ECONOMÍA
14/08/2018 22:04 CEST | Actualizado 15/08/2018 00:06 CEST

¿Por qué la crisis de Turquía te puede afectar a ti?

La lira turca cae un 40% desde que empezó el año.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, durante la celebración del segundo aniversario del intento de golpe de Estado en el palacio presidencial en Ankara (Turquía).
Umit Bektas / Reuters
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, durante la celebración del segundo aniversario del intento de golpe de Estado en el palacio presidencial en Ankara (Turquía).

Prietas las filas. Ese fue el llamamiento que hizo el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, a la ciudadanía turca. "Si hay alguien que tiene dólares u oro debajo de su colchón, debería cambiarlo por liras en nuestros bancos. Esta es una batalla doméstica nacional", aseguró ante una multitud el pasado sábado en Rize. Estas palabras de Erdogan, que pueden parecer una anécdota lejana, y la guerra comercial con Estados Unidos a la que hacen referencia están teniendo consecuencias en la economía española.

¿Qué ha ocurrido?

La lira turca ha caído un 40% desde que empezó el año. Una crisis monetaria que ha alertado a los mercados. La economía turca genera incertidumbre y desconcierto entre los inversores.

¿Por qué ocurre esto?

La economía de Turquía tiene una serie de desequilibrios que la hacen vulnerable:

  • El país tiene un elevado déficit por cuenta corriente. ¿Qué quiere decir esto? Que los gastos de las importaciones superan a los ingresos de las exportaciones. Este déficit se sitúa por encima del 7,0% del PIB.
  • La inflación supera el 15%, cuando el objetivo se sitúa en el 5%.

Por otro lado, existe una desconfianza sobre la independencia del Banco Central de Turquía, que anunció el lunes una inyección de liquidez por valor de 10.000 millones de liras para frenar la caída de la divisa. "El mayor problema que afronta Turquía es la falta de independencia de las autoridades monetarias del país, muy condicionadas por el poder político, cada vez más absoluto, del presidente Erdogan", asegura Juan José Fernández Figares, analista de Link Análisis.

Además, la tensión se ha disparado entre Donald Trump y Erdogan, lo que no ayuda precisamente a la buena marcha de la economía.

Una batalla entre Trump y Erdogan

Las relaciones entre Turquía y Estados Unidos se han deteriorado de un tiempo a esta parte. El país euroasiático reclama la extradición de Fethullah Gülen, un clérigo turco que se exilió en Estados Unidos en 1999. Erdogan le acusa del fallido golpe de Estado de 2016 y purgó a muchos de sus seguidores.

En aquella ola de detenciones, Erdogan encarceló al pastor evangélico estadounidense Andrew Brunson. En este caso, Estados Unidos pide su liberación.

Por si la batalla judicial fuera poco y ante la debilidad de la economía turca, el mismo Donald Trump avivó las llamas del incendio. El presidente estadounidense autorizó una subida de los aranceles aplicados a las importaciones de acero y aluminio procedentes de Turquía, que alcanzarán el 50% y el 20%. El anuncio lo hizo el pasado viernes, en medio del desplome de la lira.

"Acabo de autorizar que se dupliquen los aranceles al acero y al aluminio con respecto a Turquía, ya que su moneda, la lira turca, cae con rapidez en relación a nuestro muy fuerte dólar", anunció Trump el pasado viernes en su cuenta oficial en Twitter.

Erdogan se considera traicionado por Trump, recordando que ambos países pertenecen a la OTAN, y pretende dar la batalla para mantener la independencia económica.

¿Es posible el contagio a otras economías?

Sí. La caída de la lira turca ha alertado a los analistas, que creen que se puede producir un contagio sobre otros mercados emergentes. Los inversores empiezan a decantarse por una única solución: que Turquía solicite un rescate al Fondo Monetario Internacional (FMI), como ha hecho recientemente Argentina.

Las divisas latinoamericanas también cayeron el viernes. La más perjudicada fue el peso argentino, que cayó un 3,2% en comparación con el dólar. De hecho, Argentina es uno de los países más vulnerables en caso de que se produzca una nueva crisis, según recordó la economista Mercedes D'Alessandro en Twitter.

El Banco Central del país latinoamericano subió los tipos de interés del 40% al 45%, con el objetivo de frenar la caída de la moneda. Pero no fue suficiente.

"La gran duda es si la crisis turca es un hecho aislado o, por el contrario, se puede extender a otras economías en vías de desarrollo (emergentes) y provocar una crisis similar a la de finales de los años 90", señala Juan José Fernández Figares, analista de Link Análisis. "Creemos que es pronto para sacar conclusiones, aunque en los últimos días sí se ha podido apreciar la huida de inversores de ciertas economías emergentes".

La gran duda es si la crisis turca es un hecho aislado o, por el contrario, se puede extender a otras economías Juan José Fernández Figres (Link Análisis)

¿Por qué afecta a España?

El Banco Central Europeo (BCE) está preocupado por las consecuencias que pueda tener la crisis turca en algunos bancos europeos con exposición en Turquía, según el periódico económico Financial Times. ¿Cuáles son estos bancos?El español BBVA, el francés BNP Paribas, el italiano Unicredit y el holandés ING, entre otros.

BBVA es la segunda entidad financiera en activos de España y tiene una cuota de mercado en crédito del 16,2% y una fuerte presencia en Cataluña, donde absorbió a seis cajas de ahorros. Posee el 49,85% de la entidad turca Garanti Bank, que supone un 11% de los activos totales totales del grupo vasco.

Las acciones del banco que preside Francisco González sufrieron una caída del 8% entre el viernes y el lunes por el desplome de la lira. La entidad perdió más de 3.200 millones de capitalización bursátil (valor total que tiene la compañía en el mercado) en apenas dos días.

Esta caída arrastró a otras entidades financieras y al Ibex 35, el índice de referencia de la Bolsa española en el que los bancos tienen mucho peso. Además, los analistas de Kepler Cheuvreux y JP Morgan han revisado a la baja sus estimaciones sobre cómo se comportarán las acciones en el futuro.

El BBVA ha asegurado este martes que cuenta con una política de cobertura que protege el capital ante depreciaciones de la lira turca. El banco considera que su modelo de gestión limitará el impacto de la crisis.

"Mucha gente se sorprende de la gran exposición de España a Turquía. Un banco, el BBVA, posee la mitad de Garanti (un banco turco). Es algo serio, pero no se trata de un riesgo sistémico", ha asegurado el economista Ángel Talavera, en un mensaje publicado en la red social Twitter.

Además, Turquía es uno de los mayores destinos de las exportaciones españolas fuera de la Unión Europea, según cuenta El Diario. El sector automovilístico exporta miles de vehículos al país asiático, mientras que las compañías textiles Mango e Inditex tienen centros de producción allí. Otras compañías como las siderúrgicas ArcelorMittal y Acerinox también se verán perjudicadas por los aranceles.

Habrá que estar atentos a los siguientes episodios de la batalla entre Turquía y EE UU.

EL HUFFPOST PARA ENDESA