definitivamente el habeas corpus concedido a Lula y ha decretado que el expresidente brasileño siga en la cárcel.

Lula lidera las encuestas a tres meses de las elecciones

Lula, de 72 años, lidera todas las encuestas cuando faltan tres meses para la celebración de los comicios presidenciales, a pesar de su arresto y de que se encuentra virtualmente inhabilitado debido a que la ley electoral impide que condenados en segunda se postulen a cualquier cargo electivo.

El presidente del Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann, ha criticadoduramente la decisión del presidente del TRF-4 de mantener a Lula en la cárcel y señala que "vale todo" para "perjudicar" al expresidente y, por consecuencia, "a la democracia y al pueblo brasileño".

Lula ha sido condenado por el juez federal Sergio Moro y por un tribunal regional -segunda instancia- a 12 años de cárcel por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales por aceptar un tríplex de lujo en Sao Paulo como pago de la constructora OAS por sus favores políticos.

El exmandatario, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, cumple pena en una celda aislada.

El exdirigente sindical ha agotado prácticamente la segunda instancia y solo le queda acudir a los altos tribunales -el Supremo y el Constitucional- para revertir la condena. Una vez firme, la sentencia impedirá que pueda competir en las elecciones presidenciales del 7 y 28 de octubre.

Hasta entonces, Lula podrá intentar inscribirse y, en caso de que no se lo permitan, podrá acudir al Tribunal Electoral para que decida. Si consiguiera el estatus de candidato, el proceso judicial seguiría su curso. Y, si finalmente la Justicia da la razón a Moro, los votos que haya recibido serán anulados.

ESPACIO ECO