NOTICIAS
27/08/2018 20:43 CEST | Actualizado 27/08/2018 20:45 CEST

La exmujer del atacante de Cornellà niega que fuera "todas las barbaridades" que se han dicho

Sólo reconoce que estaba pasando por un mal momento, pero era "un hombre bueno". Niega que fuera homosexual, como se filtró de inicio.

AFP/Getty Images
El cuerpo del atacante de Cornellá, transportado por personal especializado a la salida de la comisaría.

La expareja del hombre abatido el pasado lunes al atacar la comisaría de los Mossos d'Esquadra en Cornellà de Llobregat (Barcelona), a la que entró blandiendo un cuchillo, ha asegurado en un comunicado que Abdelouahab Taib "no es todas las barbaridades" que dice haber leído.

Su abogado, David Martínez, ha dicho a Europa Press que, según su defendida, nunca dijo que su exmarido fuera gay (fuentes cercanas al caso informaron el día del ataque de que ella había explicado a los investigadores que quería suicidarse por ser homosexual al temer que por eso no le aceptara la comunidad musulmana).

En una carta que la exmujer de Taib ha dirigido a los medios, ha asegurado que "era un hombre bueno, le gustaba ayudar a los demás", aunque ha reconocido que pasaba por un mal momento, sobre el que no ha dado más detalles.

"Era cariñoso y para mí era y seguirá siendo muy especial. El único que ha llegado a conocerme y entenderme. Amaba a su familia por sobre todas las cosas y a sus amigos. Para nada era lo que van contando", ha esgrimido.

Era cariñoso y para mí era y seguirá siendo muy especial. El único que ha llegado a conocerme y entenderme. Amaba a su familia por sobre todas las cosas y a sus amigos. Para nada era lo que van contando

Luciana ha pedido respeto y que se le recuerde "por lo que de verdad era, un hombre cariñoso y humilde", y ha aseverado que es la única vez que se dirigirá a los medios de comunicación.

En la causa

El abogado ha explicado a la citada agencia que él sólo la representa a ella, y no a la familia del atacante, porque los familiares ya tienen otro abogado.

También ha dicho que, como ella ya se había divorciado del atacante el 14 de agosto, ya no puede personarse en la causa.

Así, su abogado se limita a representarla por dos razones: una reclamación patrimonial porque la policía le tiró abajo la puerta para registrar el piso; y los trámites para recuperar los objetos que los Mossos se llevaron en el registro, como una tableta electrónica.

QUERRÁS VER ESTO

La mossa que abatió al asaltante en Cornellà: "Me iba a matar".

ESPACIO ECO