NOTICIAS
07/08/2018 20:02 CEST | Actualizado 07/08/2018 20:02 CEST

El verano más caótico del Real Madrid

Florentino ya no es un Ser Superior.

Getty Images

Zidane dejó tirado al Real Madrid después de ganar la Champions, el título más importante del año. Cristiano Ronaldo abandonó el club por la puerta de atrás sin despedirse, tan siquiera, de la afición; Modric —el mejor jugador del Mundial y, hoy por hoy, del Madrid—, no desmiente los rumores que lo sitúan este temporada en el Inter de Milán y Kovacic, el hombre que está llamado a ser uno de los grandes centrocampistas de Europa, se declara en rebeldía con el propio club.

Lo normal cuando has ganado tres Copas de Europa de forma consecutiva, vamos.

Así ha empezado el Real Madrid su verano más caótico desde que Florentino Pérez volvió al club blanco. El presidente parece haber perdido su condición de Ser Superior.

En pocos meses, el equipo más laureado de Europa se ha convertido en un polvorín.

La salida de Zidane después de ganar la tan ansiada 13ª Champions —su tercera seguida— dejó al club tambaleándose. El entrenador francés supo ganarse al vestuario y siempre dio la cara por sus jugadores. Para proteger a Keylor Navas llegó a frenar el fichaje de Kepa, portero del Athletic de Bilbao, cuando costaba 20 millones de euros. Ahora el Chelsea va a ficharlo por 80.

Cristiano Ronaldo ya es historia. El jugador más importante de la historia del club desde Alfredo Di Stéfano se marchó a la Juventus por la puerta de atrás, con un simple comunicado, sin despedirse de la afición y con un multazo de Hacienda. Ahora, como un exnovio celoso, ha dejado de seguir al Real Madrid en redes sociales.

¿Y quién es elegido para reconducir este caos? Julen Lopetegui.

El técnico vasco ha firmado como sustituto de Zidane sin ser ni la primera, ni la segunda ni la tercera opción. Ni Pochettino, ni Allegri, ni Klopp dieron el paso en sus respectivos equipos para llegar a la Casa Blanca.

Además, el exseleccionador nacional llega con el estigma de haber traicionado a España por haber fichado por el Madrid dos días antes de empezar un Mundial. Y no nos engañemos, no es un hombre que haya traído la ilusión al madridismo. Ni siquiera, parece, entre sus propios jugadores: según Antón Meana en la SER, los futbolistas del Madrid ya lo empiezan a ver como "una versión de Benítez", el técnico que antecedió a Zidane y que no se llegó a comer ni el turrón.

Modric y Kovacic son los culpables de que se hable de una crisis sin precedentes en el Real Madrid, por lo menos a estas alturas del verano. Los croatas han lanzado un misil contra los cimientos del club: uno por no desmentir que se quiere ir y el otro por decir abiertamente que quiere hacerlo.

Esto ha llevado a que Florentino, poco dado a relacionarse con los medios, tuviese que reunir a los periodistas para decir que Modric, que este miércoles se reincorpora de sus vacaciones, tenía un precio: 750 millones. Antes, la palabra del empresario era ley. Él tenía en control de todo lo que concernía al club blanco y nadie se atrevía a llevarle la contraria al mandamás.

Cuentan que Ronaldo fue hace años a pedirle a Florentino salir del Madrid por las bravas. La respuesta del magnate fue: que paguen tu cláusula de 1.000 millones y así ficho a Messi. Así se las gastaba.

Y como dice el periodista Rubén Uría: "Ahora sólo falta que los aficionados que jalean esos comportamientos tengan claro que, si se festeja el fichaje de jugadores que se declaran en rebeldía, toca aguantar el chaparrón cuando surge una rebeldía en casa. Y no es un plato de gusto, la verdad".

Florentino, que acostumbraba a tapar una espantada con la llegada de un fichaje de relumbrón, parece estar sobrepasado por la situación y ningún crack está haciendo las maletas para llegar al Santiago Bernabéu.

Ni Hazard, ni Lewandowski, ni Neymar, ni Mbappé, ni Kane... Por el momento ninguno de ellos está en el mercado y sobre todo, sin dejarse 300 millones.

El club parece empecinado en la llegada de Courtois, portero del Chelsea, que tendrá que competir por un puesto con Keylor Navas, un jugador que, paradójicamente, se ha ganado a pulso ser el titular de la portería blanca y que tiene cuerda para rato.

Sí han llegado Vinicius Jr, Odriozola y Lunin que, por lo que sea, no son jugadores que vayan a llevar a los madridistas en masa a ver a su equipo.

Con este panorama, el Real Madrid se enfrentará el próximo 15 de agosto al Atlético de Madrid en la Supercopa de Europa, el primer partido serio de la temporada.

Dios Florentino proveerá.