NOTICIAS
27/07/2018 03:15 CEST | Actualizado 27/07/2018 03:15 CEST

El Observatorio Espacial Europeo revalida la Teoría de la Relatividad de Einstein

Gracias a su Very Large Telescope.

AFP/Getty Images

El cielo sobre Chile ha permitido, con sus especiales condiciones naturales y la aportación de los telescopios europeos, reivindicar de nuevo a Albert Einstein con una nueva confirmación de su Teoría General de la Relatividad, formulada hace más de un siglo.

El Observatorio Espacial Europeo (ESO) ha informado de la nueva validación de la teoría del físico teórico alemán, quien predijo que los objetos deforman el espacio-tiempo a su alrededor, haciendo que cualquier luz que pase cerca sea desviada.

En este caso el ESO y su Very Large Telescope (VLT) (literalmente, "telescopio muy grande" en inglés), situado en el norte chileno, han podido comprobar por primera vez los efectos de los que trató Einstein en su teoría en relación con el movimiento de una estrella cerca de un agujero negro súpermasivo.

Los astrónomos pudieron seguir el movimiento de la estrella S2 cuando pasó en mayo a menos de 20.000 millones de kilómetros del agujero y moviéndose a una velocidad de algo más de 25 millones de kilómetros por hora.

Para seguir a esa estrella utilizaron las observaciones infrarrojas tomadas con los instrumentos Gravity, Sinfoni y Naco. Compararon los datos obtenidos de su posición y velocidad con observaciones previas con otros instrumentos, las predicciones de la gravedad de Newton, la teoría general y otras de la gravedad.

"Los nuevos resultados son incompatibles con las predicciones newtonianas y concuerdan de modo excelente con las predicciones de la Teoría General de la Relatividad", según el ESO.

Una medida de la expansión del universo

Las nuevas mediciones demuestran un efecto conocido como el desplazamiento al rojo gravitacional, que está considerado como una medida de la expansión del Universo.

"La luz de la estrella se estira a longitudes de onda más largas por el campo gravitatorio muy fuerte del agujero negro. Y el cambio de la longitud de onda de la luz de la S2 concuerda precisamente con lo que predijo Einstein en su Teoría General de la Relatividad", ha explicado el ESO.

Los responsables del observatorio europeo destacan que "es la primera vez que se ha observado esta desviación de la teoría gravitatoria newtoniana, más simple, en relación con el movimiento de una estrella cerca de un agujero negro súpermasivo".

"Más de cien años desde que publicara su documento sobre los presupuestos de la relatividad general, se ha demostrado una vez más que Einstein tenía razón, en un laboratorio mucho más extremo del que pudiera haber imaginado", ha afirmado el ESO.

Válida para galaxias más allá de la Vía Láctea

Françoise Delplancke, jefa de Ingeniería de Sistemas en ESO, ha añadido que " en el Sistema Solar sólo podemos probar las leyes de la física ahora y bajo ciertas circunstancias. Por eso en astronomía es muy importante comprobar que también son válidas donde los campos gravitatorios son mucho más fuertes".

En julio, el ESO reveló que la teoría de Einstein vale también en galaxias más allá de la Vía Láctea.

En el estudio publicado entonces se empleó la galaxia ESO 325-G004, que actúa como una fuerte lente gravitacional, distorsionando la luz que proviene de una galaxia lejana que se encuentra detrás de ella y creando un anillo de Einstein alrededor de su centro.

Comparando la masa de ESO 325-G004 con la curvatura del espacio a su alrededor, los astrónomos descubrieron que la gravedad a estas escalas de distancias astronómicas se comporta según lo predicho por la relatividad general.

Este julio, otra validación a Einstein llegó por las observaciones de un grupo de astrónomos que encontró una nueva demostración en la constelación Tauro, a 4.200 años luz de la Tierra. Sirvieron para demostrar la aplicabilidad del principio de equivalencia a los cuerpos con su propio campo gravitatorio.

NOTICIA PATROCINADA