TENDENCIAS
14/08/2018 01:28 CEST | Actualizado 14/08/2018 01:28 CEST

Ruby Rose, la próxima Batwoman, cierra su Twitter tras recibir una lluvia de odio

Homofobia, desprecio a su talento, corrección política, ignorancia...

WireImage
Ruby Rose.

Ser mujer en Hollywood no es fácil y en los últimos tiempos hemos visto un nuevo tipo de obstáculo que parecen encontrarse muchas más actrices que actores: el odio en redes.

Le ocurrió a Leslie Jones (Cazafantasmas) y a Kelly Marie Tran (Star Wars: los últimos jedi). Su compañera galáctica Daisy Ridley cerró al público su Twitter, como también ha hecho Millie Bobby Brown, Once en Stranger Things, después de recibir una oleada de odio.

Bastante antes tuvo lugar el conocido caso de Anna Gunn, la actriz de Breaking Bad que vivió cómo la misoginia contra su personaje llegó a afectar a su vida personal.

Ahora le ha tocado a la que será la primera superheroína lesbiana, la intérprete de Batwoman. Su papel fue anunciado hace pocos días y Ruby Rose ya ha tenido que ponerle un candado a su Twitter para que sólo puedan comunicarse con ella aquellos que ya conoce.

El odio ha venido de todas partes: primero de los homófobos de turno, que se quejan de que hayan hecho lesbiana al personaje. También de los exquisitos del cine, que ponen en duda que sea capaz de interpretar a la heroína tras verla en Megalodón.

Pero también ha recibido odio de los fans políticamente correctos, que critican que haya sido elegida para interpretar a la judía Batwoman una actriz que no profesa esa religión. Hasta el colectivo LGTB ha cargado contra ella por haber sido escogida para interpretar a una lesbiana sin serlo.

Pero como ha apuntado Rose en sus últimos mensajes en Twitter, ella salió del armario con 12 años. Este es su discurso completo antes de capar el acceso a sus tuits, según The Hollywood Reporter:

¿De dónde puñetas ha salido esto de 'Ruby no es lesbiana y por tanto no puede ser Batwoman'? Es lo más absurdo y ridículo que he oído nunca. ¿Hola, salí del armario con 12 (años)? Y durante los últimos cinco he tenido que lidiar con los 'es demasiado gay'. ¿Cómo le habéis dado la vuelta ahora? No he cambiado. Me gustaría que todos pudiéramos apoyarnos en nuestro viaje.

Cuando las mujeres y las minorías unen fuerzas, somos imparables... Cuando nos despedazamos entre nosotros es aún más doloroso que cuando lo hace otro grupo. Pero, ey, me encantan los retos. Sólo desearía que las mujeres y la comunidad LGTB se apoyaran mutuamente más. Ojalá fuéramos todos un poco más amables y comprensivos los unos con los otros... Envío a todo el mundo mi amor y gratitud, ha sido un año movidito, especialmente este mes.

Tengo ganas de dormir más de cuatro horas y de apartarme de Twitter para enfocar toda mi energía en mis dos próximos proyectos. Si me necesitáis, estaré en mi Bateléfono.

ESPACIO ECO