INTERNACIONAL
22/08/2018 14:48 CEST | Actualizado 22/08/2018 15:04 CEST

¿Qué ha pasado con el entorno de Trump en las últimas horas y por qué es tan importante para EEUU?

El cerco sobre Trump se estrecha, y se estrecha, y se estrecha....

El presidente de EEUU, Donald Trump.
REUTERS
El presidente de EEUU, Donald Trump.

A veces la meteorología y los hechos se alían. Como si de un presagio se tratara, el cielo de Washington no dio tregua tregua el martes: cayeron chuzos de punta todo el día. Con ese tiempo, es difícil no imaginarse al presidente de EEUU, Donald Trump, mirando de forma melancólica por el archiconocido ventanal del Despacho Oval pensando en las dos ciudades que pueden simbolizar el principio de su declive: Nueva York y Alexandria.

Ambas han sido los escenarios en los que dos personas del círculo íntimo, muy íntimo, del líder estadounidense se han declarado culpables y han sido condenadas por diferentes cargos derivados de una investigación sobre las elecciones presidenciales de 2016. Porque sí, a estas alturas se sigue investigando aquella cita con las urnas que aupó, para asombro —y miedo— del mundo, al magnate en el que nadie creía y todos despreciaban.

Ahora se estrecha el cerco sobre los que le ayudaron a llegar a lo más alto provocando que Trump caiga a lo más bajo.

Vayamos por partes, ¿qué ha pasado en las últimas horas en EEUU y por qué es tan importante para el país —y, por extensión, para todo el mundo— y para el futuro del presidente?

NUEVA YORK: EL EXABOGADO DE TRUMP SE DECLARA CULPABLE DE 8 CARGOS

Es, sin duda, la persona que está poniendo en mayores aprietos a Trump. Michael Cohen, que fue abogado del presidente durante toda una década, se ha declarado culpable de ocho cargos:

- Cinco por evasión fiscal.

- Uno por fraude bancario al hacer declaraciones falsas a bancos para obtener créditos de 20 millones de dólares.

- Dos por financiación ilegal de las elecciones que llevaron a Trump a la presidencia.

Entre ellos están los que más inquietan al presidente, pues le afectan directamente: los de hacer contribuciones ilegales a la campaña electoral. Cohen le ha implicado implícitamente, cuidando mucho de mencionar su nombre, hablando sólo de "el candidato" aunque aportando fechas clave.

La culpabilidad asumida de Cohen no es asunto menor. Estamos ante el hombre que en su día presumió de ser tan leal a Trump que incluso se dejaría recibir un disparo de él. "Soy el tipo que detiene las filtraciones. Soy el tipo que protege al presidente y a su familia. Soy el tipo que recibiría una bala por el presidente", subrayó a la revista Vanity Fair en septiembre de 2017. Ahora le señala abiertamente como un conspirador. Cohen ha admitido ante el juez que, durante la campaña de las elecciones presidenciales de 2016, pagó a dos mujeres para que guardaran silencio tras mantener supuestas relaciones sexuales con Trump. Lo hizo, según asegura, "bajo dirección del candidato" y "con el objetivo principal de influir en las elecciones".

REUTERS
Recreación del momento en el que Cohen ha declarado ante el juez.

Solo días antes de las elecciones, pagó 130.000 dólares a la estrella porno Stormy Daniels para que mantuviera silencio sobre su relación con Trump. El por entonces candidato estaba en sus horas más bajas y no podía permitirse una nueva polémica, de ahí que no sólo fuera Stormy: Cohen también estuvo involucrado en la compra por 150.000 dólares de los derechos de la historia de la "conejita" de Playboy Karen McDougal sobre su supuesto affaire con el magnate. Esas acciones, que implicaron empresas ficticias y entidades offshore controladas por Cohen, le metieron en problemas legales por las leyes bancarias, fiscales y de financiación de campañas.

Estos pagos no son algo anecdótico que simplemente dañen su imagen y la del presidente: estos pagos violan la legislación electoral. Cohen pagó de su bolsillo el dinero entregado a la antigua actriz porno a petición de Trump y este dinero le fue devuelto a través de Trump Organization, supuestamente como compensación a sus servicios legales, según Time. Esto constituye una violación de la la ley que prohíbe hacer donaciones a campañas electorales. Los expertos señalan que si hubiera sido el propio Trump quien hubiera pagado de su bolsillo el dinero no se habría producido una financiación ilegal de la campaña.

"Tuve esta conducta con el propósito de influir en las elecciones", le ha dicho Cohen al juez. La declaración final no tiene desperdicio:

- Juez Pauley: "¿Usted sabía que todo esto estaba mal y era ilegal?".

- Cohen: "Sí, su señoría".

¿Y por qué ha asumido todo esto ahora? Porque ha alcanzado un acuerdo con la fiscalía por ir a la cárcel hasta cinco años, una pena muy inferior a los 65 a los que podría enfrentarse por esos cargos. Además, Cohen se ha mostrado dispuesto a cooperar con la investigación, algo que no estaba recogido en dicho acuerdo. Esto pone a Trump en riesgo legal y plantea la posibilidad de que un exasesor revele secretos de larga a cambio de reducir su sentencia.

