TENDENCIAS
30/07/2018 09:56 CEST | Actualizado 30/07/2018 15:51 CEST

Una de 'Las Mellis' sufre quemaduras de segundo grado por tratarlas con un remedio casero

Se quemó las manos manipulando una pistola de silicona caliente y aplicó zumo de limón en las heridas porque lo vio en internet.

Socialité

Raquel, una de las hermanas conocidas como Las Mellis, sufrió la semana pasada un pequeño accidente mientras fabricaba joyas, el trabajo que desempeñan tras su paso por Supervivientes (Telecinco).

Manipulando una pistola de silicona caliente, Raquel se quemó varios dedos y parte de las manos y todo habría quedado en un accidente menor si hubiesen acudido inmediatamente a un hospital o médico de urgencias.

Sin embargo, ella y su hermana Bibi recurrieron a internet, donde encontraron el consejo de una mujer que aseguraba que lo mejor para las quemaduras era aplicar zumo de limón natural sobre las heridas.

El ácido cítrico del limón agravó las quemaduras y cuando finalmente acudieron al hospital, presentaba quemaduras de segundo grado y otras de menor gravedad.

Así lo contó Bibi en la cuenta de Instagram que las hermanas comparten:

"Anoche sobre la 1:30 tuve q llevar a Raquel a urgencias, se quemó los dedos y las manos haciendo unos pendientes con silicona caliente, (para colmo no se me ocurre otra cosa q echarle limón puro). Nos llevamos un susto d cojones... La curaron y de ahí la mandaron esta mañana a urgencias de quemados del hospital Virgen del Rocío en Sevilla para q le hicieran una valoración de grado d las quemaduras.

Presenta quemaduras de segundo grado en el primer y segundo dedo de la mano izquierda y tercero y quinto dedo d la mano derecha. Tiene otras quemaduras menos graves en las manos...".

A post shared by LasMellis (@lasmellis) on

Ante la alarma que esta noticia generó entre sus seguidores, el programa Socialité (Telecinco) se puso en contacto con las hermanas para que explicasen lo que sucedió exactamente.

"Estaba haciendo unos pendientes de silicona, se me acabó, fui a meterle el recambio a la pistola de silicona y le di al gatillo sin querer. Y las consecuencias fueron cinco dedos de las manos quemados, con quemaduras de segundo grado. Me llevé un susto enorme porque me quería morir. Lo pasé muy mal porque algunas son demasiado profundas", contó Raquel.

En cuanto se quemó Raquel metió las manos debajo del agua, hasta que su hermana Bibi le aplicó el jugo de un limón porque había leído en internet que era lo mejor para tratar las quemaduras. "Entonces yo vi las estrellas".

Puedes ver la entrevista en Socialitéen este enlace.