NOTICIAS
24/07/2018 15:22 CEST | Actualizado 24/07/2018 16:03 CEST

La policía francesa rocía con gases lacrimógenos al pelotón del Tour y obliga a detener la etapa

Los medios utilizados para disolver una manifestación de los granjeros ha afectado a los ciclistas.

AFP

Una protesta de granjeros ha provocado un breve parón en la 16ª etapa del Tour de Francia, obligando a la policía a usar gases lacrimógenos para disuadir la manifestación, y permitir así continuar el avance del pelotón en su camino desde Carcassone a Bagneres-de-Luchon.

Múltiples granjeros interrumpieron la carrera colocando pacas de heno en la calzada, que se encontraba rodeada de tractores, provocando así la detención del pelotón. Los coches de los equipos ciclistas indicaron a los corredores que detuvieran la marcha hasta que la situación se despejara con la intervención de la policía.

Dicha intervención se produjo con el uso de gases lacrimógenos para disuadir a los manifestantes. Una sustancia que también llegó a salpicar a algunos ciclistas, obligándoles a bajar de la bicicleta para ser atendidos por vehículos médicos y echarse agua en los ojos.

La etapa, que se encontraba a 187 kilómetros de la línea de meta, se reanudó tras unos minutos y con el pelotón agrupado tal y como estaba antes del incidente.