ECONOMÍA
26/07/2018 15:50 CEST | Actualizado 26/07/2018 15:50 CEST

Marcha lenta de taxistas por la Ronda Litoral de Barcelona en la segunda jornada de la huelga

Protestan por la decisión de Fomento de suspender el límite para las licencias de alquiler de vehículos con conductor (VTC).

Barcelona vive estos días dos huelgas de transporte: la de la aerolínea Ryanair y la de los taxistas. Después de una primera jornada marcada por la violencia por parte de algunos taxistas hacia los conductores de Uber y Cabify, la segunda jornada ha comenzado con un llamamiento de calma.

Los taxistas protestan por la decisión del Ministerio de Fomento de suspender la norma que limitaba las licencias de alquiler de vehículos con conductor (VTC). El reglamento contemplaba una licencia de VTC por cada 30 licencias de taxi y limitaba la actuación de estas compañías.

Los paros han sido convocados por las organizaciones Asociación Taxistas Latinos Unidos, Élite Taxi Barcelona, Associació de Taxistes Pakistanesos de Catalunya, Sindicat del Taxi de Catalunya, Agrupació Taxi Companys y Anget Taxi.

La primera jornada contó con episodios violentos

Durante el primer día, en el aeropuerto, donde se habían cancelado decenas de vuelos, las paradas de taxis presentaban un aspecto desierto. Mientras, en el centro de la ciudad cientos de taxistas, se manifestaban con petardos, bengalas y botes de humo, en actitud a veces violenta. La manifestación terminó con un detenido y 16 denuncias.

EFE

Los taxistas barceloneses contaron con el apoyo de distintas asociaciones de taxistas de toda España."Esta manifestación es para darles apoyo, no sólo del taxi del área metropolitana, sino del taxi de toda España" declaraban los convocantes.

Portavoces de los sindicatos han celebrado la unión del sector, así como que la huelga haya sido secundada de forma masiva: "Ha sido histórica, secundada al cien por cien. No hay ningún taxi, ni tampoco Uber ni Cabify por las calles de Barcelona".

Durante la manifestación se vieron episodios violentos no solo contra los VTC, sino también contra sus conductores e incluso pasajeros. Algunos manifestantes lanzaron piedras contra algunos VTC y agredieron a dos conductores que tuvieron que ser hospitalizados.

El caso que más ha llamado la atención ha sido el ataque que ha sufrido un Cabify donde había una familia francesa con una niña.

Cabify y Uber deciden suspender sus servicios en Barcelona temporalmente

A consecuencia de las acciones violentas por parte de los taxistas hacia sus coches, ambas compañías han anunciado que suspenden su actividad en la capital catalana para evitar que se produzcan nuevos incidentes.

En un comunicado publicado por la asociación que representa al sector de las VTC Unauto, explican que aunque no es la primera vez que sus conductores han sufrido agresiones, esta vez la gravedad de los ataques les ha obligado a cancelar el servicio temporalmente.

Por su parte, el director general de Cabify Europa, Mariano Silveyra, ha pedido "volver a la paz", ya que ha asegurado que el sector del taxi no se ve amenazado. "Tenemos que intentar volver a la convivencia, a la paz. Hay sitio para todos", ha dicho Silveyra

La segunda jornada comienza con un llamamiento a la calma

Después de los incidentes del día anterior, la segunda jornada ha comenzado con un llamamiento a la calma por parte de los sindicatos y asociaciones. "Condenamos y rechazamos enérgicamente y sin ningún paliativo cualquier tipo de violencia o agresión", señaló la influyente asociación Elite Taxi en un comunicado.

Alberto Álvarez, portavoz de Élite Taxi, ha pedido hoy calma a sus compañeros y, aunque ha condenado la violencia vivida ayer, ha criticado también a los políticos, que han permitido que se haya llegado "a esta situación de conflicto en las calles".

"La violencia no es el camino y, aunque lo que pasó ayer es injustificable, llevamos un año de conflicto en las calles y es muy urgente solucionar este problema cuanto antes", ha explicado a Efe el portavoz de Élite Taxis, que ha añadido que las asociaciones del sector están "hartas de decir que la situación se les está yendo de las manos, no se puede parar a la gente si se les quita todo".

Reunidos en el aeropuerto del Prat de Barcelona, cientos de taxistas han marchado lentamente hasta el puerto, generando una kilométrica retención en el acceso sur de la ciudad.

EFE
Photo gallery HUELGA TAXI CONTRA UBER Y CABIFY See Gallery

ESPACIO ECO