TENDENCIAS
17/07/2018 17:27 CEST | Actualizado 17/07/2018 17:51 CEST

Mayte García, la mujer de Cañizares, habla sobre la muerte de su hijo: "Fue un maestro"

Recopilamos las 10 frases más duras de su entrevista en 'Amigas y conocidas'.

Santiago Cañizares y su mujer Mayte, en un acto en Madrid en diciembre de 2014.
GTRESONLINE
Santiago Cañizares y su mujer Mayte, en un acto en Madrid en diciembre de 2014.

El 23 de marzo de 2018 Santiago Cañizares y Mayte García vivieron el peor día de su vida: su hijo Santi, de cinco años, moría tras un año luchando contra el cáncer.

Poco después de la triste noticia la mujer del futbolista escribía una dura reflexión en Instagram y un mes más tarde impartía en ¡Hola! junto a su marido "una lección de amor y esperanza". Sin embargo, no ha sido hasta este lunes 16 de julio cuando García se ha decidido a ir a un plató de televisión.

TVE

La mujer de Santiago Cañizares ha aceptado la invitación de Amigas y conocidas, el programa de Inés Ballester en TVE, para abordar este tema y ayudar a visibilizar el cáncer infantil. Su encuentro ha durado algo más de 15 minutos y ha dejado frases tan duras como estas.

Mi hijo vino a este mundo para darnos una lección de vida a todos.

"Creo que mi hijo vino a este mundo para darnos una lección de vida a todos. No sólo a nosotros, sino a todo el mundo que nos rodea. Creo que podemos ayudar a la sociedad y a todos los padres y personas que están pasando momentos complicados", ha dicho nada más arrancar la entrevista.

La fe nos ha ayudado muchísimo porque entendíamos que nuestro hijo era un enviado.

"Somos personas católicas, cristianas, la fe nos ha ayudado muchísimo porque entendíamos que nuestro hijo era un enviado, un elegido. Me siento muy orgullosa de ser su madre porque pienso que me ha elegido. Al final entiendes que vino con una misión, vino a enseñarnos a ser mejores personas, a valorar nuestro día a día de nuestras vidas, a tener mejor corazón".

Nunca perdió la sonrisa. Llevó su enfermedad con una dignidad impresionante.

"La fuerza me la ha dado él, él sin duda. De ahí sale el hashtag #santicampeon. Nunca perdió la sonrisa, nunca se quejaba de nada. Llevó su enfermedad con una dignidad impresionante. Para mí fue un maestro, era un sabio y me enseñó eso, que ante cualquier adversidad que tengas en la vida tienes que afrontarlo con dignidad y él que era un niño de cinco años y tenía la fortaleza de su madre. Hasta día de hoy la he tenido y espero no perderla".

Me sumé muchísimo más a la fe, era muchísimo más constante y más practicante.

"Normalmente todos los creyentes cuando les ocurren estas cosas dejan de creer, dejan de tener fe, yo todo lo contrario. Creo que me sumé muchísimo más a la fe y era muchísimo más constante y más practicante porque sentía esa paz y creo que al final todo el mundo tiene un destino en esta vida y al final mi hijo fueron cinco años pero muy intensos".

Nunca pasé por el enfado, he sentido mucha pena porque me hubiera gustado verlo crecer.

"Nunca pasé por el enfado, quizás he sentido mucha pena porque me hubiera gustado ver crecer a mi hijo, no te lo voy a negar y lo echo muchísimo de menos. Pero enfado no. Porque él tampoco se enfadaba. Creo que los niños muy pequeños como era mi hijo no son conscientes de la realidad, ¿no? Al final cuando se encuentran bien son felices y esa era mi misión, que mi hijo fuera feliz cada día, que sonriera cada día e intentar hacerlo menos malo, que sufriera lo menos posible".

Para mis hijas esto también va a ser un aprendizaje.

"Esto tiene que ser una lección para todos, no sólo para nosotros como padres, sino para mis hijas. A ellas les ha costado un poco más, son muy pequeñas, pero yo creo que para ellas era fundamental entender que dentro del sufrimiento su hermano era feliz y teníamos que intentar entre todos hacerlo feliz y al final esto va a ser un aprendizaje para ellas en la vida. Creo que lo que les pase ahora lo verán todo como más pequeño".

El vacío que te deja es inmenso.

"El vacío que te deja es inmenso. Yo me conocía todas las pecas de su cuerpo. Al final tienes una conexión madre-hijo espectacular, y te deja un vacío pero lo siento muy cerca, lo siento constantemente a mi alrededor. En casa hablamos constantemente de él, como si estuviera con nosotros, porque así lo sentimos, que está con nosotros. Es una pena no verlo pero lo sentimos, y las niños también. Le hablan muchísimo. Yo siempre les digo que tienen un ángel de la guarda que siempre las va a acompañar y que se tienen que sentir muy afortunadas".

Me puede mucho más el amor por mi hijo que el dolor por su ausencia.

"Creo que mucha gente se va de este mundo sin entender lo que es la vida y nosotros hemos llegado a entenderla. Y creo que es lo más bonito que nos ha pasado nunca. Me puede mucho más el amor por mi hijo que el dolor por su ausencia. Nos quedamos con eso".

Se fue con mucha sensación de paz, rodeado de nosotros en brazos de mi marido.

"Santi y yo aparte de marido y mujer somos compañeros de vida, y donde no llegaba él llegaba yo y viceversa. Y para mí ha sido un apoyo impresionante, aparte que creo Santi tuvo la capacidad de entender la misión de Santi haciéndomela entender a mí y al resto de la familia. Nos fue arrastrando a todos hasta que de verdad lo entendí y dejé que marchara mi hijo... Porque yo era consciente de que se marchaba pero no quería. Ese fue el peor momento, pero también fue la sensación más bonita porque se fue con mucha sensación de paz, rodeado de nosotros en brazos de mi marido y creo que le dije palabras muy bonitas y creo que me hizo caso porque nada más dejar de hablarle se fue".

Mi hijo se fue vestido de la Selección española.

"Era superfanático del fútbol, tenía a su padre endiosado y os puedo contar que mi hijo se fue vestido de la Selección española".