Pero ahora toca esperar. El juez federal William Pauley ha informado a Cohen que su sentencia será dictada el 12 de diciembre.

¿CÓMO AFECTA LA DECLARACIÓN DE COHEN A TRUMP?

Las dimensiones están por ver, pero hay algo evidente. Cohen se ocupó durante años de asuntos profesionales, personales e inmobiliarios de Trump, por lo que conoce mejor que nadie sus negocios. La clave, además, la ha dado su abogado, Lanny Davis: "Hoy (Cohen) ha testificado bajo juramento que Donald Trump le dio instrucciones para cometer un delito al pagar a dos mujeres con el principal objetivo de influir en unas elecciones. Si esos pagos son un crimen para Michael Cohen, ¿por qué no lo serían para Donald Trump?".

En cualquier caso, tener al que era tu principal abogado, al que sabe tanto sobre ti entre rejas nunca es una buena noticia.

ALEXANDRIA: CONDENA AL EX JEFE DE CAMPAÑA DE TRUMP

EFE
Foto de archivo de Paul Manafort.

De nuevo, el número 8. Esos son los cargos de los que ha sido hallado culpable el ex jefe de campaña de Trump, Paul Manafort. Entre ellos están los de incluidos fraude bancario, evasión fiscal y omisión de declarar cuentas bancarias extranjeras.

El juicio a Manafort es el primer proceso derivado de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la intromisión rusa en los comicios de 2016 y la posible connivencia entre el equipo de campaña de Trump y Moscú.

El jurado ha pasado cuatro días deliberando sobre los 18 cargos contra Manafort. Si bien no ha podido llegar a un veredicto sobre 10 de ellos —por lo que el juez declaró una anulación parcial del juicio— Manafort ha sido declarado culpable de los ocho restantes. Esto haría que teóricamente Manafort corra el riesgo de pasar el resto de su vida tras las rejas, aunque un experto legal ha dicho a la agencia AFP que probablemente pase menos de una década preso.

Y QUÉ PASA CON TRUMP...

AFP
El presidente de EEUU, Donald Trump, este miércoles.

Si bien la tradición legal de Estados Unidos señala que el presidente no puede ser enjuiciado, los casos de Cohen y Manafort sólo aumentan las peticiones de que se abra el procesos de destitución de Trump.

Según Lawrence M. Noble, ex consejero general de la Comisión Federal Electoral, las declaraciones de Cohen hacen que sea la primera vez en casi 50 años que un presidente estadounidense haya sido acusado de ser parte de un delito de financiación de campaña. "Esta es la primera vez desde Watergate que se ha acusado a un presidente de estar involucrado personalmente, dirigiendo y coordinando, una violación de la financiación de campaña", ha afirmado Noble, según ha recogido la cadena estadounidense CNN.

Es la primera vez desde Watergate que se ha acusado a un presidente de estar involucrado personalmente, dirigiendo y coordinando, una violación de la financiación de campaña

Por su parte Trump ha guardado en un principio distancia con todo. "Me siento muy mal por Paul Manafort. No es algo que me implique a mí, pero sigo sintiendo que es algo muy triste lo que ha ocurrido. No tiene nada que ver con la conspiración con Rusia", se había limitado. Eso ha sido hasta que se ha despertado este miércoles y como es costumbre ha tuiteado:

"Si alguien está buscando un buen abogado, le recomiendo encarecidamente que no contrate los servicios de Michael Cohen", ha tuiteado con toda la ironía del mundo.

El único que ha dicho algo sobre lo ocurrido por su lado ha sido Rudy Giuliani, su abogado: "No hay alegaciones sobre ningún delito contra el presidente en los cargos contra Cohen. Está claro que, como ha dicho el fiscal, sus acciones reflejan un patrón de mentiras y deshonestidad a lo largo del tiempo".

Y A TODO ESTO... LAS ELECCIONES

Falta por ver cómo afectan los dos reveses de este martes a las ya no tan lejanas elecciones de noviembre; las llamadas 'midterms'. Una fuente próxima al equipo de Trump ha admitido a la agencia Reuters que estos sucesos podrían influir en la participación electoral e incrementar el riesgo de que los republicanos pierdan la mayoría de 23 escaños de que gozan en la Cámara de Representantes en las elecciones de noviembre. "Esto perjudica nuestras perspectivas", ha admitido.

Una victoria demócrata en noviembre limitaría la capacidad de Trump de sacar adelante legislación e incrementaría el riesgo de peticiones a favor de su 'impeachment'. Los demócratas se han lanzado a comentar los casos de Cohen y Manafort, incidiendo en los escándalos continuos en los que se está viendo inmersa la Casa Blanca con Trump.

El presidente de EEUU, de nuevo en el ojo del huracán. La presión contra él aumento, los hechos cada vez le acorralan más. Y estamos hablando del líder de la primera potencia mundial. Los que le rodean y él mismo se juegan la credibilidad ante los ojos no sólo de los que le votaron, sino del resto del país y de potencias.

EL HUFFPOST PARA ENDESA