INTERNACIONAL
16/08/2018 11:19 CEST | Actualizado 16/08/2018 11:30 CEST

Uno de los señalados por el atentado a Maduro acusa a Zapatero de ser el "abogado del gobierno" venezolano

Julio Borges denuncia que el expresidente español presionó a la oposición para firmar un acuerdo a la medida del Ejecutivo bolivariano y convocar elecciones.

EFE
Julio Borges y José Luis Rodríguez Zapatero, en sendas imágenes de archivo.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Julio Borges, es un destacado opositor al Gobierno de Nicolás Maduro que ha sido directamente señalado, junto al diputado Juan Requesens, por el atentado fallido que el mandarario sufrió el pasado 5 de agosto. Desde el exilio, donde se encuentra desde hace meses, Borges ha concedido este jueves una entrevista a la Cadena SER en la que ha defendido su inocencia y en la que, de paso, ha lanzado una acusación de peso contra el expresidente del Ejecutivo español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero: ha actuado, dice, como "abogado del Gobierno" chavista en la mediación entre Caracas y la disidencia.

Borges ha recordado que desde que Maduro llego al poder "ha reprimido 22 atentados y siempre sigue el mismo patrón", que pasa por involucrar a un gobierno extranjero (Colombia y varias conexiones en Miami, en este caso), los críticos internos o a las Fuerzas Armadas. Sólo quiere "tapar el verdadero holocausto que se está viviendo en Venezuela", denuncia. Así, ya no se habla por ejemplo de que el año se va a cerrar con una inflación de un millón por ciento.

El dirigente de Primero Justicia en el exilio también ha querido rebajar la supuesta confesión del diputado Juan Requesens por este intento de atentado, porque estaba sometido a "químicos o a chantaje", según los vídeos aportados por sus allegados. A su entender, hay que manejar la posibilidad de que el origen de este ataque esté en el "malestar militar" que hay dentro del ejército. No obstante, dice que el pueblo no busca "liquidar al adversario político mediante la violencia", aunque alerta del "peligroso caldo de cultivo" que generan estos episodios, en un país que busca "cambio".

Borges, que fue jefe de la negociación sin frutos con el gobierno venezolano en la República Dominicana, ha denostado ese proceso y, sobre todo, ha sido crítico con José Luis Rodríguez Zapatero, al que ha calificado de "abogado del gobierno". Sostiene que ha recibido por su parte "presiones" y "amenazas" para firmar "sí o sí" un acuerdo a la medida de Nicolás Maduro y convocar luego elecciones. Esta actuación "le destierra como mediador en cualquier proceso venezolano", abunda el opositor.

De seguido, también ha cargado contra el actual ministro de Exteriores español, Josep Borrell, que en julio pasado avisó de que España no iba a liderar las sanciones de la Unión Europea al país caribeño. El Gobierno de Maduro "no teme que la gente se muera de hambre, sino las sanciones europeas", denuncia.

"Una burda calumnia"

Tras la acusación de este disidente, Zapatero también ha sido entrevistado en la SER y ha negado la mayor. Afirma que es una "burda mentira de la que el señor Borges va a responder". El expresidente cree que debe haber "motivos espurios para llevar a cabo esta afirmación". "No sólo no tiene que ver con mi forma de ser, sino que no tiene que ver nada con lo que he hecho", ha dicho dolido, y ha recordado que durante su mediación se ha asistido a un proceso de liberación de presos, uno de los pocos avances logrados.

"Es tan contrastable que me parece insólito que se haya metido en este laberinto", ha dicho, para abundar a continuación en que va a hacer todo lo que esté en su mano para que "se restituya esa afirmación".