NOTICIAS
13/07/2018 19:39 CEST | Actualizado 13/07/2018 19:46 CEST

Sanidad retira un lote de acelgas contaminadas con estramonio de la marca Ybarra

El producto envasado se ha distribuido en Madrid, Andalucía y otras comunidades.

YBARRA

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha lanzado una alerta sanitaria a raíz del consumo de una conserva de acelgas contaminada por la planta estramonio que ha afectado a dos personas a las 24 horas de su ingesta, y que se ha distribuido también en Andalucía entre otras comunidades.

Sanidad ha ordenado la retirada de este producto, de la marca Ybarra, en los establecimientos de la región y señala que su ingesta provocó síntomas nerviosos a dos personas, que han tenido una evolución "favorable", según la información difundida por la Consejería madrileña.

De momento, no hay conocimiento de más casos. La Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria y Nutrición, notificó esta alerta y que el producto de la conserva está envasada en frasco de cristal, con peso neto 660 gramos y peso escurrido 425 gramos. El número de lote que se está retirando es el 18023.

El estramonio es una planta que contiene alcaloides tropánicos de forma natural. También se le conoce como floripón, burladora, chamico, hierba del Diablo, hierba hedionda o higuera del infierno.

Se trata de una planta muy difundida en las regiones templadas y tropicales y en ciertos casos las semillas de estramonio aparecen como impurezas en los cultivos agrícolas.

Las intoxicaciones por estramonio (Datura stramonium L.) en las personas no son muy frecuentes y se manifiestan por un síndrome anticolinérgico muy marcado.

Además, la Agencia de Seguridad Alimentaria, según la resolución emitida, recomienda a los consumidores que pudieran tener los productos de las marcas anteriormente mencionadas en sus hogares que "se abstengan de consumirlos".

Los productos han sido fabricados en Navarra y distribuidos las comunidades de Andalucía, Cataluña, Castilla y León, Madrid y Comunidad Valenciana.

Por ello, se ha procedido a informar de estos hechos a las autoridades competentes de las comunidades a través de la Red de Alerta Alimentaria nacional (Sciri).